EL DESVÁN DE LAS PORTADAS

In Palacios by Alejandro Braña12 Comments

Había más de una docena de portadas posibles, y enseñarte algunas otras es una buena manera de presentar el nuevo libro.

Palacios Rurales de Asturias, Tomo II sale a la venta mañana, en librerías y en esta web.

Otra vez el Palacio de La Cortina, en Vidiago, Llanes (lo vimos en la entrada anterior). Me gusta el ambiente del comedor: escudo al fondo, ventanal de arco de medio punto, lámpara, pero me fallaba la mesa en primer plano para ser portada, ¿una mesa puesta tal vez…?

Este inmenso salón del Palacio de Faes, en Parres, me recordaba demasiado a un interior de casa de indianos, aunque me llamaba mucho el verde intenso de la pared, los retratos, y las pinturas del techo.

Esta imagen del Palacio de Barreda, en Piloña, me parece muy plácida, evoca perfectamente la quietud del interior de estos lugares, la luz tamizada por el pequeño tamaño de las ventanas que a duras penas ilumina la estancia en pleno día.

Ya he demostrado mi gran afición por las escaleras, pero en esta ocasión no había una con el suficiente poderio para ser portada, aunque la foto es la viva imagen de un retiro en el campo.

Finalmente, hay algo entrañable en este comedor de una casona en San Martín de Luiña, concejo de Cudillero. Es modesto y alegre, y puedo imaginármelo iluminado sólo con velas.

Comments

  1. De las que nos descubres ahora, me habría quedado con la primera, ya ves, aunque la mesa puesta habría sido todo un detalle digno de vencer la balanza a su favor. Lo cierto es que, cuando se trata de libros de fotografía, la portada es fundamental y a la vez un quebradero de cabeza, pues elegir entre tantas buenas opciones a veces se convierte en ardua tarea. Pero como decían los latinos, «Per ardua ad astra». Tus libros tienen el poder de que estemos deseando acunarlos en nuestros brazos como al recién nacido en una sala de maternidad. Así que pronto podremos zambullirnos en sus historias. Gracias, gracias y mil gracias.

    1. Xurde, yo creo que es muy difícil acertar con la portada ideal, sobre todo para una editorial pequeña con pocos medios, pero hacemos lo que podemos y me alegra poder contar con vuestra valiosa opinión. Gracias.

  2. Todas son atrayentes y sugestivas, y cualquiera de ellas invita a comprar el libro y sumergirse en sus páginas para descubrir la historia de estos Palacios a traves de las maravillosas fotografias que tú nos muestras. Es cierto que, las tapas de un libro son muy importantes, pero lo esencial está en el interior. Si tuviera que decantarme por una, elegiria la número cinco, aunque la cuarta con ese suelo empedrado y las escaleras, tambien es muy propia de una casona rural. Que poquito falta, para tener el libro entre mis manos y disfrutarlo de principio a fin. Me encantan los libros de la presentación con esas tapas marrones ¿Para cuando el siguiente de Casonas de Indianos? Como Xurde, yo tambien te doy las gracias por estos maravillosos libros y este fantastico blog. Un saludo.

    1. Gracias Mª Luisa, nunca olvido que tú eres una de las primeras personas que empezó a participar en el blog. Con respecto a los libros de la entrada, estaban en uno de los palacios, el del Marqués de Casa Estrada, en Martinporra, Bimenes. Sobre indianos, a ver si hay alguna sorpresa…

  3. ¿Sabes un cosa? Que tengo taaaaaantas ganas de «Stendhalizar», que como si la portada fuera negra!!!
    Fuera bromas, no sé cómo lo haces, pero haces unas fotos increíbles. En cuanto salga el libro (¿hoy???), me lo pido!!!

    1. Rosa, te lo digo de verdad, ayer estaba viendo el libro ya con calma y es una preciosidad, está tan impecablemente impreso que he llamado al impresor para felicitarle. 312 páginas de belleza, de principio a fin. Te encantará. Estamos en preparativos para que hoy esté a la venta en la web por la tarde. Muchas gracias.

  4. ¡Madre mía Alejandro!¡Si me gustan todas!. Me hago una ligera idea del quebradero de cabeza que debe de haber supuesto hacer una selección ante tal cantidad de, buenas no, buenísimas portadas…Estas han sido las primeras desechadas y no deslucen nada de las preseleccionadas por ti en un primer momento. Si tuviera que escoger alguna de estas cinco, me vería en un gran dilema, pero quizás escogería la cuarta, la de las magníficas escaleras, con esos suelos de piedra que me vuelven loca. Además de por la temática, queda muy contrastado el título (algo que los no entendidos no valoramos en un principio). Por cierto, ¿a que palacio pertenece la imagen?. También me gusta mucho la tercera (Palacio de Barreda), el artesonado de madera del techo es una maravilla y se respira un ambiente tan relajado y tranquilo que apetece poder sentarse un rato a leer o a tomar un té con los dueños y escuchar sus historias…Y tienes razón, la primera habría ganado un montón de puntos con el servicio puesto 😉 una buena vajilla obra milagros, aunque la foto es tan buena que tampoco necesita ninguna ayuda añadida. ¡Que ganas de tener el libro, ya!. Enhorabuena por el magnífico trabajo.

    1. Lena, se me había olvidado, la foto de la escalera pertenece a la Casona de San Martín de Luiña, en Cudillero, como la última. Una casa muy, muy coqueta. La idea de poner la mesa en el Palacio de La Cortina hubiera sido fantástica, pero pondría a prueba a los dueños, tuvieron una paciencia infinita conmigo para sportar el largo reportaje.

  5. Alejandro, son tan bonitas todas las fotografías de las portadas descartadas que nos presentas, que también sería muy difícil escoger una. Me encanta, fundamentalmente por su colorido – se sale de la habitual gama de marrones y ocres-, la segunda. Y porque la textura de la seda de las paredes, el tacto del terciopelo o el lustre de las maderas que tan fielmente ha captado tu objetivo sí nos transmite esa idea palacial; de linaje por los cuadros familiares. Y la lámpara. Quizá parezca poco rural, pero ¡es tan bonita!
    Y en cuanto a las demás, todas merecerían igualmente una portada. Los escenarios y tu técnica son una gran combinación. El Palacio de la Cortina, por el fabuloso tapiz y la lámpara. El Palacio de Barreda por la abundancia de maderas en suelos, mobiliario y vigas que dan calidez a la estancia; y por la atmósfera que has reflejado en ella. La cuarta, sí, por la escalera. A mí me gusta, aunque te parezca que no tiene empaque suficiente para una portada. Y por la idea -me da esa impresión- de rescatar una línea de butacas de cine para ubicarlas bajo la escalera. Y por el suelo. Y en cuanto al comedor de la casona de Cudillero, la última (last but not least), tú nos la has definido perfectamente. Modesto, entrañable y alegre. Me parece una sala y una foto preciosas. Es un comedor coqueto, con sus sillas pirograbadas, una muy adecuada alfombra, luminoso… Bueno, menos mal que ya tenemos elegida una portada que nos gusta y que los que entienden opinan que es la más apropiada para que el libro tenga más «tirón», aunque yo estoy segura de que lo va a tener de todas formas, porque con todas las bellezas que nos estás adelantando… Estoy deseando ver todo lo demás.
    Muchas gracias por tu blog, Alejandro. Por tu trabajo. Por tus fotografías y tus libros. Fíjate todo lo que nos perderíamos tus «adictos» si no nos hicieras partícipes de ello. ¿Qué hay de esa sorpresa sobre indianos que no-le-adelantas a Mª Luisa? Yo también quiero saber, ja, ja, ja…Aquí estaba yo esta mañana a pie de blog para pinchar en el carrito de la compra y nos dices que estará a la venta por la tarde. ¡¡Sniffff!! Habrá que esperar. Un beso.

    1. A última hora somos todo prisas para poner esto en marcha y que todos los enlaces y demás funcionen correctamente (dedos cruzados). A lo largo de la tarde estará. Muchas gracias Maite, tarde o temprano tendremos una escalera en la portada. ¿Has mencionado Indianos?!, no conozco esa palabra, jajaja.

  6. Esperaré esa sorpresa como agua de Mayo, porque me suena a musica celestial; si,si.

Leave a Comment