PASEAR SIN SER VISTO

In Asturias, Indianos by Alejandro Braña6 Comments

Elegí la calle Cervantes para iniciar el paseo, en honor a la memoria de doña Socorro.

Mediados de Septiembre, viernes por la tarde, y Figueras (Castropol) ya está vacío de veraneantes.

Decidí caminar sin rumbo fijo, entre calles estrechas, parándome delante de todas las casas que me llaman la atención y haciendo fotos como un turista accidental.

No hay nadie en la calle pero, como siempre, tengo la sensación de que alguien me observa tras alguna ventana. El atardecer va dejando una pátina azulada sobre las paredes blancas de las casas como si empezaran a congelarse.

Figueras es muy bonito, sin tan siquiera asomarse al puerto y a la Ría.

Déjate ir.

La primera casa de doña Socorro, de 1904, rotunda, blanca, y evocadora.

La casa llamada La Perseverancia muy bien podría ser de indianos, pero no lo es. Perteneció a una familia de conserveros de pescado cuya marca tenía ese nombre. Una fachada conecta la casa con el centro del pueblo, y otra la abre al paisaje mediante una torre-mirador que corona un precioso jardín.

Casona en el extremo del pueblo, todo recogimiento y sencillez.

Y algo más, para seguir paseando…

pasear-sin-ser-visto-58da5d

pasear-sin-ser-visto-7fbaa1

 

 

Comments

  1. Da gusto pasear por los pueblos y ver las casas pintadas , es evidente que no todo el mundo las puede conservar así por una causa u otra ; pero en nuestras mentes siempre imaginamos que les llegarán tiempos mejores…Un saludo a todo el mundo.

    1. A algunas casas les llegan tiempos mejores y a otras, desgraciadamente, les llegan demasiado tarde. Saludos compartidos.

  2. Muy bonito Alejandro,nos vemos este invierno por Figueras,no dejes de pasar por casa si vas.Un abrazo Federico

    1. Gracias Federico, así lo haré. Tengo que ir este invierno varias veces. Un abrazo.

  3. Preciosas casas y preciosas fotos, Alejandro. Siempre que he ido a Figueras o a Castropol me ha llamado la atención lo vacías de gente que las encuentro. Quizás sea que siempre es fuera de temporada, pero aun así, se me hace muy extraño, no deja de ser fines de semana o puentes…Llegué a pensar que sería así durante todo el año. Pero es uno más de los encantos de esta zona. Enhorabuena por ese paseo tan fructífero.

    1. Lena, mi comentario era precisamente en ese sentido, el cambio tan radical del verano al resto del año, todo parece vacio y cerrado. En el caso de esta zona, la influencia que ejerce Ribadeo es muy fuerte, allí están las tiendas y demás entretenimientos.

Leave a Comment