Seleccionar página

EL RUIDO DE LAS CASAS AL CAER

EL RUIDO DE LAS CASAS AL CAER

En el amargo silencio que sigue a la demolición de una casa, queda flotando para siempre los objetos y recuerdos que le pertenecían, incapaces de encontrar el camino de vuelta.

De Villa Vicentina, palacio de estilo victoriano construido en 1896 y fulminado en los años 70, sólo queda el testimonio de unas pocas fotos en blanco y negro de baja calidad. La mansión, obra del arquitecto Pérez de la Riva, estaba situada en el barrio de La Guía, en Llanes.

Su propietario, Pedro de Teresa y Miranda, perteneció a una segunda generación de indianos y llegó a ser consejero del Banco Hispano-Americano desde su creación. Su padre, Nicolás de Teresa, había hecho fortuna en México fundando una casa de banca a mediados del siglo XIX.

El desgraciado final de esta joya de la arquitectura indiana no tiene culpables conocidos. Dicen que el terreno era muy goloso, dicen que el indiano no tuvo hijos, dicen que el ayuntamiento permaneció indiferente, dicen…

Esta casa se me ha puesto delante de los ojos por una pequeña historia que te contaré mañana.

Nota: las fotos aparecen en llanesalavista.com

el-ruido-de-las-casas-al-caer-045b68

el-ruido-de-las-casas-al-caer-5521f7

el-ruido-de-las-casas-al-caer-12b7d6

el-ruido-de-las-casas-al-caer-f72cff

el-ruido-de-las-casas-al-caer-19cb5d

el-ruido-de-las-casas-al-caer-17b738

el-ruido-de-las-casas-al-caer-db5e0c

el-ruido-de-las-casas-al-caer-e447a6

16 Comentarios

  1. Pilar

    Soy una biznieta de Prudencio González, el indiano que construyo el Chalet Azul de Llanes . Me ha hecho mucha ilusión ver información en Internet. Veo que Alejandro de Gijon esta interesado en estos temas. Solo quiero aclarar que a D. Prudencio le heredaron sus dos hijas: Modesta y Teresa (mi abuela) . Por esa vía llegue a ser heredera, en parte, del Chalet, hasta que lo vendimos en el año 2000.

    Responder
    • Alejandro

      Pilar, gracias por asomarte al blog. Siempre es un placer entrar en contacto con personas que tuvieron una relación directa y familiar con las casas. Un saludo.

      Responder
  2. Mariam Fernandez

    Hola a todos estoy sin ordenador desde hace 15 dias y ando como vaca sin cencerro. Esta entrada es digna de comentar pero explayandose convenientemente como a mi me gusta jaja pero es un rollo hacerlo desde el telefono asi que aunque sea un poco a destiempo lo hare cuando me lo devuelvan si es posible que lo saquen del coma al pobre. Alejandro, las ultimas entradas las he podido ver a trompicones porque va muy lento en el tfn pero me parecen buenisimas Yo podria contar muy bien en primera persona eso del ruido de las casas al caer pero tambien el otro ruido, el del renacer de una casa. Un besazo y espero que pronto pueda dar otra vez la lata

    Responder
    • Alejandro

      Hola Mariam, te echamos de menos por aquí, así que ya puedes ir arreglando ese ordenador cuanto antes, quitarle los virus o lo que sea, y darle al teclado de nuevo. Seguro que conoces bien la historia de esta casa. Te espero, un abrazo.

      Responder
  3. Martín

    Respecto al Chalé Azul este verano coincidió que un día tenía varias ventanas abiertas, ¡cómo no mirar!. Nos quedamos sorprendidos al ver techos pintados, lámparas maravillosas… no esperaba que fuera tan espectacular. Pensaba que con la reforma no habrían conservado todo eso… ¿entrarán tus cámaras alguna vez? (y nosotros con ellas)

    Responder
    • Alejandro

      Qué sorpresa!, yo tenía la impresión por lo que me habían dicho que estaba totalmente desvirtuada después de la rehabilitación, ya que la casa estaba casi en ruinas cuando la compró su actual propietario, por eso nunca me molesté en indagar. Ahora lo haré, gracias.

      Responder
  4. Nicolás

    Espectacular el chalé de La Guía.Exótico donde los haya. Incluye en sus fachadas todo el repertorio antiacadémico de los tratados de arquitectura. Yo sólo lo conocí en foto y se convirtió , desde ese momento, en mi casa de indianos favorita. Casi prefiero no haberlo conocido al natural para no tener que pasar el mal trago de ver desaparecer algo que tanto te gusta . Pero así es este país: destruye patrimonio que es parte de su Historia y construye adefesios que nunca pasarán a la Historia….. Aunque no esté constatado, se cree que Pérez de la Riva fuera el arquitecto del chalé azul o de D. Prudencio González, también en llanes .Podría tener su lógica porque son de la època y el estilo pintoresco es seña de identidad en las dos construcciones. Si no me equivoco también fue el arquitecto que planteó la plaza del Ayuntamiento de colombres. En su Ruiloba natal (un pueblo idílico junto a Comillas) construyó una pequeña capilla cerca del mar, apartada y preciosa. En El Sardinero (la milla de oro de las casonas indianas de Santander) tiene ,además, la «Quinta Labat» una importante mansión de estilo ecléctico. Muy cerca de ella existe otra llamada «El Retiro» . Por más que rebusqué en libros nunca conseguí saber la autoría de esta casa, pero al ver las fotos de Villa Vicenta estoy casi convencido que es el mismo arquitecto. Para los amantes del estilo pintoresco es una delicia contemplarla: tiene la apariencia absoluta de una capillita del gótico inglés, con torre almenada,hastiales escalonados, y mirador con ventanas ojivales igualito al chalé de la Guía. Está ubicado en un esquinazo que hace lucirse tres de sus fachadas ,cada una de ellas resuelta de manera diferente , igualito, de nuevo, al chalé de la Guía. Es como si fuera su hermana pequeña. La adoro. SALUDOS

    Responder
    • Alejandro

      Ya nos das más razones para ir a Santander…He leido que Pérez de la Riva fue considerado un arquitecto extravagante por sus coetáneos, aunque no explica las razones (si era algo personal o profesional). Llegó a colaborar también con Doménech i Montaner en el edificio de Caja Cantabria del centro de Santander hacia 1905. Lo de la plaza delayuntamiento de Colombres tiene sentido. Luis y Manuel Ibáñez Posada (benefactores de las grandes obras de Colombres) eran amigos y socios de Pedro de Teresa en distintos negocios de banca en México, y pudieron «compartir» arquitecto. Con respecto al chalé azul de Llanes es también una obra excéntrica en relación a los estilos de la época, y bien pudiera coincidir con el alma rebelde de este arquitecto. Saludos.

      Responder
  5. Vanessa

    Lo que hace el ansia del ser humano por mercadear con el suelo y hacer dinero… que triste.

    Responder
    • Alejandro

      Nos está costando mucho llegar a apreciar nuestro patrimonio, y en algunos casos tristes como éste llega demasiado tarde.

      Responder
  6. David Franqueira

    Siempre es una pena ver a las víctimas del abandono, la ruina, la especulación y las remodelaciones inadecuadas. La casa era un ejemplo bastante peculiar dentro del repertorio de casonas en Asturias, no es muy típico este estilo victoriano. Creo que podemos hacer una recolección de las difuntas.

    Responder
    • Alejandro

      David, yo creo que el estilo era único en Asturias, al menos entre los indianos. He buscado algo sobre el arquitecto Pérez de la Riva, trabajó bastante en Cantabria y queda su obra del Banco Mercantil (hoy Banesto), realizada en 1900 en el centro de Santander. Es tan efectista y deslumbrante como Villa Vicentina. No me consta que hiciera más obras para indianos en Asturias. La «recolección de difuntas» entra ya en el campo de la arqueología…

      Responder
  7. martin

    Una de las casas indianas más espectaculares, sin duda. En uno de los libros de «El Oriente de Asturias, 1950-2000» aparece la noticia y una foto sobre la demolición. Hace un par de años, descubrí en un anticuario de la zona un par de piezas de la vajilla de la casa. Era una porcelana exquisita, beige y verde, de estilo inglés, tipo Pickman, que llevaba la imagen de la casa y la leyenda «Villa Vicentina» en letras historiadas. Es una prueba de lo que dices, la dispersión y el desastre que cae sobre todo lo que contenían estas casas. Por ahí he leído que la colección de objetos artísticos de Pedro de Teresa era impresionante.

    Responder
    • Alejandro

      Yo también he leido que tenía una colección maravillosa, pero ignoro que pasó con ella. Sobre la vajilla, pasar al siguiente post, ja,ja.

      Responder
  8. Lena

    Es de una espectacularidad asombrosa. Nada más ver la foto lo primero que se te pasa por la cabeza es: ¡Vaya pasada de casa!. Es una pena que ya no exista pero comprendo que, entre otras cosas, su mantenimiento debía de ser una auténtica pesadilla…Si a eso le añadimos que los terrenos eran muy «golosos» es juntar el hambre con las ganas de comer, vamos que estaba avocada a desaparecer…encima sin herederos…Lo dicho, cuantas joyas de las que ya nunca más disfrutaremos salvo por fotografías como estas que nos muestras…¡Un dolor!

    Responder
    • Alejandro

      La casa es muy llamativa a juzgar por las fotos, y en una de ellas se aprecia a la derecha laposición privilegiada que tenía con respecto a Llanes y la costa, un lujo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER