Seleccionar página

MOROS Y CRISTIANOS

MOROS Y CRISTIANOS

Así llaman popularmente a estas dos casas de indianos tan peculiares, no sé si fruto del desconcierto o de la sorna.

Los hermanos Enrique y José Ramón González encargaron a Manuel del Busto estas dos casas en fincas contiguas. En 1932, año en que fueron terminadas, las grandes obras para indianos a las que nos tiene acostumbrados este arquitecto, ya no eran viables. Los clientes buscaban obras singulares pero mucho más modestas en coste y envergadura.

La vivienda para Enrique González (Cristianos), está más modificada por dentro, pero conserva las dos estancias comunicadas del salón y el comedor.

El chalé para José Ramón González (Moros), me resulta el más peculiar de los dos: por la superposición de volúmenes, la distribución de ventanas, incluida una en forma de estrella que pertenece al baño, y los arcos de la entrada que recuerdan al prerrománico.

El interior es también muy interesante, con motivos y muebles diseñados ex profeso por el arquitecto.

Ambas casas están situadas a pie de carretera, en El Prestín, concejo de Parres, en la recta que termina en el Puente Romano de Cangas de Onís.

moros-y-cristianos-8dee8f

moros-y-cristianos-d284e6

moros-y-cristianos-d5c2df

moros-y-cristianos-ee3132

moros-y-cristianos-ff26dc

moros-y-cristianos-7d1ee4

18 Comentarios

  1. Isabel

    Realmente son unas casas fuera de lugar y muy caprichosas, pero cuanto mas las repaso, mas les cojo el gusto. Y siempre admirable la iniciativa y decision de construirlas.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Isabel, yo creo que este tipo de casas tan singulares sólo las puede hacer un arquitecto ya consagrado, al que sus clientes les permiten ciertas libertades en virtud de su fama. Yo me he ido acostumbrando a ellas y ahora ya me gustan. Hay amores que llevan su tiempo.

      Responder
  2. David

    Me uno a los votos de «Moros», aunque creo que un tratamiento cromático más variado, «Cristianos» ganaría exteriormente jaja. Siempre que voy a cangas, me quedo pasmado ante ellas.

    Sin embargo el interior tan art decó de Moros es sencillamente expléndido. Estas dos casas son las más modernas de todo nuestro catálogo. ¿no?

    Responder
    • Alejandro

      David, si te refieres a modernas por la fecha de construcción, hasta ahora son las más tardías. Pronto veremos algunas casas posteriores a la Guerra Civil

      Responder
  3. Mª Luisa

    A mi no me gustan ninguna de las dos; si los miradores de ambas, y el mobiliario de moros, sobre todo la mesa de despacho con esas patas tan originales, los cabezales de las camas y ese baño bicolor que ya habias puesto en una de tus entradas. Mencion aparte merece la ventana en forma de estrella que es preciosa.Un saludo.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Mª Luisa, parece que somos más los que nos gusta «Moros», sobre todo por su interior tan diferente. Un saludo.

      Responder
  4. Mariam

    Pues yo puedo decir ambas cosas, que me gustan, pero que tambien me parecen, si no excentricas, al menos «originales». Y lo pongo entre comillas porque, es curioso, me pasa exactamente igual que a Nicolás, que me parecen casas de juguete, de comic (quien era el que luchaba contra los sarracenos, El Jabato o el Capitán Trueno? es a lo que me recuerdan); pues eso, que las veo muy, muy a menudo, sobre todo en verano, y que cien veces que paso por delante, cien veces paso ganas de llamar a la puerta para verlas por dentro, sobre todo Moros, que aunque da la sensación de estar un pelín peor conservada que Cristianos, me llama la atención sobre todo por ese baño tan kirsch. Yo no me lo pondria nunca en casa, pero reconozco que me llama muchisimo la atención. Y lo que me vuelve loca es la mesa de escritorio, esta sí que me la llevaba conmigo ya.
    Y sí, Alejandro, hay cantidad de turistas que se quedan mirando las edificaciones embobados. Estoy segura que es una imagen que se llevan en las cámaras de fotos junto a la del Puente Romano.
    Tengo muchas ganas de ver tu nuevo libro, como va la «cocción»?

    Responder
    • Alejandro

      Mariam, te aseguro que lo del baño, en vivo y en directo, es como para despertar de golpe si uno se acaba de levantar…, tiene mucho encanto. El libro va «a fuego lento». Espero mostraros una primicia en el boletín para suscriptores de este mes. No hay fecha de salida todavía (siempre me puede el optimismo a la hora de calcular), pero no falta mucho. Gracias por preguntar. Un abrazo.

      Responder
  5. Martín

    A mí, si me dieran a elegir, me gustaría vivir en «Moros», la veo más exótica, romántica… jejeje.

    Responder
    • Alejandro

      Yo también, solo por la impresión de levantarme cada día y ver ese baño!.

      Responder
  6. Nicolás

    Recuerdo cómo , de bien pequeño, me asomaba por la ventanilla del coche de mi padre cada vez que pasabamos delante de estas dos casas cuando íbamos a ver a su familia de Cangas. Yo siempre quería que fuera despacio para poder verlas bien, pero no le debían interesar demasiado y no me hacía caso. Así que y me quedaba con mi eterna duda: ¿serán casas donde viva gente normal o serían quizás de mentirijillas, y sólo sirven para jugar los niños? .
    Hoy es el día que paso y las sigo mirando como si formaran parte de un decorado escenográfico. Tengo la sensación de que lo que veo no es de piedra y ladrillo ,sino de cartón y que, si llueve mucho ,se van a deshacer. Aun no se si me gustan o no. Depende del día, creo. En cualquier caso no dejo de reconocer la valía del arquitecto de haber creado este juego de «fantasía dual» en estos chalets. SALUDOS

    Responder
    • Alejandro

      Nicolás, es un recuerdo muy bonito. Yo puedo decir que tampoco sé todavía si estas dos casas me gustan o si me parecen una excentricidad. Un saludo.

      Responder
  7. mamen

    GRACIAS por tus maravillosas fotos,por tus comentarios,por tus conocimientos,por compartirlos con nosotros,por tu exquisita sensibilidad que hace que me emocione,me conmueva,me sienta con melancolia y siempre …¡siempre! me interese y quiera seguir conociendo todo ese mundo y esa cultura que me era tan ajena.A pesar de estar tan lejos,en todos los sentidos,y gracias a tu esfuerzo y dedicacion,siento esos mundos,esa tierra, esas gentes,ESE AYER tan cercano.
    MUCHAS GRACIAS.

    Responder
    • Alejandro

      Mamen, te estoy muy agradecido. Esto del blog es una labor solitaria y de constancia, por eso es muy gratificante contar con vuestra participación en los comentarios. Nos queda mucho por ver y hablar así que espero que sigas disfrutando y que te asomes aquí cuando te apetezca. Un saludo y gracias.

      Responder
  8. Ramón

    ¡ Vaya parejina ! imposible no fijarse en ellos al pasar por el lugar, me gustan ambos y tienen unas dimensiones que me encantan. Esa ventana de baño es espectacular. Saluditos.

    Responder
    • Alejandro

      Aún hoy, a la gente le resultan muy extrañas estas casas, he sido testigo varias veces. Saludos.

      Responder
  9. Martín

    Muy interesantes estas dos casas, como conjunto (una moneda de dos caras) y como mezcla singular de distintos elementos. Me llama la atención cómo Manuel del Busto supo evolucionar tan bien y adaptarse en todo momento a las corrientes de vanguardia. Los arcos ojivales de «Cristianos» me recuerdan a los palacios venecianos. El interior de «Moros» es super moderno en contraste con sus fachadas. Esos muebles Art-decó casi prefiguran el mobiliario nórdico de los años 50. Gracias por tus maravillosas fotos!!

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Martín y bienvenido al blog. La carrera de Manuel del Busto se extiende a lo largo de 60 años, apoyada por la colaboración con su hijo cuando ya le flaqueaban las fuerzas. Esos años fueron vertiginosos para la evolución de la arquitectura y del Busto nunca se quedó atras. Debio de ser muy interesante también la relación que estableció con sus clientes, en especial los indianos.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER