Seleccionar página

HERIDAS DEL TIEMPO

Leves o profundas, siempre depende del color del cristal con que se miren.

Estas mansiones encargadas por indianos han permanecido (superando los 100 años), unas sin inmutarse y otras heridas casi de muerte. Las fotos antiguas que me ha enviado José (gracias de nuevo) pertenecen a un libro publicado en 1914 sobre turismo en Asturias. La mayoría de estas casas estaban recién terminadas (1910-1912), y es fácil adivinar la expectación que despertaron.

Villa Excélsior (1912), Barcellina, concejo de Valdés. La foto antigua parece tomada desde la esquina donde está la capilla, abarcando hasta la vivienda del chófer.

La Casa de Piedra, Colombres, concejo de Ribadedeva, y la Casa de Victor Sánchez (a la derecha). La foto tiene que estar tomada desde la torre de la Casa Roja (los árboles todavía permitían la vista).

El Chalé de los Prieto, o Villa Luisa, en Prado, concejo de Caravia. Todo continúa igual…

Vista lateral de la Quinta Guadalupe, Colombres, concejo de Ribadedeva. Parece que el diseño del jardín, con el camino y el estanque, se ha respetado desde entonces.

Por último, un chalé que apenas conozco, el de Anastasio Valle a las afueras de Arriondas, concejo de Parres. Tiene muy buena planta, y merece una visita más detallada. Mi foto es de una fachada lateral.

36 Comentarios

  1. Antonio González Sierra

    Muy agradecido por su labor espléndida de divulgación y las posibilidades de comunicación que nos ofrece a los interesados en este apasionante mundo. Un cordial saludo.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Antonio, lástima que no pueda dedicarle tanto tiempo como me gustaría. Un saludo.

      Responder
  2. Antonio González Sierra

    Utilizo este medio para contactar con Vd. (identificada como A), aunque hayan transcurrido más de tres años desde su comentario.

    Vivo en Cangas de Onís, muy cerca de Arriondas, y soy bisnieto por línea paterna de Pepita del Valle Blanco, hermana de Anastasio (el promotor y primer propietario de La Teyería), así que calculo que deberíamos ser algo así primos terceros.

    Para compartir la información con algunos de mis familiares más directos en una reunión que tendremos el próximo verano, llevo un tiempo investigando la historia de las casas de indianos que tres de los hermanos de mi bisabuela (Acisclo, Ramón y Anastasio del Valle) edificaron en Arriondas: el Chalet de Valle, Villa María y La Teyería, respectivamente.

    Del Chalet ya he completado todos los datos, llegando hasta los propietarios actuales, pero no así de las otras dos viviendas. ¿Puede contarme algo sobre Anastasio y su descendencia? ¿Qué fue de su propiedad sobre La Teyería? Se lo agradecería realmente muchísimo.

    Espero que se encuentre bien y que algún día podamos saludarnos en persona. Un abrazo

    Antonio González Sierra
    Cangas de Onís, Asturias

    Responder
    • Alejandro Braña

      Antonio, espero que tenga suerte en completar su historia sobre las tres casas. Por mi parte no conocía que estuvieran relacionadas de esa manera tan cercana. Sigo sintiendo mucha curiosidad por La Teyería. Un saludo.

      Responder
  3. A

    Alejandro, como curiosa de estas cosas indianas, como pariente de muchísimos indianos (debe ser dificil encontrar asturianos que no los sean) y como aficionada al hobbie de genealogía y remodelado de casas antiguas, me interesa muchísimo tu blog. Que ‘treasure trove’! Es que está lleno de alhajas, desde tus escritos hasta las respuestas de tus blogueros! (siento rebajar la calidad ahí). Seré seguidora fiel a partir de ahora. Vivo en Virginia y cuando tengo tiempo me encanta rebuscar entre mis raices y desempolvar las ya conocidas para ver que encuentro. La Teyería la construyó mi bisabuelo y es algo que la familia había olvidado por completo. Gracias por las fotos. Eres todo un hallazgo! Compraré algún libro cuando pase por Asturias.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Bienvenida al blog y espero que lo disfrutes y que participes con tus comentarios cuando te apetezca. Nunca he conocido La Teyería por dentro. De hecho, es una de esas casas sobre las que tengo una intuición de que tiene que ser interesante por dentro. Lo voy a intentar y si consigo verla, aquí saldrá. Gracias.

      Responder
  4. Alberto

    Gracias. Rectifico, la casa «Las palmeras» es de fechas 1908 1910, tiene cuatro palmeras altísimas. Si algún día pasas por Somió, por la carretera de subida al Infanzon las verás sobresaliendo a la derecha, poco antes de llegar a la altura del «jardín». Me recuerda algo a V. E. por los ladrillos verdes que tiene.

    Responder
    • Alejandro

      Paso por allí de vez en cuando, y me fijaré. Gracias.

      Responder
  5. Alberto

    Repasando el blog me llama la atención la palmera que aparece en la antigua fotografía de Villa excélsior , que supongo es la misma de alguna de las actuales, y me sorprende ya que se trataría de una especie de palmera dentro de las Washingtonia Robusta, dada su altura ya en esa fecha y de tronco tan delgado. Existe alguna referencia sobre el libro que se cita, para tratar de localizarlo en alguna biblioteca? Hace días estuve por Villar de Luarca y V. E. continua quizás peor con algún árbol arrancado de cuajo por el viento.
    Por cierto, Alejandro, no se sí conoces una casa en Somió con palmeras espectaculares :»Las Palmeras», de 1808 1810.

    Responder
    • Alejandro

      Alberto, no sabría qué decirte respecto a la palmera, me da la sensación en la foto antigua que pudiera ser otra especie. El jardín original de V. Excélsior tenía muchos árboles de especies poco conocidas. Sobre el libro, no lo conozco pero le voy a preguntar a José para que nos facilite datos si los tiene. La casa que citas en Somio no sé cuál es, o no me doy cuenta de ella. Desde luego que Somio es una zona con muchos chalés interesantes, algún día me gustaría explorarlo con calma.

      Responder
  6. Mariam

    Una de las sorpresas que te da Villa Excelsior cuando la conoces por dentro es algo que no te esperas. despues de conocerla por fuera: curiosamente es bastante sosa. Bueno, mas que sosa es muy sobria. Te la imaginas llena de cosas, con mucha decoración, y no. Sus baños eran de azulejo blanco rectangular con un remate en verde oscuro, no tiene ningun tipo de decoración pictórica en la pared salvo unas guirnaldas que si no te fijas mucho, pasan desapercibidas, la cocina es muy pequeña para lo enorme que es la casa, los suelos de baldosa hidraulica eran de 3 tonos grisáceos. Eso si, la sala central con la balaustrada creo de ébano o alguna madera tropical similar, con la claraboya de vidrieras de Maumejean es impresionante, y te quedas parada cuando debajo de la mugre que tenia aparecia una escalera de marmol blanco impecable. Pero nada mas, dejando aparte la enormidad de una edificación con 600 m2 de planta., claro, que ya es sorprendente en si.
    Me ha gustado muchisimo esta entrada, ya comenté en otra ocasión que me encantaria un libro de fotos interiores y exteriores de estas casas, antes y ahora. Se me cae la baba sólo con pensarlo.
    Y esto va para Nicolás: buenisimos tus comentarios comparando a las divas-divinas del gran cine con algunas casas. Pero como ya dije una dia en el blog de Zanobbi, yo a Villa Excelsior la uno inmediatamente a aquello de…»anoche soñé que volvía a Manderley…».Trágicamente, con incendio incluido.
    Por supuesto espero estar en Colombres y echar unas risas como todos los años.Cruzo los dedos porque estoy en medio de unos problemillas de salud y espero que no me hagan la puñeta de llamarme a chapa y pintura justamente en esa fecha, sería una faena porque disfruto como un gochin en un patatal. Besinos.

    Responder
    • Alejandro

      Coincido contigo en lo de V. Excélsior, aunque quizá nos faltó haberla visto con su decoración original, muebles incluidos, eso lo cambia todo o casi todo. Pero esa misma «sobriedad» está presente en el Palacio de Sotiello (mismo arquitecto, misma espectacularidad exterior, unos pocos años más tarde), en ese caso con una escalera que parece casi ridícula en proporción al tamaño e intención de la casa. Es probable además, comprobado en el caso del Palacio de Sotiello, que el arquitecto tuvo libertad total para dibujar los planos a capricho, ¿será que Manuel del Busto ponía el énfasis en el exterior como verdadera expresión de su talento y consideraba los interiores un arte menor?. Reflexiones…qué bueno! «un gochin en una patata» ja,ja. Besos.

      Responder
  7. Ramón

    Muy singular también la torreta con el depósito que se aprecia en la foto antigua de V. Excélsior. Saludos.

    Responder
    • Alejandro

      Parece un pequeño molino de viento para extraer agua del pozo.

      Responder
  8. Ana

    Muchísimas gracias Alejandro, por esta interesantísima serie de fotografías con el hoy y el ayer de esas preciosas casas de indianos.

    Como curiosidad os dejo un enlace a una muestra musical del arraigo de la figura del indiano en la vida española del siglo XIX, como puede verse en un género tan nuestro como la zarzuela, en la obra ¨Los Gavilanes», el enlace incluye una reseña del argumento y la audición de la romanza de la Flor roja, con la prodigiosa voz de Alfredo Kraus :

    http://anexozarzuelasgb.blogspot.com.es/2012/07/los-gavilanes-argumento.html

    Responder
    • Alejandro

      MUchas gracias Ana por tu aportación, aquí está el enlace. La música y la literatura guardan multitud de referencias a los indianos, espero que puedan ir saliendo poco a poco. Saludos.

      Responder
  9. Roberto

    La casa que comentáis es conocida como «La Gotera», aunque originariamente se le denominaba «Villa Encarnación». Fue construida por el riosellano D. Manuel Llano Margolles y su esposa Encarnación. En un blog de Arriondas escriben que tenían un almacén de ultramarinos y exportaban aceite a ultramar. Por la coincidencia de apellidos pudo ser hermano de Miguel Llano Margolles del chalet Llano de Ribadesella que sí fue indiano y por ello quizás él también. Manuel perteneció al Partido republicano de Ribadesella llegando a ser su vicepresidente. Durante la Guerra Civil sus hijos debieron de huir a Cuba y y la casa fue utilizada como hospital. No la he publicado en mi blog al no estar seguro de su pasado indiano. Si alguien pudiera confirmarlo ya tenemos otra.
    ¿Nos vemos el mes que viene en Colombres?
    Un saludo

    Responder
    • Alejandro

      Roberto, gracias por tu información, siempre precisa. Desde luego la casa parece indiana. Yo he mirado en mi archivo a ver si tenía alguna foto, pero como otras veces, debí «soñar» que la había fotografiado, aunque juro que me paré a verla varias veces. Espero estar en Colombres, con ganas de veros. Un abrazo.

      Responder
  10. Nicolás

    Pues de todo este ramillete de casas sólo una acabó malparada . Ni tan mal. Incluso a alguna de ellas ,curiosamente, con el tiempo han transformado y mejorado su aspecto. La Quinta Guadalupe , por ejemplo, está pletórica tras su reforma . Nada que ve con la imagen de la fotografía , que parece un triste orfanato estilo Partarrío , del cual ya dijimos que no nos convencía. La casa de los Prieto , una de mis favoritas, ha perdido su mirador, pero con tan buen hacer que nadie lo echaría en falta. Para compensar ha ganado la pátina que da el paso del tiempo y que imprime carácter y hace que la casa adquiera esa solera que le adorna . La casa de piedra de Colombres es como Sofía Loren ,que parecen vivir al margen del tiempo. ¡Vaya robustez! . Villa Excélsior ,la pobre, agoniza en el olvido igual que una diva del cine mudo que tras su pasado de gloria nadie se acuerda ya de ella. Es el mejor de los ejemplos de la decadencia de un mundo como es el del indiano. Si tuviera que pone adjetivo a esta casa el primero que me sale es el de «glamurosa». La define perfectamente . Única por su exótico tejado cerámico verde, su juego de volúmenes diferentes en las fachada , su casita para El chófer, su cancha de «tenis» , sus palmitos… Ojalá también ella tenga una segunda oportunidad .
    Quizá una nota en la que más se noté el paso del tiempo sea la vegetación de las fincas. Esa sí que no engaña. Las palmeras sólo lucen en su madurez. Llegan a vivir seiscientos años . Ahora es cuando lucen de verdad y arropan cualquiera de estas casonas. Se echan en falta en las fotos antiguas. SALUDOS

    Responder
    • Alejandro

      Nicolás, es cierto que el jardín es el toque final, el complemento de una casa de este tipo, sin el cual no parece lo mismo. Al verlas recién terminadas (en las fotos antiguas) sin esa agradable transición entre la calle y la casa, el impacto de la construcción es aún mayor, los árboles no compiten en altura ni protegen del indiscreto. Desde la verja todos podían ver la vida de los nuevos ricos y escuchar de lejos el rugido de sus automóviles. Saludos. 

      Responder
  11. Teresa

    Me alegra saber que hay tanta gente interesada por esta cultura indiana.A veces me sentía rara porque no había nadie a mi alrededor con mi misma inquietud.Como decía mi madre:Esta niña en otra vida ha tenido que ser princesa jajaja,castillo y palacio que veía ,loquita me volvía.Pero ahora en serio Alejandro,aunque te creas que no te viene la inspiración nosotros te agradeceremos que nos deleites con las imágenes e historias de otros tiempos que sólo gente con nuestra sensibilidad lo sabe apreciar.

    Responder
    • Alejandro

      Teresa, a mi también me sorprende la cantidad de gente que le gusta esto de los indianos, es extraordinario. Te agradezco que sigas el blog, queda mucho y muy bueno por contar.

      Responder
  12. Ana

    No conocía la casa de la que hablan (en Arriondas) pero se ve perfectamente con el Google Maps: no es como viajar pero para hacerse una idea no está nada mal.

    Muy bueno el reportaje, debe de costar mucho esfuerzo mantener el listón tan alto.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Ana. Aunque la casa está a dos pasos de Arriondas (como habrás podido ver en Google Maps), queda apartada y la vía del tren hace de barrera. Sobre el esfuerzo…, depende de los días, a veces me atasco y las cosas no salen, pero me gusta seguir contando cosas de Asturias.

      Responder
  13. Ramón

    Villa Excélsior sigue esperando…. ojalá la » cojan» a tiempo. A la entrada de Arriondas ( viniendo de Infiesto , en la margen izquierda ), hay una gran casona de la que apenas quedan sus paredes… ¿ conoces algo de ella ?. saludos.

    Responder
    • Alejandro

      Ya me doy cuenta, está casi frente al hospital, y suelen tener animales pastando en la finca. No sé nada sobre la casa, creo que alguna vez le hice fotos al pasar, ya sabes que las ruinas son muy fotogénicas, aunque den pena.

      Responder
  14. Paloma

    Me encantan estas retrospectivas!!! Salvo por el color, parece que por algunas no ha pasado el tiempo. Una maravilla de verdad.

    Villa Excelsior, espectacular por fuera pero el interior debía ser grandioso igualmente. He oído hablar de las magníficas cristaleras, los corredores de madera, la impresionante escalera de mármol y… he visto fotos de cómo está actualmente ese interior y da pena… Es interesante conocer también la historia de sus primitivos dueños…

    He leído, cuentan, comentan, que lo ha adquirido un importante empresario, que posee otros Palacios más, de los que se ha hablado por aquí, por supuesto, y que posiblemente irán destinados a hotel. Si lo rehabilitan y lo hacen bien, pues nos quitaremos la pena que esa maravilla se vaya deshaciendo poco a poco.

    Muchas gracias Alejandro por ese «antes» y «después». Me ha encantado.

    Responder
    • Alejandro

      Paloma, tu información es correcta, aunque parece que hay una cierta demora en iniciar la rehabilitación por causas que desconozco. Me alegro que te haya gustado la entrada.

      Responder
  15. Alberto

    En la fotografía antigua Villa Excélsior parece más «grandiosa», será por la perspectiva. Su posible rehabilitación ya resulta un tanto extraña. Aún hoy sigue siendo una maravilla.

    Responder
    • Alejandro

      Sigue siendo maravillosa. La foto actual, así de lejos, engaña un poco, no se aprecia tanto el deterioro tan grande que tiene la casa. El punto de vista de la foto antigua ya no es posible con el crecimiento de los árboles, pero es muy guapa, se aprecian muy bien los volumenes.

      Responder
  16. La cocina mágica

    Villa Excelsior me gusta pero a la vez es una casa que me produce una especie de congoja que no sabría explicar, me da pena verla en ese estado. Por otra parte me alegra que los otros «antes y después» que nos muestras hayan tenido su oportunidad y corrido mejor suerte. Magnífico reportaje. Un abrazo, Esther

    Responder
    • Alejandro

      Esther, todavía no hay que darla perdida (a V. Excélsior). Puede que salga adelante y la veamos nuevecita.

      Responder
  17. Xurde Portilla Lejarza

    Una lástima lo de Villa Excelsior… ¿no se volvió a saber nada sobre su posible rehabilitación?
    Como comenta Teresa, es una pena ver las que no se han conservado bien, y una alegría descubrir que otras no han perdido la vitalidad original.

    Responder
    • Alejandro

      Xurde, no te puedo decir nada sobre V. Excélsior porque en verdad no sé nada de nada, sólo deseo que la casa se rehabilite y que no tarde mucho.

      Responder
  18. Teresa

    Qué belleza de fotos Alejandro. Este verano pasado en Asturias ,nos salimos un pelín del itinerario que como nosotros decimos «vamos a investigar » y acabamos por una carreterilla ,por decir algo ,paralela a las vias del tren. Cual fue nuestro asombro de encontrarnos con un caserón precioso.Luego con vuestras descripciones supe que era el de Anastasio Valle.Asturias es misteriosa ,allá donde vayas siempre encuentras una joya arquitectónica. Así descubrí yo la casa a las afueras de Arriondas.
    En cuanto a las fotos en blanco y negro ,siempre guardan la luminosidad de la «vidilla » que tenían las casas, entonces. Me alegro por las que se conservan y siento en el alma como se va deteriorando una de mis favoritas ,Villa Excelsior.
    Espero que no sea demasiado tarde para ella.
    Como siempre,Alejandro, excelente trabajo.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Teresa. A mi me costó bastante tiempo encontrar la casa de Anastasio Valle en Arriondas, está en un sitio complicado. Es una quinta muy interesante, construida en 1911, y que merece la pena visitar. Esos pequeños descubrimientos fuera de programa son lo mejor. Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER