Seleccionar página

HASTA EL FONDO, POR ESA PUERTA

HASTA EL FONDO, POR ESA PUERTA

No fue difícil elegir, hay tanta historia y belleza detrás de esas puertas.

Por eso no me llevó mucho tiempo escoger las fotos para ilustrar el reportaje que, sobre el Tomo II de Palacios Rurales de Asturias, publicó el pasado domingo el periódico La Nueva España. Aprovecho la ocasión para mostrarte hoy algunas de ellas y empezar el año entrando hasta el fondo, por esa puerta.

Esta foto resume muy bien el ambiente dentro del Palacio de La Cortina (Vidiago, Llanes): cálido, acogedor, con luz muy tenue incluso a pleno día, y una sensación de sosiego.

El Castillo de Priorio es muy espectacular (es un castillo y no abundan por aquí), pero el jardín te transporta a otro lugar. Aquel primer día de fotos, con la niebla rodeando el campo, tal parecía la campiña inglesa. La figura en bronce es del revolucionario francés Georges-Jacques Danton, indicando el camino hacia el castillo.

Mientras hacía tiempo esperando a la propietaria del Palacio de San Román (Panes, Peñamellera Baja), coincidió el momento perfecto para hacer uno de los exteriores que más me gustan de este libro. Luz de primavera, paisaje, y calma.

El lagar del Palacio de Garrida (donde antaño se elaboraba sidra) es un buen recuerdo de que los palacios eran, quizá por necesidad, totalmente autosuficientes. En la planta baja y en construcciones anexas, se guardaban las cosechas y el ganado, se hacía la matanza, se elaboraba pan, sidra, etc…

Fue un día de luz caprichosa, de nubes oscuras que anuncian la tormenta, pero que de cuando en cuando dejaban colar un rayo de sol, potente y directo como el foco de un escenario. Me metí en un hórreo, y con la puerta entreabierta, se iluminó la fachada durante un instante. Magia. Palacio de Niévares, Villaviciosa.

El Palacio de Moutas (Pravia) lo mandó construir un obispo, y es grande, muy grande, como puedes apreciar por el tamaño del comedor. Tiene, debido a su promotor, un cierto aire de sobriedad, de lujo contenido, casi frío.

Al ver ahora esta foto me he acordado de aquello “en mis dominios nunca se ponía el sol” de nuestro Siglo de Oro. No llega a tanto, pero mirando al jardín de la Casona de Argüelles (Ribadesella), la vista se pierde en lontananza, como si el límite de la propiedad fuera el mismísimo horizonte.

El día de este reportaje estaba contrariado, lo había planificado mal y era de noche casi desde la primera foto, lo cual complicó las cosas. Sin embargo, en esta foto del gigantesco baño del Palacio de Doriga, las ventanas en negro parecen contribuir a ese aire de irrealidad del espacio, un cuarto de baño que intimida, comprado en la Exposición Universal de París de 1900.

Al estar en el Palacio de Faes tuve muy a menudo la sensación de haber vuelto a una casa de indianos. El  salón me lo recuerda mucho: techo, mobiliario, retratos, pero también otras estancias de esta gran casona.

20 Comentarios

  1. Lena

    Nicolás, coincido en muchas cosas de las que dices en tu comentario. Yo también creía conocer Ribadesella (u otros rincones de mi Asturias de toda la vida) y Alejandro me ha demostrado lo equivocada que estaba…Sigo con la intención de dar con la dichosa Casona, pero de momento, sin ninguna suerte, la verdad. Ya veo que tú conoces perfectamente su ubicación, pero me parece correcto que no lo desveles. No tiro la toalla, pero ciertamente, pensé que sería más fácil dar con ella. Una vez más, erré.
    Seguiremos aprendiendo y disfrutando con el trabajo de Alejandro. Y como dice Mª Luisa, todos los que por aquí pasamos sentimos esto como algo nuestro. Este blog se ha vuelto un poco «mesa camilla» donde charlar y pasar un rato muy agradable…

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Lena, os agradezco mucho la confianza. Estoy seguro de que lo encontrarás, incluso es posible que pasaras por delante alguna vez y no te llamara la atención el exterior. Suerte.

      Responder
  2. Nicolás

    He leído tu comentario ,Lena, sobre la casona Argüelles y tus ganas de dar con ella….. Me hizo gracia porque yo también tuve las mismas ganas nada más verlo en el libro nuevo. No es tan impresionante la casona como lo es su ubicación y su entorno. Únicos , sin duda. Lo cierto es que se nota que , a pesar de su antigüedad , es una casa de nueva planta y que su emplazamiento es más que escogido. Aunque, posiblemente, nunca fuera el elegido por ninguna casona de origen . Quizá sí por una casona Indiana , pero no por una casona hidalga. Asturias es una tierra tan rica en todo que nunca deja de sorprender. Y cuando uno creía que lo conocía todo, de repente, siempre surge algo que lo desbarata . Pues este es el caso de la casona Argüelles. Yo que pensaba que me conocía todo el concejo de Ribadesella, palmo a palmo, después de habérmelo recorrido cientos de veces y de tener ojeadas todas sus casa destacables y viene Alajandro con su libro maravilloso a darme con él en todo el » morro» y mostrarme una joya que desconocía … Qué coraje!!!….porque no tenía ni idea por dónde ubicarla. Sólo podía estar en el único rincón que había pasado de largo, inimaginable para una casa de ese porte …totalmente discreto y apartado… No es por desanimarte Lena…, pero casi mejor que empieces por el resto y ésta lo dejes para el final…. SALUDOS

    Responder
    • Alejandro

      Nicolás, qué quieres que te diga!, que me encanta haberte sorprendido con una casa que no conocías en Ribadesella, un concejo que estoy seguro conoces mucho mejor que yo. Pero ya ves, siempre quedan joyas escondidas o que pasan inadvertidas. Un abrazo.

      Responder
  3. Mª Luisa

    Ojala, que este reportaje tan merecido, sirva para divulgar aún mas si cabe, estos maravillosos libros, que a traves de sus fotografias, dan a conocer la riqueza paisajistica y arquitectonica de esta Asturias infinita que tanto queremos.. Si tuviera que elegir entre todos ellos, me quedaria con dos: El de Cortina y el de Faes. Del primero me encanta este salon con las butacas alrededor de la chimea que invita a la lectura de cualquiera de tus libros, y el rinconcito del gabinete con el piano es muy acogedor. El de Faes me recuerda a las casas indianas que tanto nos has mostrado en este blog. y que tan cercanas sentimos a muchas de ellas, como si fueran algo nuestro, no en vano se han cumplido tres años desde el arranque de este blog, en el que me siento muy a gusto, como si estuviera alrededor de una mesa camilla, compartiendo y cambiando impresiones sobre Palacios, Ermitas, o Casonas, con todos los compañeros que por aqui transitan y admiramos tu trabajo. Espero que sigamos reuniendo en torno a esta mesita, y deseo una larguisima vida a este blog,. Un saludo.

    Responder
    • Alejandro

      Muchas gracias Mª Luisa, comparto tus deseos y me alegra que te sientas a gusto participando en el blog. Yo le tengo mucho cariño al Palacio de La Cortina, tiene un aire acogedor que le falta a otros, aunque no sea el más lujoso ni el más grande. Saludos.

      Responder
  4. Ramón

    Hola Alejandro , mi enhorabuena por el reportaje. Respecto al baño del palacio de Doriga…casi me daría una extraña sensación hacer «pipí» o «popo» ahí ; sin embargo ; en el de La Quinta de Arriba me daría largos y cálidos baños. Saludos a todos y buen 2014.

    Responder
    • Alejandro

      Coincido Ramón, ya decía que ese baño intimida, por exceso de soledad. Buen Año.

      Responder
  5. Lena

    Respecto a la Casona de Argüelles, estoy intentando dar con ella. Sé que localizarla no será sencillo, pero dado el éxito que tuve con Villa María, no me resisto a intentarlo. Si lo logro, guardaré el secreto como quiere el dueño de esta maravilla…Me imagino que lo hará para preservar el silencio y la tranquilidad de este fabuloso rincón.

    Responder
    • Alejandro

      Así es Lena, y me ha hecho un gran favor accediendo a salir en el libro. Por eso voy a respetar su deseo. Con tu tesón seguro que das con ella…

      Responder
  6. Paloma

    Me encanta la foto del Palacio de Nievares y las vistas desde la Casona de Arguelles. Curioso el periplo de esta edificación que se contaba en el artículo. Me encantó el jardín que rodea la casa con el estanque y, como dije, esas espectaculares vistas. A ver si nos puedes enseñar otras perspectivas de la casa, que parece bonita, aunque muy actual. El hecho de que no permitan dar la localización exacta, dificulta el verla «in situ». Así que a ver si puedes mostrarnos más fotos en próximas entradas para admirar toda su belleza.

    Enhorabuena por el artículo en La Nueva España. Como dije en una anterior entrada, todo lo que sea para divulgar todo nuestro maravilloso Patrimonio Asturiano, contribuirá a mantenerlo.

    Responder
    • Alejandro

      Paloma, la Casona de Argüelles fue para mi un gran descubrimiento, no estaba en la lista inicial que manejaba para este segundo tomo, pero ya sabes que hay casualidades felices. Volveré sobre ella más adelante, seguro.

      Responder
  7. Ana

    Enhorabuena, Alejandro, por el reportaje de la Nueva España, la verdad es que se ve impresionante y da a conocer tu fantástico libro. Te deseo que en 2014 continue tu racha de bellísimos libros y con un gran éxito de ventas. Y muchas gracias por las fotos que compartes aquí, me gustan todas, como siempre, pero en esta ocasión mi favorita es la de la Casona de Argüelles, con ese bellísimo paisaje y esa sensación de infinitud, como dices.

    Responder
    • Alejandro

      Ana, la Casona de Argüelles es el reportaje más largo del libro, nada menos que 30 páginas. Es realmente interesante tanto por fuera (jardín, entorno) como por dentro (está impecable). Yo también te deseo lo mejor para el nuevo año. Gracias.

      Responder
  8. La cocina mágica

    Felicidades Alejandro por ese magnífico reportaje, desde luego que con esas imágenes ya habrás conquistado a muchos que leyendo el periódico desconocieran las maravillas que se esconden en estos palacios asturianos. Me ha prestado ver la fotografía del baño, hay tan pocas de las cocinas y cuartos de aseo, tanto de palacios como de las casas de indianos, que cuando nos traes una la miro y remiro para quedarme con todos sus detalles. Aprovecho para desearte de nuevo un 2014 lleno de proyectos maravillosos como a los que nos tienes acostumbrados. Un abrazo, Esther

    Responder
    • Alejandro

      Esther, es una pena lo de las cocinas, tanto en palacios como en casas de indianos. Es una de las primeras cosas que se reforma para ganar comodidad, y es muy difícil ver alguna que se conserve como entonces. En cuanto a los baños sí hay más ejemplos originales, sobre todo en casas de indianos. Recuerdo ahora especialmente el de la Quinta de Arriba, en Alevia, uno de los más originales.

      Responder
  9. Íñigo

    Hola Alejandro,enhorabuena por el bonito reportaje que La Nueva España te ha publicado,así se hace publicidad de tu libro y ésto ayuda a que suban las ventas.Me gustan mucho las fotos,sobre todo la estatua del señor francés,todo muy bonito.Te cuento que le he pedido al Rey Baltasar,que siempre fue mi favorito,que este año me regale tu nuevo libro de Palacios,ojalá me lo traigan,ya te contaré,prometo ser bueno e irme pronto a la cama,en fin,la ilusión de la niñez nunca hay que perderla.Hablando de puertas te repito lo que te dice Alma,La Casona siempre estará abierta para tí y siempre que vayas haremos que te sientas muy cómodo.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Ignacio, seguro que los Reyes serán buenos contigo, lo presiento. De nuevo agradecerte la confianza, un abrazo.

      Responder
  10. Lena

    Maravilloso reportaje (como ya te comenté en otra entrada) y si tuviera que escoger, como siempre lo tendría difícil entre tantas buenas fotografías. Desde luego la del Palacio de San Román es como para estar orgulloso, el conjunto arquitectónico lo pone fácil, pero la luz que has conseguido es preciosa. La foto que has sacado desde el hórreo al Palacio de Niévares, también me atrae especialmente, Asturias en estado puro…Y que decir de la casona de Argüelles, me quedo sin palabras… Pero una pregunta Alejandro, el baño del Palacio de Doriga (que tuve, por cierto, la suerte de ver en persona hace años) ¿tanto espacio es un alarde de poderío, simplemente, o es que falta mobiliario que con el tiempo se ha perdido?. Llama la atención tanto espacio desaprovechado. Lo dicho, un reportaje buenísimo con mejores fotografías, ¡para disfrutar el domingo desde el salón de casa!

    Responder
    • Alejandro

      Lena, sobre el baño creo que simplemente es así, con ese espacio tan descomunal que resulta extraño, como tú dices «un alarde de poderío». A la derecha, que no se ve en la foto, está el lavabo, espejo, y un mueble auxiliar.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER