NOCHE DE SAN JUAN

In Indianos by Alejandro Braña31 Comments

Ese día fui a visitar a Iñigo y a su mujer -Alma- a La Casona.

Ya es casi tradición vernos una tarde de verano en su casa de Somao, tomar un café y hablar sin descanso de indianos.

Pero es que además -esta vez- él había traído los planos del panteón de La Casona que estuve fotografiando para el blog.

De la visita, los planos, el panteón y la Casa, todos los detalles a poco tardar.

Agradecí mucho su llamada, estas dos semanas de silencio en el blog han sido las del atracón final para el nuevo libro (que entra en imprenta mañana), y aquella fue mi única tarde de descanso. Eran más de las diez cuando salí de La Casona, ninguno de nosotros paraba de hablar.

Noche de San Juan, la más corta del año. Somao estaba desierto, había descargado una tormenta y en el cielo se dibujaban remolinos de nubes. Aceleré -con ganas de llegar a casa- pero de pronto vi el resplandor en la Casa Amarilla y pensé «Ya estamos otra vez”.

Deprisa, deprisa, como si nunca hubiera fotografiado estas casas…pero la luz… Cámara y vuelta rápida por Somao con el último soplo de claridad, y aquí está el resultado.

PD. Contento de volver al blog, con demasiadas historias que contar. Haber escrito este nuevo libro ha sido para mi como intentar hacer cincuenta entradas del blog de una sentada, muy cansado.
Gracias como siempre por tu paciencia.

El Marciel, visto desde atrás.

La Casa de las Columnas, pensada para alojar el negocio del indiano en la planta baja.

La Casa de la Torre o Casa Amarilla. Manuel del Busto haciendo de las suyas…

El Noceo, ¿recuerdas esos miradores?

La escuela financiada por la comunidad de indianos de Somao.

Fachada lateral de la Casa de la Capilla, frente a la Iglesia.

Comments

  1. Alejandro , seguro que el nuevo trabajo es todo un éxito . Espero que te puedas tomar unas vacaciones y recargar pilas , y poder seguir deleitándonos con esas bonitas ventanas que abres. Saludos a todos.

  2. En Somao hubo algo más que casas de indianos, en 1880 se solicito el registro de una mina de manganeso y en 1905 una de hierro, en 1888 su vecinos se asustaron como otros de los concejos de la zona por un aerolito, que incluso se comentaba que cayó cercano al pueblo.

    1. Qué curiosidades José!. Las minas de hierro debían de aparecer por todas partes en esa época, hay noticia de explotaciones en media Asturias al comienzo de siglo.

  3. En 1902 tenían comercio de comestibles Griselda Pire y Nicolás Fernández.

    1. José, el apellido Pire me suena de la Casa de las Columnas que aparece en esta entrada, aunque también había algún Pire en la Casa de la Capilla.

  4. Suena demasiado bien esa nueva información que llega de La Casona, a la espera quedamos entonces. Supongo que después de toda la dedicación y el mimo que le pones a los libros, desde el pensamiento hasta el ejemplar impreso, debe ser muy gratificante verlo concluido. Enhorabuena por enriquecer la bibliografía indiana, siempre con tema variado y útil. Me causa curiosidad El Marciel, ¿conservará algo interesante en los interiores? El mantenimiento, parece ser exquisito, aunque quizás con el cambio de manos… Un saludo.

    1. David, creo que no queda nada original en los interiores de El Marciel, aunque estoy hablando de oídas. Por fuera la casa está siempre impecable, recién pintada, da gusto. Ya tengo los planos del Panteón (fotografiados), efectivamente de Emilio Fdez. Peña. Estoy intentando recabar más información sobre él. Muy interesante su modernismo, radical por estos pagos.

  5. Se te echaba de menos Alejandro, de verdad. Me alegro de la finalización de ese trabajo y estoy convencida de su éxito. Además te recuerdo la envidia que me das (seguro que a más de uno, estoy segura de ello) con esa tarde de verano, de visita en la casona indiana de unos amigos, compartiendo café y conversación…¡quien pudiera!. Bienvenido de nuevo a tu blog 😉

    1. Gracias Lena, yo también lo echaba de menos, pero el tiempo a veces no da para más, y hoy tengo pendiente hacer un sorteo!!! Lo de La Casona fue un placer, Iñigo y Alma son siempre encantadores y me gustó volver a ver la casa, siempre descubro algo nuevo que me apetece fotografiar.

  6. Emilio Fernández Peña y Villa, en 1908 era Arquitecto Municipal de Siero, pero fue cesado porque a partir de 1908 se ausentó del trabajo sin licencia y desconociendo el Ayuntamiento su residencia. En 1918 era el arquitecto jefe de la provincia de Oviedo. En 1919 fue designado arquitecto jefe para la comisión de comprobación del registro fiscal de edificios y solares de Piloña. En 1922 tenía la residencia en Madrid

    1. Gracias José, qué rápido! Me parece que al dejar Asturias ya no vuelve a ejercer de arquitecto, quizás tuvo un cargo en la Administración.

  7. Ya suponía yo que tenía que haber un motivo de peso para tenernos tantos días sin noticias ni novedades.

    Me alegro de que el nuevo libro esté ya en imprenta…eso significa que queda menos para poder disfrutarlo.

    Y una suerte esa tarde en Somao, no solo por la compañía de tus amigos, ese nuevo proyecto sobre La Casona…sino por la luz que te acompaño para hacer una vez más estas maravillosas fotos!!.

    Son de agradecer también las notas de Jose sobre tantas cosas.

    Gracias.

    1. Muchas gracias Paloma, esto es como un reencuentro, aunque sólo han sido dos semanas. Hace mucho que no celebro la noche de San Juan, pero esta vez, con esa luz fue un momento especial.

  8. Como dice Lena, se te echaba de menos, Alejandro. Estoy deseando ver el nuevo libro que si -como nos dices- ha entrado en imprenta hoy (San Fermín), seguro que irá rápido como los encierros del Santo que lo auspicia. Esperemos. Por lo que nos contaste, tiene una buena pinta…
    ¡Y qué buen respiro el de la noche de San Juan! Me da mucha envidia. Las fotos son preciosas. Y -por cierto- no conocía La Casa de las Columnas. Tu bonita foto (paleta de azules) me la ha descubierto y me ha hecho indagar sobre ella. Me gusta. Tengo que visitar nuevamente Somao, en esta ocasión con mucho más tiempo. Una vez más tu blog descubriéndome Asturias y generando interés en profundizar en los temas que me gustan. Mientras tanto, me conformo con el próximo libro. Enhorabuena por un título más para nuestra Biblioteca Indiana. ¿Para cuándo a la venta? Un abrazo.

    1. Maite, hoy hemos comprobado el ferro (una especie de versión fea del libro) para verificar la paginación y tratar de cazar algún error de última hora. Mañana vamos a la imprenta, así que espero que pueda estar a la venta a principios de la próxima semana. Somao tiene mil caras y un montón de casas interesantes, así que la visita tiene que ser pausada. Un abrazo.

  9. Es curioso, como las primeras sombras del atardecer, cambia la percepcion de las cosas. Esas maravillosas casas, que hemos visto a plena luz del día, cobran una dimension distinta, cuando el astro rey ya se ha ocultado por el horizonte,. y la oscuridad parece arroparlas con su manto. Preciosas las fotografias. Se te echaba en falta, aunque ya me imaginaba que con el nuevo libro casi en el horno, el trabajo es mucho, el tiempo poco, y hay que dejar huequitos para el esparcimiento, y poder celebrar esa noche mágica de San Juan, en una mágica casa indiana, con la compañia de tan buenos amigos. Creo que, todos los que por aqui transitamos, sentimos una sana envidia por tu suerte; yo por lo menos si; que conste ¿eh? Ahora solo cabe esperar que el nuevo trabajo esté terminado, y pronto podamos tenerlo entre nuestras manos.Bienvenido mde nuevo.

    1. Gracias Mª Luisa, había muy poca luz, pero Somao tiene la ventaja de estar en un alto y poder recoger hasta el último resplandor. Tienes razón sobre las casas, se veían muy diferentes. Saludos.

  10. Fernández Peña, nació en 1873 en Oviedo, y fallecio el 26/10/1955 en Madrid, empezo a estudiar en la Universidad Central en la facultad de ciencias en 1891. En 1922 seguia de arquitecto pero también se había metido en el alquiler de un vapor aunque parce ser que el negocio no salió muy bien. Estaba casado con Covadonga Pineda Barbachano, y tuvo 3 hijos Emilio, José Luis y Eduardo.

    1. Gracias José, al parecer su carrera como arquitecto tuvo muchos altibajos. Gracias por los datos, muy interesante.

  11. Hola Alejandro,fue muy agradable el tenerte en La Casona de nuevo,charlar un poco de todo,un cafecito y estar juntos.Seguro que nos vemos otra vez,el verano es muy largo.Yo creo que todos estamos ilusionados con tu nuevo libro,mucho éxito. Referente a las fotos,que raro que después de estar en casa y medio lloviendo no te bajaras del coche para hacer más fotos,.yo creo que la cámara manda en tí,jajajajajajajajaja,unas vistas muy interesantes,con esas nubes amenazando lluvia de nuevo,la última casa,la roja,te cuento que allí vivió Antonio el Alcalde,lo fue de Somao muchos años después de la guerra,ahora vive Rosarín la de Mica,así la llamamos todos. Como siempre me asombra José de Grado con sus averiguaciones,lo admiro,es increíble.,El apellido Pire es muy común en Somao,y le cuento a nuestro amigo David de Avilés que El Marciel ya no es lo que era,siempre oí a toda la gente de Somao que una vez que mi familia los Solís vendiesen la casa,los diferentes dueños hicieron muchas obras por dentro y no queda nada del interior original,yo nunca he entrado,y si lo hiciese es como entrar en una casa nueva.Por fuera es verdad que está muy cuidada,pero nada más.A nuestra amiga Lena de Oviedo le digo que no tenga envidia,que Somao lo tiene cerca,todo el mundo es bienvenido a casa,con que no digas Lena quién pudiera,yo te digo cuando quieras estás invitada.Un saludo a todos.

    1. Mil gracias Ignacio, ya sabes que me encanta pasar a veros por La Casona. Estamos en contacto, un abrazo.

  12. Y yo que pensaba que estarías de vacaciones …. A pesar de estar cerca nunca encuentro tiempo para volver a Somao. Espero el nuevo libro con interés. Saludos para todos.

    1. Gracias Alberto, a ver si en Agosto caen unos días de vacaciones.  Ya sabes que Somao y Muros siempre hacen una buena excursión. Saludos.

  13. Alejandro me alegro que estés de vuelta, te estaba echando en falta! Estoy loca por ver tu nuevo libro. Para cuando estará a la venta? Saludos

    PD Soy muy amiga de María Esther Suardíaz y cuando le comenté que estaré por Asturias en septimbre/octubre me sugirió quedar a comer contigo para conocerte. Yo estoy encantadísima de conocerte en persona !!! Espero que se nos de !

    1. Gracias Sara, efectivamente tuve la oportunidad de conocer a María Esther en uno de sus viajes a España cuando ella estaba preparando un trabajo sobre los emigrantes asturianos en Puerto Rico. Me encantará poder coincidir cuando vengas.

  14. Lo de El Marciel me da una pena terrible, gracias Íñigo por corroborar la información de Alejandro. Parece ser que de todas las casonas de Somao, la que se conserva más fielmente, es La Casona. Tengo mucha curiosidad por conocer los interiores de El Noceo…habrá que esperar. Saludos.

    1. David, cualquier día de estos podrás ver los interiores de El Noceo, no lo dudes.

  15. Algún dato más para añadir a lo mucho que nos ha contado el impagable José: Fernández-Peña se formó en la Escuela de Arquitectura de Madrid, donde fue compañero de estudios del sevillano Aníbal González, con quien compartió afinidades en sus inicios, en el modernismo. Se influyeron mutuamente. Tal vez eso explique el colorido del zócalo interior de azulejos (más propio del estilo regionalista de A. González) en el panteón de La Casona -edificado en 1909. En 1910 Aníbal González fue nombrado director de las obras de la Exposición Iberoamericana de Sevilla-. En 1931 es nombrado Jefe del Catastro de Madrid. En 1937 comparte celda en la cárcel Modelo de Valencia con Enrique Herreros, a quien da la oportunidad -después de la Guerra, en 1944- de presentar una exposición de pintura en la Galería de Arte Estilo (Jovellanos, 6. Madrid), que Fernández-Peña había abierto el año anterior con una exposición de Gutiérrez Solana.

    1. Muchas gracias Maite por todos los datos sobre Fernández-Peña, los voy a incorporar a las entradas que preparo sobre él. Lo que sigue sin estar claro para mí es si dejó la arquitectura después de marchar de Asturias. José menciona un negocio fallido con un barco…

  16. ¡Qué sorpresa me he llevado con el mensaje de Iñigo!. Y pensar que casi me pasa desapercibido y no lo leo…. Muchas gracias por el ofrecimiento Iñigo, me encantaría poderos conocer a ti y a tu esposa Alma. Son muchas las ocasiones en las que me he pasado por Somao, incluso he llevado a amigos de fuera de Asturias que han quedado encantados (y yo bien orgullosa de mi tierra) aunque nunca he podido disfrutar del interior de sus casas. Unos amigos de Madrid van todos los veranos a Somao a visitar a unos familiares que tienen casa ahí y me ponen los dientes largos, ya que ellos no siendo de Asturias tienen un privilegio con el que yo sueño, quizas como descendiente lejana de aquellos Indianos…Así que cuidado con que te tome la palabra y me presente cualquier día en la puerta de tu casa acompañada de otra persona que habitualmente escribe también en este foro 😉 como bien sabe Alejandro. Gracias nuevamente Iñigo.

Leave a Comment