Seleccionar página

UNA ESCUELA EN RIBERAS

Es sorprendente ver la cantidad de nuevas escuelas que fueron financiadas íntegramente por indianos en aquellos años.

Sus promotores tenían la firme intención de que la siguiente generación de emigrantes marchara más preparada, con nociones de aquellas materias que los indianos consideraban imprescindibles para tener éxito en América. Pero también, y sobre todo, para evitarles gran parte de las penurias que ellos habían sufrido.

La escuela de Riberas de Pravia, concejo de Soto del Barco, es un interesante ejemplo que completa todo lo que hemos visto del pueblo. El proyecto fue encargado al arquitecto Enrique Rodríguez Bustelo, del que te hablaré aquí pronto porque hizo varios notables chalés para indianos.

La escuela se inauguró el 25 de Agosto de 1921 y tuvo un coste total de 160.000 pesetas. Una placa a la entrada recuerda a su benefactor, Marcelino González.

El edificio lo forman dos alas perpendiculares: una albergaba la vivienda del maestro, con dos alturas y buhardilla, y la otra el aula con grandes ventanas y un pórtico sobre columnas.

En un libro (que cito al final) el nieto del indiano recordaba: D. Marcelino acudió con frecuencia a vigilar la construcción. Llegaba con su hija Finita o con Marcelino y Julio, que con sus pocos años viajaban encantados en el Panhard-levasor de su padre, de conducción exterior […].Iba Marcelino vestido con una levita gris y su inevitable corbatín negro bajo el cuello duro, se cubría con un canotier y se ayudaba con un bastón de puño de hueso.”

Tenía entonces 75 años. Pero hay otra persona, Benito Castrillo Sagredo, que le recuerda con 90 años: «Hay hombres representativos a los que trataremos de cuerpo entero, y este es uno de ellos. Nació D. Marcelino en Ucedo, Aviles, de familia humilde, y a los 14 años emigró a Cuba, ejercitándose como dependiente de almacén, donde pasó muchos trabajos y privaciones. Aun hoy a los 90 años se estremece al hablar de aquella época de su vida. Merced a su laboriosidad, se le admitió como dependiente socio de la misma casa. En este ascenso le sorprenden las guerras coloniales e ingresó como voluntario en la 7ª Compañía del 6º Batallón de Cazadores, demostrando su pericia y valor. Con el esfuerzo diario y su tesón para la lucha se redimió económicamente, y desde miembro de la Lonja de la Habana llegó a presidente de la misma entidad»

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

“Marcelino González García (Vida de lucha y triunfo de un asturiano en la Habana)”. Juan Gomez y González De la Buelga. 1998

“El aporte de los Indianos a la instrucción pública a la Beneficencia y al progreso en general de España y su historia” hecho en LA PRENSA de Buenos Aires por Benito Castrillo Sagredo. 1926

15 Comentarios

  1. Angel Suarez

    Yo me refiero a la vivienda. La escuela, por lo que vi en las fotos parece estar en uso y como estaba antes… pero la casa no. Y es una pena porque es buena casa y muy bonita. Tres habitaciones arriba y lo que ahora se llama “ loft”, y un baño arriba.
    Abajo ala y comedor, cocina de buen tamaño, medí baño , y un espacio estupendo an la caja de la escalera.
    Agradezco muchísimo que alguien haya notado el edificio y lo publique. Hay muchas cosas bonitas en Asturias que la gente no conoce.
    Me parece que estáis haciendo un trabajo genial!!!

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Ángel, ahora ya lo entiendo. La escuela entonces sigue en uso para los niños de la zona. Sin embargo, es una pena que no encuentren un buen uso para la vivienda. Me parece un edificio muy interesante.

      Responder
  2. Angel Suarez

    Yo viví en esa escuela durante 10 años o así. Mi padre hizo que la arreglasen por dentro, añadió el baño arriba, pues solo tenía medio daño abajo. E hizo que cortasen el tejado y poner la ira lira translúcida pues a pesar de los ventanales, la escuela eraiscurisima.
    La es preciosa, pero según unas fotos recientes, está completamente abandonada y es una pena.
    Angel

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Ángel, ahora me despista su comentario. Recordaba la escuela en uso como tal, se veían un aula en perfecto estado, etc. No parecía abandonada en absoluto aunque es cierto que hace un par de años que no paso por ahí.

      Responder
    • Alejandro Braña

      Ángel, yo la recordaba en uso, se veía un aula desde la calle, libros, pupitres, etc. Hace un par de años que no paso por allí y es una pena que, como comenta, esté abandonada. Tenía buenos ventanales, al menos en la planta baja. No dudo de usted pero es como si habláramos de escuelas diferentes…

      Responder
  3. Lena

    Desde que vi un reportaje en la televisión local sobre estos jardines es una visita que no quiero dejar de hacer. El enlace de Ana está muy bien explicado y es muy ilustrativo. Yo creo que estos jardines tan amplios y con tal variedad de especies, como dice ella, ofrece una oportunidad muy interesante para tu cámara, Alejandro. Espero poder verlo aquí a través de tus ojos (aunque haga esa visita en persona).

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Lena, me gustará acercarme a verlo y a hacer alguna foto. Tengo un libro que hicieron los propietarios del jardín, titulado «Nuestro Jardín en Asturias», un recorrido muy detallado que da idea de la magnitud de lo que han creado. Muy recomendable.

      Responder
  4. Lena

    Realmente se trata de una «obra bien hecha», como deja apuntado Martín. Tanto por los materiales como por el diseño pero sobretodo es una buena obra por su fin altruista, el proporcionar a quienes lo necesitan, las herramientas necesarias para defenderse en la vida. Hay un dicho (que no recuerdo exactamente como es): cuando alguien tiene hambre, no le des un pez, mejor le enseñas a pescar…Que mejor manera de invertir tu fortuna que en ayudar a los demás y si son conocidos, de tu pueblo, mejor. Me parece muy bonita la 4ª fotografía (la inmediatamente anterior al coche antiguo).

    Responder
    • Alejandro

      Es una gran escuela, con la solidez del estilo montañés que parece especialmente apropiado para este clima, y la está llevando camino de los 100 años en buen estado.

      Responder
  5. Ana

    Hola:

    Disculpad que mi comentario no tenga relación con la entrada (excelente por cierto). Hace muy poco que me enteré de la existencia de los Jardines de la Fonte Baixa (también conocidos como jardines de Panrico) en Luarca. Por las fotografías y comentarios que he leído parecen espectacualres (y visitables) y me preguntaba si los conoceríais porque no recuerdo referencias en el blog (corregidme si me equivoco). Parece un lugar apropiado para que nuestrol anfitrión haga maravillas con la cámara.

    Saludos cordiales,

    Ana

    Responder
    • Alejandro

      Así es Ana, parece un lugar muy interesante y especial por las referencias que tengo. Es una visita pendiente que seguro trataré de reflejar en el blog. Creo que se puede pedir cita con antelación y que hay un guía del lugar. Espero visitarlo…, y contarlo. Gracias.

      Responder
  6. Martín

    La verdad que todas las casas de Bustelo llaman la atención por la «obra bien hecha». Además del buen diseño están los buenos materiales, el gusto por todas partes, la elegancia… ¿Sigue siendo escuela en la actualidad? ¡Gracias!

    Responder
    • Alejandro

      Efectivamente Martín, la escuela está en buen uso. Tiene un aula de unos 100 metros cuadrados (según el proyecto), con ventanales grandes a ambos lados, lo que la hace luminosa y ventilada. Rodríguez Bustelo pasó más desapercibido como «arquitecto de indianos», pero tiene como sabes unas cuantas obras muy interesantes en el Oriente que me gustaría destacar. Saludos.

      Responder
  7. Juan

    ¡Gracias, Alejandro! esta vez de una manera muy especial. Tras una anhelante espera, no me has decepcionado. Escuelas e indianos: un valioso maridaje al que ¡ay! a veces no se presta la atención que merece.
    No es tu caso, y por eso me siento emocionadamente reconfortado.
    Un abrazo desde una tierra vecina también pródiga en indianos benefactores de escuelas.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Juan, sé que este tema te llega de manera especial. Me gustaría seguir prestando atención a las escuelas, ejemplos como este lo merecen. Un abrazo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER