DONDE VAN A MORIR LAS PALMERAS

In Indianos by Alejandro Braña24 Comments

La segunda vez que estuve allí, hace poco, imaginé que podría existir tal lugar.

Un espacio cerrado, donde se marchitan las palmeras de los indianos cuando ya no tienen una casa que guardar, como un animal sin dueño.

Los chalés de Las Helgueras en Noriega, concejo de Ribadedeva, ya no existen, fueron quemados durante la Guerra Civil. Queda una gran finca, cerrada por una verja inestable y unos pilares inclinados, y dentro muchas palmeras rodeando los cimientos de lo que fue la casa.

Sólo hay restos de una escalera y de una espléndida balaustrada, una columna de hierro entre maleza, y muchas, muchas palmeras.

En un lado sigue en pie la cochera, un singular edificio de ladrillo visto, vestigio de lo que pudo ser esta propiedad de Constantino Noriega en su momento de esplendor a finales del XIX.

A pocos metros, y fuera del recinto, quedan los muros de un segundo chalé, vacíos y silenciosos como todo su entorno.

Una morada de palmeras huérfanas en un lugar hermoso.

Comments

  1. Preciosas fotos, Alejandro y que lástima que se destruyera lo que a juzgar por los restos de su escalinata debió de ser una preciosidad.
    Hoy pego aquí (con tu permiso), aunque no sean indianos, el enlace a un mundo que ya se fue y que ha permanecido muchos años con su estilo 1900, conservado primero por su dueña (Marthe de Florian) y luego, tras ser cerrado en 1942, al huir ante la llegada de los alemanes al sur de Francia, manteniendo la nieta de Mme de Florian el mundo de su abuela tal como ella lo dejó, sin volver jamás y pagando la renta del apartamento durante 70 años, hasta su muerte a los 91 años, fue entonces cuando salió a la luz tal maravilla.
    Voilá: http://inspirationsdeco.blogspot.com.es/2012/07/madame-de-florian-un-tresor-decouvert.html

    Creo que os va a encantar, es algo increible, además me parece muy tierno el homenaje de la nieta (que supongo seria el ojito derecho de su abuela, a juzgar por los peluches de los años 30 allí guardados), manteniendo tantos años el mundo de la abuela inaccesible a ojos extraños.

  2. Muchas gracias Alejandro, por permitirme compartir mi «hallazgo», como tu lo llamas, en tu blog, es que cuando lo encontré casualmente, me encantó y creí que a todos los que pasamos por este fantástico rincón donde nos permites disfrutar de tantas bellezas nos iba a encantar ese trocito de 1900 congelado en el tiempo, un tiempo que tambien era el de «nuestros» indianos.

  3. Me produce una tristeza infinita, ver esas verjas maravillosas carcomidas por el oxido, y que un día fueron guardianas y protectoras de la intimidad de quienes habitaban esas maravillosas casas. Hasta las palmeras, parecen llorar el deterioro al que ha llegado toda la finca. Un saludo.

    1. Mª Luisa, el sitio tiene su encanto aunque esté abandonado. Lástima que ya no hay casa.

  4. Se pueden ver imágenes en la película del año 2000 “EL PORTERO” de Gonzalo Suárez. Según me contaron los chalets los construyó Constantino Noriega Madrid pariente de los Noriega de Colombres. Ya veo que han limpiado la maleza, así que igual aprovecho el sábado para volver a sacar alguna foto más ya que cuando yo estuve apenas se distinguían las palmeras.
    Un saludo

    1. Roberto, yo pasé por allí dos veces en el último mes y estaba limpia la zona de la entrada, como ves en las fotos. La finca es muy grande y la parte de la izquierda tiene mucha maleza. Nos vemos.

  5. Se me hace la boca agua, sólo de pensar en algunas imágenes de la propiedad… cruzo los dedos para que aparezca alguna foto original . Saludos a todos.

    1. Tiene que haberlas, si la casa estuvo en pie hasta 1936 tiene que haber fotos en algún cajón. Cualquier día alguien nos sorprende.

  6. Respecto al enlace que aportó Ana, creo que me daría un ataque al corazón sólo con entrar a un lugar así… dentro de este mundillo ; me encantan los juguetes antiguos ; y ese Mickey es alucinante . Saludos.

    1. La sorpresa tuvo que ser de época, el apartamento está lleno de encantos.

  7. Pues a mi esta finca siempre me ha producido curiosidad, pero mucha ,mucha…además de intriga y deseos de saber. Nunca entendí cómo podían haber juntas dos casas de importantes dimensiones dentro de una misma verja y las dos en esqueleto. Me podía imaginar un incendio, pero ¿dos?. Con tu explicación de la Guerra Civil he despejado dudas. Eso si que produce tristeza: una guerra fratricida que lleva por delante vidas y tanto patrimonio. De cuántas más casas nos habrá privado de conocer!!! En fin…el caso es que ruina es , aunque incluso para ser ruina hay clases y estilos. Algo tienen estos restos de noble construcción que tanto enamoran al objetivo de una cámara fotográfica . Se convierte en un escenario teatral donde incluso lo más inverosímil cobra protagonismo . Así, por ejemplo, la foto de los restos del balaustre de corte gótico es una preciosidad. Pura poesía visual. Me chifla. al igual que la fachada de la cochera .Todo queda envuelto es ese aire romántico y nostálgico de igual manera que en la vivienda de Marthe de Florian. Me sumo al agradecimiento a Ana por compartir ese hallazgo tan precioso y emotivo. SALUDOS

    1. Nicolás, está claro a estas alturas que hubo un antes y un después para las casas de indianos con la Guerra Civil. Algunas desaparecieron, pero la mayoría sufrieron serios desperfectos interiores y exteriores a pesar de estar muchas de ellas alejadas de las zonas principales de combate. Después de la pérdida de vidas humanas, el patrimonio es la segunda victima. Como dice Roberto, el propietario era un Noriega y seguro que nos había brindado una casa digna de mención, a la vista de la cochera y de los restos de la balaustrada. Saludos.

  8. A pesar de la decadencia, con tus fotos Alejandro has sabido transmitir belleza. La de la escalera y el cementerio de palmeras último, impresionan.

    Gracias. Y a Ana, también gracias por compartir su descubrimiento. 😉

    1. Gracias Paloma, casi siempre hay belleza en la decadencia, incluso con su carga de tristeza. Espero que también podamos ver la casa en su tiempo de esplendor.

  9. He conseguido fotos originales aunque no son de mucha calidad y algún dato adicional por lo que he modificado la entrada de mi blog. Espero que os gusten.

  10. Hola a todos.Acabo de ver esta publicacion os dire que soy de este pueblonoriega)y que he vivido a medio k de los chalets de Las Helgueras que es como se llama el barrio.Los dos fueron quemados durante la guerra por que pertenecian a dos hermanos a quienes querian apresar pero al no encontrarlos mataron al hijo de uno de ellos y quemaros los chalets.En el de ladrillos rojos se construyo una vivienda en el piso superior (mi padre trabajo en su construccion) y lo habito una familia.Puedo decir que lo cuidaban y el jardin era esplèndido .Con los años se que es propiedad de un banco,y que se limpio por que los vecinos reclamaron ya que la maleza les impedia el paso.

    1. Muchas gracias Isabel por visitar el blog y dejar más informacion. Debió de ser un precioso chalé.

  11. Alejandro, la informática o mi imaginación me han debido jugar una mala pasada. Juraría que anoche leí una última entrada tuya referente a Las Helgueras (si hasta recuerdo el título…) y ahora ha desaparecido 🙁
    ¿Lo habré soñado?

    1. Author

      Maite, mil perdones. Cierto, la entrada la subí ayer sobre las 7,30 de la tarde. Sin mi conocimiento, el informático hizo una actualización de WordPress casi al mismo tiempo y como resultado la entrada desapareció en el limbo. Me llevan los demonios!!! Había escrito la mayor parte del texto directamente en el gestor de contenidos, solo tenía apuntes en una libreta de lo que pretendía. Ahora toca rehacerlo desde la nada…, será distinta pero la tendré cuanto antes. Mil perdones.

  12. No me pidas disculpas, Alejandro. Yo lo siento por ti. Rehacer un texto es más fastidioso que hacerlo de primera mano.
    Sólo estaba intrigada por si era una jugada de mi mente o de mi ordenador, ambos en declive, jaja…
    ¡Ánimo con ello!

    1. Author

      Ya esta resuelto, qué rabia! Había desaparecido como la casa. Esto al menos tiene remedio.

Leave a Comment