Seleccionar página

AQUÍ ESTOY YO

AQUÍ ESTOY YO

Es la muesca en el horizonte que te anuncia desde lejos que allí hay una casa de indianos. La palmera es un símbolo de distinción, una llamada, un toque de atención: “aquí está mi casa, he vuelto, y lo he conseguido”.

Es cierto que muchas otras viviendas burguesas de la época incorporaron las palmeras en sus jardines pero, en la imaginería del indiano triunfador, la palmera ocupa el primer lugar, junto al chalé, el lujoso automóvil, el puro habano, y el sombrero panamá.

En el jardín que rodea la mansión, como un pulcro escaparate de sueños cumplidos, es fácil imaginar la figura del indiano, vencido por la fatiga, adormecido a la sombra de la palmera mientras cae la tarde.

El conocido como «Chalé Francés», construido en el centro de Colunga para el indiano Manuel Montes.

La palmera amenaza con comerse la casa en este chalé de las afuera de Castropol del que no tengo datos.

Una casona simétrica, una escalera redundante, y una gran palmera en el medio. Impresiona. Es la casa del indiano Diego Escandón en Parres de Llanes.

Ya hemos visto antes aquí el chalé Las Palmeras, en Colombres, concejo de Ribadedeva. Nadie la gana en cuanto a número.

El modesto chalé de Verines, a la entrada de Pendueles, concejo de Llanes.

La estampa de esta casa con sus dos «paraguas averiados» encima, me encanta. Es el chalé de Manuel Toyos en Libardón, concejo de Colunga.

La palmera al atardecer, en el jardín de una casa de indianos en El Pito, Cudillero.

Entre las numerosas palmeras de Villa Excélsior, hay unas de la especie Washingtonia que compiten el altura con las famosas cúpulas de la mansión.

aqui-estoy-yo-ca8515

 

16 Comentarios

  1. Luz Sarmiento

    Alejandro: Soy Luz Sarmiento la hija de Pedro Sarmiento, de Cangas de Onis, la casa de mi abuelo cuando yo era pequeña nada mas pasar la verja a ambos lados tenía dos palmeras enormes, preciosas, no sé porque las hizo tirar mi tia, si encuentro alguna foto antigua con ellas te la enviare. Otra otra cosa que te quería comentar respecto a las palmeras y los indianos, yo siempre les oí tanto a mi abuelo como a otros indianos, que el poner las palmeras significaba que habian ganado el dinero con esfuerzo, pero sobre todo con «honradez» Un abrazo Luz

    Responder
    • Alejandro

      Luz, ya sabes que me encantaría ver más fotos y compartirlas aquí. Gracias. Con respecto a las palmeras, me gusta esa idea de que sean un símbolo del dinero ganado con esfuerzo y honradez. Un abrazo.

      Responder
  2. Nicolás

    Todos estamos de acuerdo que la palmera es el icono ,por excelencia, del jardín indiano. Un árbol inusual en el paisaje de entonces , pero escogido ,quizás por su distinguido porte, como emblema de hombre triunfador. Tengo curiosidad de saber por qué casi todos ellos eligieron la palmera para presidir junto a la entrada principal de sus nuevas mansiones en lugar de otras especies aun más exóticas como la araucaria. Es curioso que habiendo tantas clases de palmeras, como tú bien comentas, casi siempre vemos la misma clase: la palmera canaria . Parece que de igual la procedencia del indiano: Cuba, México, Argentina …¿Todos traían la misma especie diera igual el lugar donde emigraran? La palmera canaria es una especie endémica de las islas Canarias. Es muy resistente ,se aclimata muy bien y es muy longeva . Fue siempre muy deseada para adornar paseos y jardines de todo América . ¿Vendrían nuestros queridos indianos con la semilla o planta desde las américas o las conseguirían en las escalas que hacían los barcos en las Canarias a su vuelta de América? SALUDOS

    Responder
    • Alejandro

      Nicolás, planteas preguntas interesantes que no sé responder. Si que hay un «mestizaje» importante con Canarias, y no sólo por las escalas de los barcos en las islas. A comienzos de la década de 1910, había en Cuba casi tantos asturianos como canarios, eran las dos comunidades más numerosas, igual ocurría en Argentina. No sé si eso tuvo algo que ver, además de un rápido efecto de imitación entre los propietarios indianos, e incluso entre jardineros contagiados por la moda, que extendieron a otras casas de la burguesía. Saludos.

      Responder
  3. Martín

    Una entrada preciosa. La palmera es un árbol tan elegante, exótico, lejano y cercano a la vez. Y sí, muy longevo. De ahí que la muerte de una palmera me produzca tanta tristeza. En Murcia forman parte del paisaje habitual, tanto en la ciudad como en el campo. Con la importación de palmeras egipcias (infinitamente más baratas) vino un tipo de escarabajo (picudo rojo) que las mata en poco tiempo. De camino al trabajo paso por varios palmerales afectados y es una pena… respecto a los indianos, leí que algunos traían las semillas en su maleta. Ojalá sigan viviendo mucho tiempo. Gracias!!

    Responder
    • Alejandro

      Martín, gracias. Mirando cosas para esta entrada, me enteré que hay unas 2.400 especies distintas de palmeras, muchísimas. Seguro que resultó de lo más extraño ver estos árboles exóticos en aquel tiempo, en los jardines de los indianos…, un signo más de distinción.

      Responder
  4. Ramón

    Cierto es que las palmeras llegan a sobrevivír a las edificaciones con las que compartieron espacio. Me viene de golpe a la memoria la que hay en el solar de la antigua fábrica de jabón, próxima al Sanatorio Marítimo. Un saludo a todos.

    Responder
    • Alejandro

      Ramón, no me doy cuenta del sitio que dices, ya me fijaré cuando vaya de paseo por allí. Saludos.

      Responder
  5. Ascen

    Imponentes las palmeras sobre todo el conjunto de Colombres. Al ver la de El PIto me he acordado de la escultura del perro en medio del jardín, lo mismo que las de los dos perros que se encuentran tras la puerta del Palacio de Segas, debieron ser muy queridos por sus dueños. Besos

    Responder
    • Alejandro

      Ascen, me llamó mucho la atención lo de la escultura del perro en este jardín, en un lugar central. La casa está en mal estado y no tengo datos, pero el jardín y la verja que da a la carretera son preciosos. Besos. 

      Responder
  6. Matias

    Junto al «Chalé francés» de Colunga se puede ver claramente que algunas veces lo único que recuerda donde hubo una casa de indianos, son las palmeras. Según he leido, Manuel y Maximino se construyeron dos «Chalés franceses» iguales y aunque el lugar del chalé de Maximino lo ocupa un bloque de pisos actualmente, ahí siguen en pié las dos grandes palmeras que un día adornaban el jardín.

    Responder
    • Alejandro

      Matias, eso me recuerda a que, ahora, cuando tiran una fábrica digna de conservar, dejan en pie la chimenea. No sé si eso sirve para lavar las malas conciencias, o que tanto las chimeneas como las palmeras ocupan poco espacio y se las puede «perdonar». Un saludo.

      Responder
  7. Mª Luisa

    Una buena selección de palmeras situadas en sitios estratejicos. Leí hace tiempo, que los indianos traían las palmeras para ponerlas en sus jardines como simbolo transoceanico, y de union entre America y España. La verdad es que es un arbol bellisimo y un adorno perfecto para esas maravillosas casas. Un saludo.

    Responder
    • Alejandro

      Desconozco ese dato, Mª Luisa. Las palmeras aparecen también en las casas burguesas de la época, y no sé si es un efecto de imitación, moda, o quién empezó antes. Saludos.

      Responder
  8. David Franqueira

    Me encantan las palmeras son tan exuberantes. Creo que alguno olvidó que crecen y poco más y le come la casa. Aún así muchas veces son la única permanencia del rastro indiano. Buena recopilación.

    Un saludo!

    Responder
    • Alejandro

      Y tanto que crecen. No sé como serán sus raices, pero alguno las tiene tan cerca que están a punto de salir por el sótano. Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER