Seleccionar página

LA CASA BLANCA

LA CASA BLANCA

Cada vez que me paro a ver esta casa, me viene a la memoria el Gran Gatsby; sus grandes fiestas, su misterio, su soledad.

Es más, puedo ver al personaje encarnado por Robert Redford haciendo su entrada triunfal, traje blanco impecable, bajando por la suntuosa escalera de Villa Alicia.

Esa escalera tan cinematográfica parece sostener la mansión en el aire, ingrávida, blanca, protagonista egocéntrica de su mundo delicado.

Le pido perdón al indiano por ni siquiera nombrarle, pero es que lo he sustituido por un Gran Gatsby con la mirada perdida en este hermoso paisaje, entre el triunfo y la derrota, en esta villa ubicada en La Granja, cerca de Malleza, concejo de Salas, pero que bien podría estar en cualquier otra parte, con tan sólo cerrar los ojos.

PD. Villa Alicia ha sido totalmente reformada por dentro y ya no conserva su aspecto original.

la-casa-blanca-8f992c la-casa-blanca-374a7c la-casa-blanca-697e04 la-casa-blanca-89111a la-casa-blanca-822532 la-casa-blanca-b1fa9c la-casa-blanca-cab92d la-casa-blanca-cbce83 la-casa-blanca-f8e89c la-casa-blanca-f94f8b la-casa-blanca-f81343

32 Comentarios

  1. Fernando Fdez.-Peña

    Por supuesto Alejandro, te avisaré para la fiesta de inauguración, donde habrá «haigas» indianos, trajes de la época, baile con música de boleros y chá-chá-chá…Nos divertiremos. Fernando.

    Responder
    • Alejandro

      Bueno Fernando, mi curiosidad va en aumento por momentos, qué proyecto tan interesante, del que desde ahora me gustará ser el «cronista oficial».

      Responder
  2. Fernando F-Peña

    Comienzan en Agosto de 2013 , las obras de acondicionamiento de Villa Alicia, para recuperar su aspecto primitivo, tras su etapa, finalizada, como Residencia. Será un palacete indiano, decorado con muebles, lámparas , cuadros y fotos de su época primitiva. Con modernas y renovadas instalaciones en baños, piscina-solarium en jardines,pub privado etc.; Tendrá una capacidad máxima de 30 personas y se podrá alquilar desde grupos de 10 personas hasta 30, para estancias de vacaciones, organización de eventos etc., a precios muy asequibles (30 a 35 euros persona/dia). Se ofrecerá, opcionalmente, servicio de cocina, alquiler de microbuses para excursiones, rutas a caballo o andando, guía-intérprete
    etc; Esta´ra operativo a partir de 2014.
    Al fín te podrás sentir como un indiano en su palacete….»Villa Alicia Resort».

    Responder
    • Alejandro

      Qué noticia Fernando! Disculpa que sigo pendiente de llamarte. Muchas gracias por compartir la buena nueva, seguro que quedará precioso. Un saludo.

      Responder
  3. Fernando Fdez.-Peña

    Alejandro: Tengo fotos de todos los coches que te menciono de mi familia, tanto en España como en Cuba.

    Responder
  4. Fernando Fdez.-Peña

    Sobre Villa Alicia te cuento: Compró mi abuelo muchas fincas a precio de oro, que acabó cerrando en todo su perimetro con muro y verja de hierro (17.000 metros cuadrados). Lo primero que construyó fué el garage, pués era un gran amante de los coches y no quería tenerlos a la intemperie (solía tener dos). Encargó la obra a Julio Galán, al que había conocido en Salinas, en el club náutico, en tiempos de su inauguración en 1918 (tengo el carnet del náutico de Salinas de mi abuelo de esas fechas). Usaba la finca en verano desde su boda en 1923 en Oviedo, en la Iglesia de San Juan y banquete en el gran hotel Covadonga (ahí es la foto de la boda), hoy sede del BBV frente a la antigua Universidad en la calle San Francisco.
    Los inviernos los pasaban en Madrid, en la calle Conde de Aranda. De vez en cuando, iban a Cuba por los negocios que tenía allí mi abuelo con sus hermanos. En 1935, mi abuelo intuye la guerra civil y se va con toda la familia para Cuba. Renuncia a asociarse con su amigo Pepín Fernández en la fundación de «Sederías Carretas», a la postre, Galerías Preciados. Ya no regresará mi abuelo nunca a España, al morir en Cuba en 1946. Mi abuela e hijos (entre ellos, mi madre), vuelven en 1948, pero ya convertidos en cubanos. Vendrían casi todos los veranos desde entonces, hasta la llegada de Castro al poder. La casa le costó a mi abuelo, medio millón de dólares de la época (medio millón de duros, estaban a la par).Eso incluye cierre, fincas, traidas de agua, baños traídos de Inglaterra de la marca Twiford etc.; La casa tenía calefacción por caldera de carbón,agua caliente central por cocina de carbón, sistema de grifería por el jardín para el riego, jardinero todo el año, chófer, cocinera, tres o cuatro doncellas, caseros con vacas y caballos de montar etc…..otro mundo….jaja. Las alfombras eran de nudo de la Real Fábrica de Tapices, los cristales emplomados de Maumejean, las vajillas de Limoges o inglesas, la cubertería de Cristofle, la cristalería de Karlo-Vivary checa y había servicio de todo para trentay seis personas. Eso sí, siempre se servía la misma comida en el comedor que en la cocina a los empleados, era una norma de mi abuela Alicia. Todo el personal iba uniformado y una cocinera y una doncella de mi abuela, acabaron al servicio de Jacques Chirac en Paris, en sus tiempos de alcalde. Menudo rollo que te dí, pero soy el «último mohicano» de mi familia que se sabe la historia. Un saludo, Fernando Fdez.-Peña.

    Responder
  5. Fernando Fdez.-Peña

    Esas obras de caridad, las hacía José Rubio buscando una recompensa del Rey, en forma de título nobiliario, ya que estaba enamorado de una marquesa santanderina, de nombre Alicia ( de ahí el nombre de su sobrina (mi abuela), inspiración de «Villa Alicia». El Rey nunca le dió el ansiado título, a pesar de la amistad que les unía, por despachar a menudo, asuntos de la Bolsa, en el Palacio Real. Murió solterón y dejo la herencia a sus sobrinos (entre ellos mi bisabuela), en forma de acciones, fincas y esta casa, que se la dejó a varios sobrinos y al final, al no ser de nadie, se fué perdiendo. La casa no se volvió a habitar, salvo raras excepciones, desde su muerte en 1935. Si la quieres ver en todo su esplendor, te paso una de las fotos que tengo.(Para Alejandro Braña).

    Responder
  6. Fernando Fdez.-Peña

    Hola Alejandro, soy Fernando Fdez.-Peña. Te iré contando algo de la casa de Mallecina, de la que poseo foto panorámica de los años veinte, con sus protagonistas ante ella, tomando café. Es cierto que había una «araña» de cristal en el salón principal, al que se accedía directamente desde un pequeño Hall. De ese salón partía una bonota escalinata de madera de roble americano, con el pasamanos de una sola pieza a dos plantas (una maravilla). En el ala circular de la casa , en su planta baja, estaba el comedor, y en la planta superior, la suite principal, con una alfombra de nudo echa a medida en la Real Fábrica de Tapices de Madrid. D. José Rubio, tenía mesa reservada diariamente en el restaurante Lhardy de Madrid, durante la temporada de bolsa y vivía en la calle Zorrilla. Fundó las escuelas de Mallecina y pagaba a los maestros. Igualmente mandaba repartir diariamente un pan de un kilo a las familias más pobres, durante todo el año. Provenía de la casona de La Venta, en el alto de Mallecina, casa matriz y rica de antaño, de la familia Rubio, de Mallecina.

    Responder
  7. Fernando Fdez.-Peña

    Lo del gran Gatsby bien pudiera ser por los coches que hubo en la casa, marcas como: Hispano-Suiza, Rolls-Royce, Stutz,Elizalde, Buyck eight, Chrysler Windsor limousine, Panhard, Citroen 11 . También tuvo motor para generar electricidad y poder oír por radio la ópera de Milán fumando buenos puros de la finca de Pinar del Río, propiedad de mi abuelo y su hermano (ver el libro «Contigo Aprendí» ) de Silvia Grijalba, premio Fernando Lara de novela de 2011.

    Responder
    • Alejandro

      Fernando, se ha mencionado varias veces en este blog ese libro, y lo tenemos en la «biblioteca indiana». La escena que describes es muy indiana. Yo me sentí un poco así (pero sin puro) asomado en la terraza del piso de arriba, contemplando el paisaje enmarcado entre dos columnas blancas, qué maravilla!. PD. Tengo un amigo muy entendido y apasionado por los coches antiguos, esto le encantará.

      Responder
  8. Fernando Fdez.-Peña

    La casa mantiene su estructura y distribución original, ya que está catalogada por el Principado de Asturias. Las obras de modernización de instalaciones para su actual uso, las hice yo, respetando lo que fué la casa de mis abuelos, donde pasé muchos veranos de mi infamcia. Fernando Fdez.-Peña

    Responder
    • Alejandro

      Recuerdo el comedor, entrando a la derecha, la lámpara del techo, y unas vidrieras. Lo poco que pude fotografiar está en «Un Viaje en el Tiempo», mi libro sobre los interiores de casas de indianos.

      Responder
  9. Fernando Fdez.-Peña

    Estimado Alejandro Braña: El indiano que hizo esta casa (mi abuelo), no montó ninguna lotería en Cuba. Tenía una casa de cambio de moneda y venta de billetes de lotería ESTATAL, con delegaciones en toda Cuba. Se llamó La Dichosa por ser el término usado en Cuba para tener suerte «ponerse dichoso». Igualmente, en tu libro «ASTURIAS, TIERRA DE INDIANOS», pones en la portada la casa de José Rubio, hermano de mi tatarabuelo. Dices desconocer su historia. No es una casa indiana, ya que José Rubio nunca emigró a América. Era corredor de bolsa y llegó a ser síndico de la Bolsa de Madrid. Nació en Mallecina en 1858 y murió en Madrid en 1935. Pasaba los veranos ensu casona de Mallecina(el Chalet,1906) y viajaba desde Madrid en su Rolls-Royce amarillo. En su casa se conocieron mis abuelos Fernando y Alicia (era su sobrina y ahijada), propietarios de Villa Alicia en La Granja (Malleza), tras su matrimonio. Un saludo, Fernando Fdez.-Peña Rguez.

    Responder
    • Alejandro

      Fernando, qué alegria conocer por fin algo de la historia de la casa de Mallecina, aunque yo haya metido la pata. Siempre me contaron en el pueblo que la casa había pertenecido a un indiano, y ya veo que no es así. He preguntado a menudo si alguna vez venía alguien y abría la casa, con la esperanza de conocerla por dentro, pero los vecinos no recuerdan ver a nadie en los últimos años. Alguien me habló de una escalera maravillosa, y de una lámpara preciosa en la entrada pero quizás, como lo demás, forme parte de la leyenda. Preciosa la imagen del Rolls-Royce amarillo, te estoy muy agradecido.

      Responder
  10. Fernando Fdez.-Peña

    Soy nieto de Fernando Rodríguez Alonso, el indiano que hizo esta casa. La casa conserva por dentro su estructura y estancias originales, así como sus zócalos y suelos de madera, sus escayolas y su distribución en su gran parte.

    Responder
    • Alejandro

      Fernando, gracias por comentar. Conozco la casa por dentro aunque ahora, con su adaptación a residencia de ancianos, está bastante cambiada con respecto a lo que debió de ser.

      Responder
  11. jaime

    En esta casa pase. Muy buenos momentos. No sabia quer era tan. Famodsa7m jaimre

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Jaime por comentar. Un saludo.

      Responder
  12. Sebastian

    Yo visite muchas veces Malleza, bueno todos los veranos paso allí una semana En Palacio Conde Toreno y me parece increible y precioso,tiene mucha historia, parece que no lo conoces???

    un saludo

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Sebastian por asomarte al blog. Conozco el Palacio Conde Toreno, que está a dos pasos de esta casa. Un sitio precioso para las vacaciones. Algún día lo sacaré aquí, Un saludo. 

      Responder
  13. Nicolás

    Hay casas, como ésta, muy sugerentes. A ti te sugiere a Gatsby ,a mí ,nada más ver como se intuía su silueta en la lejanía, en lo alto de la colina, entre los frondosos montes, me recordó a Manderley. No por lo siniestra, en absoluto, sino por su solitaria ubicación. Allí está ella, en mitad de la nada. Imposible de creer: una mansión propia del gran Vedado enmedio del verdor asturiano. Al igual que Robert Redford, también me imagino a Rebecca descendiendo por la esa escalinata palaciega.
    Me pregunto muchas veces que si a nosotros nos sugiere tantas cosas y nos llama tanto la atención ,en pleno siglo XXI, qué reacción provocaría en los lugareños de un siglo atrás…
    SALUDOS

    Responder
    • Alejandro

      Yo me sigo haciendo esa misma pregunta cuando veo alguna de estas casas. El impacto tuvo que ser extraordinario. Los palacios de los señores ya estaban ahí mucho antes, pero cerrados tras los muros, ajenos al mundo exterior. Sin embargo estas casas nacieron para ser vistas y admiradas, ocupando los mejores lugares de paso, empleando las mejores artimañas de la arquitectura para lucirse. Un espectáculo!.

      Responder
  14. Ramón

    La verdad es que uno se imagina al personaje en cuestión , apoyado en una de esas columnas, oteando el horizonte con un sombrero en la mano…. muy literario !!!

    Responder
    • Alejandro

      Ramón, para ser justos, el indiano verdadero de esta casa había hecho fortuna con una especie de loteria que montó en Cuba. Algo bastante inusual entre los indianos adinerados. Apoyado en una de esas columnas, y frente a ese paisaje, uno puede soñar a lo grande. Saludos.

      Responder
  15. Mª Luisa

    Despues de enviar esos titulos, me dí cuenta de que ya formaban parte de la biblioteca. Sigo buscando para poder aportar mas. Un saludo.

    Responder
    • Alejandro

      Muchas gracias Mª Luisa.

      Responder
  16. Mª Luisa

    Me imagino, que el Indiano oteando el horizonte se sentiría dueño del mundo. Preciosa casa y maravillosa escalera. Un saludo.

    Responder
    • Alejandro

      Mª Luisa, coincido contigo en que es una casa preciosa. Gracias por tus aportaciones a la biblioteca indiana. Había 2 títulos que no puse porque ya estaban metidos antes. Un saludo.

      Responder
  17. Martín

    Es que en el libro de Marta Llavona he visto en la ficha de algunas casas que están «protegidas» por el «Inventario de Normas Subsidiarias de Llanes». He estado buscando en el plan general y hay muchas referencias a la estética de los edificios pero nada en concreto para este tipo de patrimonio…

    Responder
    • Alejandro

      Martín, no puedo ayudarte más allá. Entiendo que además de las normas a nivel estatal y regional, algunos ayuntamientos tengan normativas locales, pero las desconozco.

      Responder
  18. Martin

    Una casa muy bonita, con unas vistas impresionantes. Me ha llamado la atención el azulejo con la fecha de inicio y finalización. Construir una casa de ese tamaño en aquella época era toda una aventura. Lástima que no se conserven los interiores. Alejandro, ¿hay algún catálogo de casas de indiano protegidas por ley? No sé si estará hecho, pero Ayuntamientos con muchas casas indianas deberían proteger y cuidar ese patrimonio.

    Responder
    • Alejandro

      Martín, quizá alguien te pueda responder mejor que yo. Dentro del inventario de patrimonio de la Consejeria de Cultura del Principado aparecen muchas de estas casas con distintos grados de protección, aunque no tengo noticia de que exista uno específico de casas de indianos. Su protección siempre es teórica, como nos han demostrado los hechos, al tratarse de bienes privados.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER