Seleccionar página

LA CASA MORI

LA CASA MORI

En el centro de Luanco, concejo de Gozón, aún podemos contemplar una pequeña joya del modernismo en Asturias.

El indiano José María Mori vino a instalarse a su pequeño pueblo de pescadores en el cambio de siglo, después de haber hecho fortuna en Cuba, y contrató a un joven arquitecto para su empeño.

Era Manuel del Busto, quien con tan sólo 25 años iniciaba aquí su fulgurante carrera con clientes indianos, y que sabría plasmar como ningún otro arquitecto los deseos de notoriedad de sus clientes.

La Casa Mori se terminó en 1902 siguiendo los postulados del modernismo que emergía con fuerza en toda Europa. Dos de sus fachadas lindan con la calle, y las otras dos con un jardín que alberga una construcción auxiliar.

Dentro de unos días, los suscriptores del blog podréis ver en exclusiva los interiores de esta casa, algo verdaderamente sorprendente.

La fachada a la calle, con sus dos torres-mirador remarcando la casa. La entrada está a la derecha del todo.

Una de las fachadas laterales que se abren al jardín. La escalera exterior hace de escalera de servicio, al comunicar la cocina con la entrada de servicio y el lavadero.

La fachada posterior, abierta hacia el amplio jardín, y dos detalles de los miradores de madera y la guardamalleta.

la-casa-mori-9a8770

la-casa-mori-772000

la-casa-mori-cfa7be

 

 

4 fotos

14 Comentarios

  1. Maite

    Por cierto, nos citas de pasada y misteriosamente que el jardín «alberga una construcción auxiliar». A ver, a ver… ¿Tendremos más detalles?

    Responder
    • Alejandro

      Si, si, es una sorpresa preciosa que está en una esquina del jardín.

      Responder
  2. Maite

    Si no fuese porque sabemos que esta preciosa casa lleva la firma de Manuel del Busto, resultaría difícil creer que es obra de un arquitecto incipiente. Tomó los detalles de vistosidad y elegancia que le ofrecían las curvas del modernismo para sacar partido del terreno en esquina, con las torres-mirador que la hace tan singular. Y más sobria en la fachada interior, sí, pero no carente de detalles coquetos como la guardamalleta o la policromía de los vanos de las ventanas (¿es cerámica vidriada, Alejandro?), que me encanta. Preciosas las fotos. Me gusta muchísimo la de la escalera exterior. ¡Cuánto habrás disfrutado haciéndolas! Y, como todos, deseando ver los interiores.

    Responder
    • Alejandro

      Maite, yo coincido contigo en cuanto a la foto de la escalera exterior, me gustó mucho ese rincón. Las torres-mirador corresponden a las dos habitaciones principales de la casa.

      Responder
  3. Lena

    A mi también me encanta esta casa desde hace mucho tiempo. En una ocasión, siendo muy pequeña, me colé para verla por dentro, pero naturalmente no pasé del portal y parte de la escalera. Ahora espero ansiosa poder ver lo que entonces no logré atisbar. También me ha llamado la atención esa parte trasera. Preciosos detalles, pero como han dicho más arriba, parece otra casa diferente.

    Responder
    • Alejandro

      No sé si recuerdas el portal y la escalera, pero son algo muy especial, modernismo elegante…

      Responder
  4. Martín

    Qué maravilla, Alejandro, poder visitar esas casas. Al menos nosotros la veremos a través de tu objetivo. ¡Estoy deseando!

    Responder
    • Alejandro

      Para eso estoy aquí. En unos días está listo para ver. Gracias Martín.

      Responder
  5. montse

    Siempre me llamó la atenciòn esta casa. Estoy deseando ver los interiores.

    Responder
    • Alejandro

      Montse, a mi también, y está muy bien conservada.

      Responder
  6. David Franqueira

    Es un «trasero» sobrio pero elegante, lo que me refiero es que no tiene mucho que ver el lenguaje delantero con el trasero. Si me dices que son dos casas diferentes me lo creo. Esperaremos por esos interiores, además yo no tengo ninguna referencia de ellos jamás he visto foto ni nada, será una sorpresa!

    Responder
    • Alejandro

      Yo creo que no había visto fotos antes, y no sabía lo que me iba a encontrar.

      Responder
  7. David Franqueira

    Es una casa preciosa, además si contamos que el modernismo en Asturias perdió la batalla frente al más que asentado eclecticismo, hace que me guste más. Esperaré ansioso los interiores. Por cierto, lo que me parece más curioso me parece, es la fachada trasera. No me la habría imaginado así ni por asomo. En Asturias ese estilo tan pintoresquista con la famosa guardamalleta estaba más que de moda. ¿Siguen habitándola descendientes del indiano? Un saludo!

    Responder
    • Alejandro

      David, no sé cómo te imaginabas la fachada posterior, quizá es demasiado sobria. Ya sabes que el lucimiento se dejaba para las fachadas «a la vista». La casa pertenece a los descendientes del indiano, lo que ha garantizado la conservación de los interiores, que son algo sorprendente. Saludos.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER