[

Seleccionar página

EN EL JARDÍN VENCIDO

EN EL JARDÍN VENCIDO

Este contenido sólo está disponible para suscriptores.


28 Comentarios

  1. Argentina Alfredo Escobar

    Muchas gracias Alejandro por estas fotografías, yo siempre me imagino como serian las vidas de sus habitantes, sus conversaciones sentados en esos bancos, sus vestidos, los olores de la cocina etc.
    Al final una casa siempre habla de su propietario.
    Un saludo

    Responder
    • Alejandro Braña

      Argentina, me gusta imaginar esas cosas cuando estoy haciendo las fotos y es una sensación muy agradable. Un saludo.

      Responder
  2. Nicolas

    Alejandro, si quieres hacer un regalo inolvidable a tus ojos y a tus sentidos no dejes de hacer una escapada para ir a conocer un rincón único en España. En Betanzos hay un «espacio abierto al mundo». Un jardín -joya que no es para explicar ni ver a través de las imágenes de Google ; es para verlo con calma y sentir en directo esa sensación de descubrir un tesoro. Estoy seguro que todos los fieles seguidores de este blog , que tanto amamos » lo bonito» caeríamos rendidos a los pies de este lugar ( al menos eso me ocurrió hace un mes que lo conocí ) .

    Se trata de algo más que un jardín , llega a ser un parque recreativo construido por los hermanos Naveira a su regreso de América . Obsequiaron así a su pueblo con un espacio nuevo que les sirviera de recreo y, a la vez, de enciclopedia ilustrada con forma de jardín . Entrar en este sitio es como colarse en una novela de Julio Verner.
    Se inauguró en 1914 y lo llamaron «El Pasatiempo». Para su acceso había una taquilla para pagar entrada por la visita ( lo obtenido luego revertía en el asilo del pueblo ).
    Se trata de un auténtico «Parque temático » y así se recogió en las guías turísticas del momento.
    Una idea magistral dónde se podía hacer un recorrido entre paseos repletos de vegetación exótica traída de todas las partes del mundo, grutas misteriosas, estanque navegable, y muchas escenografías teatralidades de la Geografía e Historia del Mundo .

    Hoy día, tras un abandono histórico , es jardín público del ayuntamiento de Betanzos . Actualmente está en ese estado decdecadencia que tanto le gusta al objetivo de tu cámara . Un paraíso de la fotografía . Pero su estado es tan lamentable que asombra la impasibilidad de la administración que le corresponda tutelarlo. Duele en el alma ver , no lejos de ahí , una faraónica y deshumanizada Ciudad de la Cultura de Galicia mientras enferma un enclave como este que nació hace más de un siglo con vocación de ilustrar a las gentes del pueblo. Algo pasa en este país que tanto le gusta estrenar museos de diseño inmensos y caros y se olvida de mimar estas pequeñas joyas del Patrimonio Histórico.

    Ya sé que esta historieta se escapa al contenido del Blog Asturias por Descubrir, pero a veces viene bien hacer anotaciones al margen . A fin de cuentas el fenómeno indiano sobrepasa fronteras territoriales y , algunas veces, existen conexiones curiosas. Una de ellas podría ser la de el jardín de la casa Toraño . Según la foto en blanco y negro que nos has enseñado recuerda mucho al enorme estanque de El Pasatiempo, que cuenta ,también, con una isleta central y un pequeño puente de acceso, además de estar rodeada de una elegante balaustrada y pérgola y de tener una disposición aterrazada en distintos niveles y de acceso a través de escalinatas .
    Otra curiosidad y conexión está en el contencioso que existe entre el Ayuntamiento de Betanzos y el Obispado de Oviedo, por la reclamación de los enormes leones sobre pedestales que actualmente estan en la explanada del Santuario de Covadonga . Estos leones son una réplica exacta de los que lucen en la tumba del Papa Leon XIII en El Vaticano y se hicieron para presidir la entrada principal de El Pasatiempo. Cómo llegaron hasta ahí , es un misterio sin resolver.

    SALUDOS

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Nicolás por esta explicación. He corrido a ver todas las imágenes que aparecen en google del jardín «El Pasatiempo» y realmente es algo singular a pesar de su decadencia. Sin duda me acercaré a verlo. Asturias por Descubrir tiene fronteras solo porque su autor no da mas de si, no puede abarcar más, a pesar de que le tientan los pazos gallegos y las casas de indianos de Cantabria, y tantas otras cosas. Gracias.

      Responder
  3. Martín

    Bueno, hace un tiempo tú mismo recordabas aquí los jardines que el Principado va incluyendo en un catálogo «protegido». Sin embargo, más allá de publicar el nombre del jardín y hacer una ficha con lo mucho o poco que queda no creo que haya más actuaciones. Una palmera centenaria es muy cara de mantener, ya he visto algunas que misteriosamente aparecen cortadas… y lo mismo con otros árboles centenarios. Por supuesto no merece ni que hablemos de los parterres y demás florituras (nunca mejor dicho), que es lo primero que desparece. Está claro que este patrimonio necesita un uso y una protección verdadera para tener un futuro. Si a cambio de abrir el jardín determinados días al año los propietarios recibieran una subvención o una exención fiscal seguro que la situación sería diferente. Muchas veces estas casonas indianas son un atractivo fundamental para los pequeños pueblos donde se hallan. Los ayuntamientos tendrían que tomar conciencia y establecer rutas turísticas, proyectos de revitalización, apoyar a los dueños, crear actividades en definitiva. Desde luego tu trabajo ayuda muchísimo y ojalá veamos cambios en positivo en unos años.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Martín, lo de hacer fichas y catalogar bienes siempre es la parte más sencilla. Entiendo que por ahí se empieza pero muchas veces se termina también ahí. Además de dinero falta voluntad para encontrar soluciones y que estos pequeños tesoros no caigan en el olvido. En todas esas catalogaciones que realizan las distintas administraciones, creo que los jardines suelen llevar la peor parte, su desaparición pasa más desaparecida, y «se perdona».

      Responder
  4. Martín

    ¡Qué maravilla Alejandro! Tus entradas en la web me resultan siempre excepcionales pero estas imágenes y los textos que las acompañan son algo especial. ¡Cuántos sentimientos encontrados! Esta casa estuvo a la venta hace unos años, no sé si habrán desistido o tendrá nuevos propietarios. Desde luego es un sitio mágico, y con un jardín firmado (el mismo paisajista de Villa Excelsior…). Tal vez sean demasiados elementos potentes para una extensión relativamente reducida, en todo caso es una maravilla. La conservación y el mantenimiento serán una pesadilla, de ahí ese estado que vemos. Justamente ahora estoy releyendo «Jardín» de Dulce María de Loynaz, estas imágenes podrían ilustrar el libro. Es una pena el estado de las azulejerías y los mosaicos, ojalá alguien haga algo por proteger todo esto. ¡Gracias!

    Responder
    • Alejandro Braña

      Martín, gracias, no sabía que había estado a la venta y no tengo noticias de que tenga nuevos propietarios. Si no fuera porque es un espacio privado y me costó muchos intentos conseguir fotografiar el jardín y la casa, sería uno de esos lugares a los que volvería con la cámara una y otra vez. Yo también me pregunto cómo se pueden proteger estos espacios de su total desaparición.

      Responder
  5. Nicolás

    Me rechifla el molino de esta preciosa finca. Hay ocasiones, como esta, en la que las construcciones anexas ganan en atractivo a las principales . El molino está como para llevárselo metido en el bolsillo.

    Preciosas , también , están todas las fotos que hacen que esta ruina de jardín parezca que quisieran volver a revivir con ese aire de melancolía y romanticismo que lo invade cada metro cuadrado .

    Viendo esa curiosa foto antigua , del jardín en su apogeo ,me hace pensar que los propietarios de esta casa probablemente tuvieron oportunidad de conocer el excepcional » Parque del Pasatiempo»en la localidad gallega de Betanzos. Un lugar, sin duda, excepcional y de origen netamente indiano . Que si bien ahora se encuentra en un lamentable estado de olvido tuvo un pasado glorioso.

    SALUDOS

    Responder
    • Alejandro Braña

      Nicolás, no conozco ese jardín que mencionas, pero podría decir que todos los jardines descuidados o abandonados se parecen entre si. A las casas de indianos les acompañan muchos jardines olvidados. Éste es particular porque se ve un empeño de su antiguo propietario por crear un mundo interior, o mejor un espacio ajeno al mundo. Admiro ese empeño y comparto tu entusiasmo por el molino.

      Responder
  6. Mariam

    Aunque comento poco (o nada), continuo entrando a ver todas estas cosas tan chulas que cuelgas y tus fotos, siempre fantasticas. Me encantó este ultimo reportaje, Alejandro. Y viene a demostrar que algunos indianos tenian ideas bastante extravagantes.
    Una curiosidad…antiguamente como se llenaria el estanque? Tabien solo con agua de lluvia o una traida desde el rio?
    Un abrazo

    Responder
    • Alejandro Braña

      Mariam, qué alegría! Gracias por seguir visitando el blog. Antiguamente desde luego se canalizaba desde el río hacia el molino y el estanque. Éste último servía de ayuda cuando el molino no tenía suficiente caudal. Ahora el molino no se usa y creo que está cerrada la presa que dejaba pasar el agua. Cuando llueve fuerte el estanque se llena. Recuerdo haberlo visto así alguna vez y cambia totalmente la sensación del jardín, te acerca a la idea original, lo llena de reflejos y la pérgola es como el puente de un barco. Un abrazo.

      Responder
  7. Roberto

    Hola. Muy buen reportaje, excelentes fotos y gran narrativa. Te felicito por éste y todos tus trabajos..

    Responder
    • Alejandro Braña

      Muchas gracias Roberto.

      Responder
  8. José Antonio

    Precioso, según vi la primera foto pensé que habías estado en las ruinas de la fábrica de explosivos de
    Lugones, que seguro que muchos conocemos. Cerca de la entrada, bajo unos enormes cedros, hay un par de bancos azulejados parecidos al primero del reportaje.

    Responder
  9. Elvira

    Una preciosidad de casa indiana y reportaje, como todo lo que Usted hace. No sé si es posible visitar el jardín.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Elvira, el jardín se puede visitar desde fuera y se ve bastante bien. Si coincide que estén en la casa, pasan temporadas, puede usted preguntar si le permiten verlo. Merece la pena.

      Responder
  10. Rakel

    Las fotos maravillosas, como siempre!
    Gracias por abrirnos esta ventanita.
    Muxus

    Responder
    • Alejandro Braña

      Rakel, gracias por seguirlo. Un abrazo.

      Responder
  11. M. Lucía

    Creo ver intención de recuperar los diferentes mosaicos.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Lucía, no sabría decirte si están haciendo algo para restaurarlo.

      Responder
  12. Carlos Suárez

    Una pena que esta preciosidad esté tan desangelada, no le vendría mal una mano que la cuidase un poco. Gracias por tu reportaje que nos enseña mucho.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Carlos, hay muchas cosas delicadas en este jardín, y supongo que es muy costoso mantenerlo impecable. Solamente el estanque debe de ser muy complicado. Yo lo fotografié cuando estaba seco, ahora solo se llena de forma natural, cuando llueve mucho y dura lo que dura.Además hay mucha vegetación invasora que está dañando el fondo del estanque.

      Responder
  13. Mari Gel

    Resumo: In love con el reportaje y las fotos!!!

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Mari Gel.

      Responder
  14. José (Grado)

    Ángel Toraño Pérez, también también se interesó por el negocio de la minería, registrando por lo menos una mina de hulla, para este negocio a veces tenía un apoderado de Sevares, Eduardo Álvarez Fernández.
    Aunque falleció lejos de su casa de Villamayor, en La Habana el 25/06/1928

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias José. No recuerdo quién exactamente, pero hubo varios indianos tentados por el negocio de la minería a su vuelta de América. Alguno de ellos, como varios que emigraron a Chile, ya tenían experiencia en ese sector adquirida por allá.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para siempre en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER