Seleccionar página

LA MITAD DE UN SUEÑO

LA MITAD DE UN SUEÑO

De las envidias por la fortuna de algunos indianos surgió la expresión “americano del pote”, para referirse a aquellos que no lo habían conseguido, perdiendo en el empeño hasta el reloj.

También está el término medio, los que reunieron un pequeño capital y reflejaron en sus modestas casas la nostalgia por aquellas tierras, como en esta, justo a la salida de Grado.

4 Comentarios

  1. Maite

    La expresión que un escritor -descendiente de indianos- me dijo a mí fue, exactamente «indianos de la maleta al agua». Se refería al que quería ocultar su fracaso diciendo que volvía rico, pero en el viaje de regreso, su barco había sufrido un naufragio y lo había perdido todo en la catástrofe, salvando milagrosamente la vida, pero no así su fortuna, que se había ido al fondo del mar, en las maletas y baúles que lo acompañaban.
    La expresión «del pote» ¿a qué se refiere?

    Responder
    • Alejandro

      Maite, el pote se refiere a la comida. En los hogares más humildes siempre había para comer «pote». Se ponía al fuego y allí se echaba de todo, lo que se podía, a veces casi nada, pero suficiente para engañar al estomago. La expresión «americano del pote» se refiere al que ha vuelto sin nada. En esa canción popular se pregunta si ya fue a empeñar el reloj de bolsillo, como la última pertenencia de valor.

      Responder
  2. Martín

    Es cierto que siempre nos acordamos de los indianos que triunfaron, pero tal vez fueron muchos más los que volvieron sin nada… o no volvieron para evitar la vergüenza. He leído en algún sitio (tal vez aquí) que los llamaban «maletas mojadas», decían haber perdido la maleta con todo el dinero…

    A esa casa parece faltarle «la otra mitad», o tal vez más… de todas formas quiero imaginarme al indiano en el porche, contando historias a sus nietos y muy feliz de haber regresado (aunque no pudiera construirse una mansión, jeje).

    Responder
    • Alejandro

      Yo no había oido eso de las «maletas mojadas», suena horrible, pero sí que había varias canciones populares que hacían alusión a los indianos que retornaban sin dinero, con bastante mofa y mala leche. Muchos no volvieron, por no poder pagarse el billete, o por verguenza. He visto muchas de estas «casitas», con ese aire de por allá. Los elegidos por la gloria fueron muy pocos, aunque se hicieron muy visibles.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER