Seleccionar página

CINCO SALONES PARA VIAJAR EN EL TIEMPO

CINCO SALONES PARA VIAJAR EN EL TIEMPO

Es esa sensación…,la del tiempo detenido y el aire denso en estos salones de casas de indianos.

Como si estuvieran cargados de recuerdos e imágenes que no han podido abandonar la estancia.


CINCO SALONES DE CASAS DE INDIANOS

Después de cuatro años de hacer reportajes para el libro “Un Viaje en el Tiempo” me queda ese recuerdo de entrar como pisando huevos en todas estas habitaciones.

Cruje el suelo de madera bajo los pies, lo que acentúa la sensación de fragilidad, de que todo es delicado.

Cualquier cosa podría romperse a mi paso tras cien años de resistir el desgaste del tiempo y los avatares de las familias que los habitaron.


Villa Isabel

Está en La Ferrería, un paraje poco conocido del concejo de Soto del Barco. Aunque su exterior no llame la atención, por dentro es una joya, repleta de pinturas y muebles de época.

Salón de Villa Isabel, casa de indianos en La Ferrería, Soto del Barco

García de la Noceda

Su fachada pasa algo desapercibida por dos grandes magnolias que cubren su fachada. Está situada a las afueras de Pravia.

Otro de los salones de casas de indianos, en el chalé de García de la Noceda en Pravia

El Capitolio

Una de las casas de indianos más grandes. Situada en Grado, sufrió distintos avatares durante la guerra civil y ha tenido varios propietarios, todos ellos indianos.

Salón de El Capitolio, casa de indianos de Grado, Asturias

Villa Santa Julita (salón de baile)

Situada en Castañera, a las afueras de Grado. Su inusual aspecto exterior se debe a que fue concebida inicialmente como asilo de ancianos por el indiano que la mandó construir.

Salón de Baile de Villa Santa Julita, casa de indianos en Grado

Casona de Iñigo Noriega

Situada en Colombres, concejo de Ribadedeva. Es una de las casas de indianos más antiguas, se construyó en 1877.

Uno de los salones de Casas de Indianos, el de Íñigo Noriega en Colombres

¿Con cuál de estos salones te quedas, alguna preferencia?

8 Comentarios

  1. Patricia Serna

    Me encanta este blog. Saludos desde nuestro programa de radio de la RPA La Buena Tarde.

    Responder
    • alejandro

      Gracias Patricia, ha sido un placer participar en vuestro programa. Espero que te asomes por aquí de vez en cuando. Un saludo.

      Responder
  2. alejandro

    Hola de nuevo, David. Si, las galerías de madera están a punto de derrumbarse. Los interiores se conservan tal cual, incluso con la sala de billar y unas pinturas de techos increíbles, como pudiste ver en el libro. En estas casas lo primero que se reforma es la cocina (no he visto ninguna conservada) y a veces los baños. La casa está un poco dejada, por falta de mantenimiento, pero es un tesoro. Con respecto a La Casa de la Torre de Somao me gustaría decirte algo, pero no me permitieron hacer fotos. Mi lista de casas iba más allá de lo que ves en el libro, pero hubo algunas negativas rotundas a dejarme fotografiar. Dicen los rumores que la herencia se dividió entre dos hermanos. Uno se quedó con la casa y el otro se llevó todo lo que había dentro, con lo que ahora habría perdido su aspecto original. La casa está muy bien conservada y los dueños van a menudo. Gracias por participar.

    Responder
  3. David Franqueira

    ¿Y el resto de estancias también las conserva? La última vez que pasé por allí, las galerías estaban muy deterioradas y cuando le enseñé las fotos del libro a mi madre se quedó anonada literalmente,es una sorpresa.

    Esto ya es por curiosidad, bueno como todo, pero tengo entendido que la Casa de la Torre de Somao se conserva también como en sus primeros años ya que sus dueños la usaban como residencia vacacional. Sin embargo no hay fotos de sus interiores y en el libro aparece el exerior y la verdad que me intriga bastante..jaja.

    Responder
  4. alejandro

    Gracias David. Es cierto, el exterior de Villa Isabel es muy austero, sin ningún atractivo. No estaba en mi lista de casas a fotografiar para el libro. Por casualidad, haciendo fotos en otra casa en Malleza, una señora me insistió en que debería ver Villa Isabel, y tenía razón. La casa es mucho más lúgubre de lo que parece en la foto, pero se conserva congelada en el tiempo.

    Responder
  5. David Franqueira

    Yo me quedaría con el de Villa Isabel, por el hecho de que al ver la casa por el exterior es difícil imaginar la riqueza de sus interiores. Si fuese por la belleza, no podría decidirme.

    La verdad que es fascinante que después de casi un siglo puedas entrar en esos salones y poder verlos como algún día los vieron sus dueños.

    ¡Gracias por compartirlo con nosotros Alejandro!

    Responder
  6. alejandro

    Gracias José Miguel por participar. Me contaron que en una de estas casas el artesano que realizó las pinturas de los techos y paredes vivió 2 años en la casa para completar su trabajo y llegó a ser casi parte de la familia.

    Responder
  7. José Miguel

    No me extraña que haya que entrar «pisando huevos», porque es como si al entrar no se quisiera interrumpir la Música que se escucha en estos salones, aunque sea la Música del silencio o del crujir de las maderas. ¡Qué belleza!… que nos hace reflexionar en la vulgaridad de la mayoría de los interiores hipermodernos de esta época de hiperconsumo y «usa y tira», que han olvidado las manos humanas, de los artesanos que confeccionan tanta belleza duradera, trasmutándolas en máquinas industriales, y sus productos, esas piezas caducas, planas, frías al tacto y en las que la luz queda atrapada en el más oscuro de los sentidos.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER