Seleccionar página

LA CAJA DE MÚSICA

LA CAJA DE MÚSICA

Muchos jamás retornaron. En sus países de adopción organizaron asociaciones para apoyarse entre ellos y seguir en contacto con su tierra.

Surgieron así gran cantidad de Sociedades -cada pueblo asturiano con emigración tenía una- encargadas de velar por el bien común.

Su labor era múltiple: desde pagar pasajes de regreso a los que lo habían perdido todo, proveer asistencia médica y otros servicios, hasta impulsar desde la distancia obras y mejoras en sus pueblos de origen. Todo ello pagado con aportaciones de los socios y donaciones de los más pudientes.

A veces -como en este caso del kiosco de música de Vegadeo- eran sólo pequeños equipamientos lúdicos, otra forma de recordar y pedir ser recordados.

vagadeo

_ALE2779

vagedeo 2

_AFB3202

 

 

 

 

10 Comentarios

  1. LENA

    A mi también me han gustado de siempre estas construcciones y eso que no soy muy aficionada a las verbenas… pero estos kioskos siempre me han resultado muy atractivos y elegantes…

    Me ha gustado la comparación que hacía MªLuisa con «las casitas de las hadas», no va mal encaminada…

    Responder
    • Alejandro Braña

      Hoy en día tienen un punto nostálgico. Yo he visto en uso el de Avilés, donde la Banda Municipal suele dar conciertos de vez en cuando.

      Responder
  2. Maite

    Cuánto bien le haría a este kiosco quien ordenara quitarle de encima esos cables que lo afean y vulgarizan. E incluso así, luce tan elegante. ¡Y conserva la placa! (Anda que no me gusta a mí una placa…) “… sus hijos y protectores” Es conmovedor.

    Los hay magníficos repartidos por Asturias (y por toda España).
    Ya nos enseñaste en otra ocasión el de La Felguera, de Manuel del Busto. Yo tengo especial predilección -en Asturias- por el de Avilés, en el Parque del Muelle. Y me gusta mucho lo armonioso que resulta con el cercano y maltrecho edificio del Café Colón.
    Curiosamente, siendo todos diferentes en sus filigranas de forja, hay un motivo musical decorativo que se repite con mucha frecuencia, bien en las barandillas, en las columnas de fundición, en los remates…: la lira. Aparece en éste de Vegadeo; y en el de La Felguera. Y en los de Oviedo, Luarca o Noreña, entre otros.

    Hay una singular crónica que informa minuciosamente de la construcción de este kiosco:

    http://www.riadeleo.com/arquitectura/el-kiosco-de-la-musica-del-parque-de-medal.html

    Hay varias cosas destacables en el relato, pero especialmente llama la atención lo meticulosamente que se llevaban las cuentas entonces (mejor será no hacer comparaciones, ja ja…). Por el contrario, algunas cosas no han cambiado: los presupuestos iniciales nunca se cumplen y los autores siempre tardan en cobrar.

    Responder
  3. Mª Luisa

    Siempre me han gustado los quioskos de musica, y cuando iba de niña a casa de mi abuela a Oviedo, y jugaba en el Bombe, me parecian las casitas de las hadas.

    Este de Vegadeo es tambien muy bonito, y junto con el parque y la Iglesia forma un conjunto muy armonico.

    Algún día, tendremos que repasar, todos los que hay a lo ancho y largo de Asturias.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Hay bastantes Mª Luisa, afortunadamente conservados. Entre los que se deben al impulso indiano, recuerdo especialmente el de Castropol, en el Parque Vicente Loriente Acevedo, frente al Casino.

      Responder
  4. José Antonio

    Aunque pequeñito es muy bonito. Me encantan este tipo de construcciones de carácter más industrial al dejar el acero visto. Cada vez que veo uno intento buscar el sello del fundidor que en muchos casos se encuentra en las columnas.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Me pillas José Antonio, nunca me había fijado en el sello del fundidor. La próxima vez lo buscaré.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER