Seleccionar página

LA CASA EN EL LLANO

LA CASA EN EL LLANO

Al pasar  el pueblo de Oviñana (Cudillero), el campo -completamente plano- se estrecha bruscamente en dirección a la punta del Cabo Vidío.

Es un enclave inesperado, casi inhóspito, para una casa de indianos de aspecto tan refinado. Alrededor -cada vez más dispersas- hay pequeñas casas encaladas, con diminutas ventanas pensadas para esquivar la brisa que con mucha frecuencia se convierte en viento que azota desde el mar.

Al acercarse a la Casa Cañeiro, llama la atención que no hay muros ni verjas que delimiten la propiedad. La carretera que discurre hacia el Faro roza la esquina de la casa y me hace dudar sobre cuál de las dos estaba primero.

_AFB2464

_AFB2468

La carretera, de existir, seguramente no era más que un estrecho camino de tierra,  pero sí sabemos que la Casa Cañeiro se construyó entre 1915-1920, porque sus dueños recuerdan que un hijo del indiano enriquecido en México había nacido en ella -recién terminada- a comienzos de 1920.

_AFB2472

_AFB1633

Al final del camino, junto al Faro, hay una espléndida panorámica de la costa asturiana en dirección a Occidente.

9 Comentarios

  1. ricardo miranda

    Hola Alejandro.
    Hace un tiempo te escribí preguntándote por esta casa. Tuve oportunidad luego de visitar Oviñana y verla. Desgraciadamente sólo por fuera. Desconocía su nombre, vendrá de María Miranda, la cañera. Algo más se sobre la familia, mi rama hace varias generaciones que está en Argentina, pero eran de San Pedro de la Ribera.
    Pude comprar en Oviedo tu libro sobre interiores de casas de indianos, una maravilla.
    Un abrazo,
    Ricardo

    Responder
  2. Paloma

    Estuve hace unos meses en esa casa. Al ir caminando hacia el faro, y encontrarnos con Casa Cañeiro y su elegancia nos acercamos, demasiado quizás 😉 y al vernos mirando, salió el nieto de la hoy propietaria. Un chaval muy simpático que nos dejó entrar a mi hermana y a mí hasta el vestíbulo, donde estuvimos charlando con él y con su madre (la hija de la propietaria).

    Les hablamos del blog, así que si nos leen, a ver si pueden aportarnos algo, que seguro que será de interés.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Paloma, recuerdo que Lena me escribió un correo al respecto de esta casa. Yo la había visto pero no le hice fotos hasta este verano. Cuando fui sólo estaba la señora mayor y no supo darme mucha información sobre la casa. Seguramente volveré a pasar, el interior tiene que ser interesante.

      Responder
  3. Nicolás

    Me gusta hasta la denominación de casa y no de casona pues , pese a la imponente fachada de adornos y aparente grandilocuencia , no deja de ser eso » una casa» de proporciones humanas que , además , al no tener muro ni valla de separación , hace que parezca más sencilla y cercana . Lo cierto es que es pura fachada : su parte trasera , la que mira abiertamente al mar, está ausente de cualquier ornamentación . Los laterales son muy estrechos en relación al frente y les sucede lo mismo que a la trasera. Incluso la total decoloración de sus paredes parece perdonarsele. Es la casa de la «serena belleza » ( a pesar de esos antiestéticos y molestos cables de luz ) . Su minúsculo jardín parece el único parapeto con el resto del mundo.
    La adoro desde el minuto uno. No sé si es por su delicado estilo afrancesado, por esa valentía – casi desfachatez- de estar en medio de la nada o por ese aire de melancolía que desprende .

    Oviñana es siempre merecida excusa para visitar . Una parada en «Cai Milio » ( la tienda bar de orígen indiano) es obligatoria. Llegar a Cabo Vidio para contemplar la costa interminable no tiene precio. Y , si se tiene humor, bajar poco a poco a la playa de Vallina y descubrir su precioso molino de mar . Todo un lujo para los sentidos.

    SALUDOS

    Responder
    • Alejandro Braña

      Nicolás, gracias por las notas turísticas de la zona, merece mucho la pena extender la visita. El molino a pie de playa es una belleza…En otro orden de cosas, los cables y los postes son la pesadilla de un fotógrafo, te confieso que esta vez no tuve el humor de ponerme a retocarlos, están por todas partes. Saludos

      Responder
  4. Elena

    Preciosa casa y preciosas fotos. Siempre he fantaseado con verla por dentro.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Yo también, Elena. De momento no ha podido ser.

      Responder
  5. José (Grado - Asturias)

    Supongo que al lado estaría la huerta del cañeiro, donde se jugaba al fútbol el día de la fiesta. De Oviñana era su madre María, de la que le viene el mote ya que la llamaban la Cañera.

    Responder
    • Alejandro Braña

      No tengo datos sobre la familia. Hablé con la propietaria pero no supo decirme mucho. La casa llama mucho la atención en ese lugar.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER