Y UN BARCO PARA NAVEGAR

In Indianos by Alejandro Braña18 Comments

Y ahora estoy seguro de que doña Socorro pudo disfrutar de los encantos de la Ría desde su habitación, que pudo ver infinidad de atardeceres apagarse en el agua.

Y puedo intuir que eligió construir su chalé en esa atalaya de Figueras (Castropol) para ser dueña de esas vistas. Es más, si me pongo tonto puedo incluso pensar que esos paisajes deslumbrantes le traían recuerdos de su juventud en el Río de la Plata.

Y digo esto porque doña Socorro mandó traer su propio barco desde Argentina hasta Figueras para navegar por la Ría del Eo en las tardes de estío.

Y yo he localizado ese barco, que ahora está en dique seco, y hay tantas cosas sobre usted en este blog, doña Socorro, que algún día acabaré por tutearla.

Comments

  1. Me encanta… Hace poco que he descubierto su blog y cada entrada la disfruto más. Las fotos son preciosas y las historias, de película. También he empezado a escribir un blog y no me puedo resistir a incluir alguna de sus fotos (por supuesto, siempre mencionando el autor, faltaría más). Si le molesta o no quiere que sus fotos aparezcan en otro lugar que no sea aquí, lo entenderé perfectamente, y no tiene más que decírmelo. Muchas gracias por este blog, en el que aprendo tanto. Saludos

    1. Gracias Vanessa por visitar asturiaspordescubrir y te animo a que sigas participando. No tengo inconveniente en que reproduzcas algunas fotos en tu blog, pero te agradezco que cites la procedencia. Un saludo.

  2. Las cosas que aparecen sobre esta señora son de lo más variado, de lo más curioso y de lo más interesante. Me imagino que ese barco daría unas buenas horas de diversión ya que la vida en Castropol no sería ni por asomo la mitad de interesante que en Madrid. Creo que doña Socorro es ya es una íntima amiga tuya, poco le queda que contarte (espero que no jaja). Un saludo!

    1. Nunca se sabe, David. Las vidas, casas, e historias de los indianos dan para mucho, y todo por supuesto dentro de un “marco incomparable” jaja.

  3. Aunque como todo el mundo sabe yo soy mas oriental que occidental, hay que reconocer que el entorno de la ria del Eo es espectacular, y Castropol tiene una fotogenia y una estética que casi roza la perfección. Si me tuviera que quedar con algun sitio de esa zona, escogeria sin dudar Ribadeo. Me parece tan señorial, tan adecuada para pasear tranquilamente, sin prisa, sobre todo en otoño, despues de la avalancha veraniega, con sus casonas, sus calles empinadas bajando hacia el puerto, la silueta del Puente de los Santos como si fuera un arco de bienvenida de entrada a la ria…se nota que me gusta mucho…No seria un mal sitio para retirarse a hacer vida contemplativa, no. Estuve hace 15 dias y no me apetecia nada marcharme, a pesar del tiempo de los demonios que pillé.
    En cuanto a la barca de Doña Socorro , supongo que de aquella todas estas familias con casa cercana al mar tendrian alguna más o menos grande.Es como ahora hacen los pudientes, su yatecito en Ibiza, Mallorca o Marbella, un signo más de distinción, vaya. En villa Excelsior habia una lancha en el garaje pegado a la casa del guardés, sale en el video de presentación del blog de Zanobbi.
    Y cambiando de tema, amainará de una vez este cansiiiiiino temporal de viento y agua que tenemos? hoy me han volado del tejado de mi casa como 10 o 12 tejas, si es que no gano pa sobresaltos!!!!
    Un besazo.

    1. No es por nada Mariam, pero yo me quedo con la orilla asturiana de la Ría del Eo, tiene todos los atractivos, con Figueras, Castropol, y algún otro lugar más recóndito. Besos.

  4. Supongo que el mar estaría presente de por vida en el indiano, primero el gran viaje de aventura hacia lo desconocido y luego, el regreso. Así qué un barquito para navegar por los mares de su tierra, sería todo un recuerdo de la gran aventura vivida. Recuerdo la barca de Villa Excelsior, seguro que se deteriora día a día.

    1. Alberto, en el caso de doña Socorro aún más. Su marido estuvo vinculado a negocios de barcos.

  5. Me resulta un poco extraño el repatriar esa embarcación, creo que sería muy costoso en su día y ella seguro que se podía permitir comprar algo similar aquí.., aunque creo que nunca sabremos las verdaderas razones. Saludos a todos y muy guapas las fotos.

    1. Ramón, a mí también me extraño en su día. Dejando a un lado posibles razones sentimentales, la persona que ahora custodia la barca conoce muy bien su historia y está comprobado que la trajeron desde Buenos Aires unos años después del regreso definitivo de doña Socorro a España.

  6. No me extraña que doña Socorro eligiera ese lugar para edificar su casa, porque sin duda es un privilegio asomarse al balcon, y tener ante ti esa panoramica con la hermosa ria casi a sus pies. Me imagino que en su día traer la barca desde Argentina costaría un buen dinero, pero; ¿que suponia eso, comparado con el placer de surcar esa maravillosa ria del Eo? Adoro Castropol, sus alrededores, y por supuesto, prefiero la orilla asturiana, aunque me gusta mucho Ribadeo y casi todos los veranos voy a dar una vuelta., pero Castropol, igual que Luarca, me tiene robado el corazon ¿lo he dicho alguna vez? ja,j,aja. ¿Puedo pedirte un favor Alejandro? Me encanta esa fotografia nocturna con Castropol al fondo de la ria, y si no es molestia, te agradecería que me la enviases a mi correo, para ponerla como salvapantalla. En otro orden de cosas: sigo sin recibir los boletines despues del que me enviaste manual.Un saludo.

    1. Mª Luisa, ¿te refieres a la que se ve un islote con árboles en primer plano? Creo que es esa, y te la mando en cuanto me lo confirmes. Sobre el boletín, estoy un poco atascado y no he mandado nada últimamente. Espero retomarlo en breve. Un saludo.

  7. Si. Me refiero a esa. Es la octava, y se ve Castropol al fondo con las luces de las casas encendidas.. Es una verdadera belleza.. Muchas gracias.

  8. Cómo nos gustaría regresar un siglo atrás y ver a Doña Socorro en su embarcación atravesando la ría del Eo. Me lo estoy imaginando…!!! Se me viene a la memoria Katharine Hepburn en “La Reina de África “. Sin duda sería la nota de glamour del momento y del lugar. Para empezar el barco es precioso. Sencillo, pero con encanto . Probablemente fuera una mujer que diera mucho que hablar: joven, viuda, rica, con palacete modernista, barco de paseo, … Muy distinguida, sin duda alguna.
    SALUDOS

    1. Nicolás, yo también me lo imagino igual que tú. Sus llegadas a Figueras para pasar el verano, en compañía de sus 5 hijas en edad de merecer, tenía que ser todo un acontecimiento en la comarca, de la que daban cuenta los periódicos

  9. Efectivamente, esta zona tiene un encanto especial. Castropol, Figueras, la ría, Ribadeo, un poco más allá la playa de las Catedrales… todo invita a pasear tranquilamente y a la contemplación…a una vida relajada y señorial…como respirar otra época…Por cierto Alejandro, últimamente te veo una vena poética muy acusada…”ver infinidad de atardeceres apagarse en el agua”…me encanta como suena…

    1. Jajaja, Lena, tienes razón, he tenido un par de entradas en el blog un poco poéticas. Será febrero con su indecisión, o esta parte del Occidente que me llega mucho.

Leave a Comment