Seleccionar página

CINCO DORMITORIOS PARA SOÑAR DESPIERTO

Esta vez el relato lo pones tú.

Yo me limito a avivar tu imaginación escogiendo cinco dormitorios que me gustan del libro Sueños Indianos.

El resto te lo dejo a ti. Sueña con nuevos descubrimientos, escapadas, planes, vacaciones o simplemente con una noche en un sitio agradable y acogedor.

Yo tengo varios rincones preferidos -depende de la circunstancia- pero hoy he escogido estos cinco:

Villa Argentina, El Villar, Valdés

Casona del Viajante, Coya, Piloña

Casona de Villanueva, Villanueva de Pria, Llanes

Casona de Amandi, Amandi, Villaviciosa

Quintana del Caleyo, Camuño, Salas

 

16 Comentarios

  1. Maria Jesús

    La Quintana del Caleyu ,Camuño,Salas.
    Un placer para los sentidos .
    Traslado mi mente e imagino los colchones de lana -batida la lana en primavera al aire libre – hundiendote en ellos en aquellas noches de invierno ,esperando la mañana de los Reyes Magos ,la emoción de la inocencia.
    p.d. No fué allí donde aprecie esta vivencia pero muy cerca ,la magía de un pueblo.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Mª Jesús, la Quintana del Caleyu tiene mucho de esa atmósfera que describes. De entre todos los hoteles indianos es de los más recónditos y apartados, ideales para descansar. Saludos.

      Responder
  2. Mª Luisa Acebal Lacambra

    He recibido esta mañana el libro-.guia «Sueños Indianos», que ya he empezado a ojear. Es una preciosidad, y como siempre, las fotografias maravillosas, con la informacion necesaria para contactar con cada uno de ellos,; y algo muy importante hoy en día; las coordenadas para el GPS,, y asi facilitar la llegada sin posibilidad de perdida. Me ha encantado tambien por su formato cuadradito,, muy manejable, para llevarlo en la guantera del coche, o bien en la mano, ya que su peso es como el de una pluma. Enhorabuena por este nuevo trabajo Alejandro, porque este librito-guia, será una joya mas en nuestra biblioteca indiana, y una referencia muy util, para descubrir todas estas casonas, reconvertidas en hoteles con encanto, y que invitan a visitarlas una por una.

    PD: Leyendo la anecdota que relatas en «libro de visitas», me viene a la memoria, una fotografia, de la dueña de «La Atalaya» en el coche con su chofer , y como la lealtad de uno, contrasta con la deslealtad del otro. ,

    Responder
    • Alejandro

      Mª Luisa, muchas gracias por comprar el nuevo libro (otro más). Es curioso que hayas recordado esa anécdota de La Atalaya. Me llama la atención cómo esa lealtad -la de verdad- puede estar por encima de todo (incluso de una guerra). Supongo que en esas situaciones extremas es donde se distingue a las personas auténticas, que anteponen sus valores a las condiciones externas. Un abrazo.

      Responder
  3. David Franqueira

    Alejandro, hoy mismo me ha llegado la guía y quería agradecértelo, nuevamente. Me parece un formato muy práctico (el tamaño perfecto para ser portátil pero muy completa). En cuanto a las casonas he de decir que me he llevado gratas sorpresas en muchas al conservar pinturas y veo que se ha despejado el asunto del arquitecto de Villa Rosario en Ribadesella y, a pesar de su nueva decoración, que no me convence demasiado, si que han creado espacios acogedores como esa salita. Un saludo!

    Responder
    • Alejandro

      David, el asunto del arquitecto de Villa Rosario no sé si está despachado, pero todo el mundo excepto Morales Saro da por hecho que Villa Rosario es obra de José Quesada, quien además de ser un arquitecto local era cuñado del indiano (argumento de peso) Vila Rosario como hotel ha pasado por dos dueños diferentes (con sus correspondientes cambios de decoración). La actual me gusta mucho -nada que ver con la anterior-. Un saludo.

      Responder
  4. Lena

    Quizás me quedaría con la primera o con la segunda, pero como dice Mª Luisa, sería fundamentalmente por la galería. Es un auténtico lujo poder disfrutar de estas extensiones de la casa tan características de la zona…Pero, ¿por qué tener que elegir cuando se puede tener todas?…bueno tener tener, no, pero si al menos poder disfrutar de una en una, a lo largo del año, alojándote en estas casonas que nos propones en tu libro. Son todas preciosas y se puede ir escogiendo según el estado de ánimo, la zona, la compañía…¡Un auténtico sueño hecho realidad!

    Responder
    • Alejandro

      Así es Lena, tienes razón, hay un lugar para cada momento. Lo de la galería -en todo caso- tiene su punto…

      Responder
  5. Íñigo

    Hola Alejandro,este nuevo libro tuyo va a ser un éxito,ya lo verás,porque es una guía muy necesaria para todas las personas que quieran estancias cortas en el norte de España y en hoteles que se salen de lo común,hay mucha gente que busca este tipo de turismo.Yo me quedo con las habitaciones que conservan esos suelos de madera tan cálidos,techos originales restaurados,camas antiguas con esos cabeceros tallados artesanalmente,habitaciones decoradas con muebles,a poder ser,originales de la casa ,en fin,ya te imaginas el por qué,no,concibo meter cosas modernas en este tipo de casas,comprendo que el baño tenga todo lo necesario para la comodidad del viajero o huésped ,pero sólo eso.Bueno pues muchos saludos a todos.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Ignacio por los buenos deseos para el libro, espero que funcione. Personalmente también me gustan las habitaciones modernas cuando el resultado es cálido. Un abrazo.

      Responder
  6. Paloma

    Pues sí que está complicado, sí. Lo que decía yo. El libro promete. No sabría por cual decidirme. Personalmente creo que cuatro de ellas han sabido mantener la esencia de la época, y solo una parece más modernizada y para mí, más fría. Pero habría que ver el resto de los interiores para decidirme.

    Como siempre Alejandro, un trabajo impecable.

    Responder
    • Alejandro

      Gracias Paloma, creo que hay una gran variedad de estilos en estas casas. En algunos casos la adaptación «moderna» es un gran acierto a riesgo de resultar más fría.

      Responder
  7. Mª Luisa Acebal Lacambra

    Son todos bonitos, pero me quedo con dos: Villa Argentina.; por su luminosidad, con esos tonos claros, y el cabezal blanco de forja, rodeado de las cortinas de tul,que le dan una imagen eterea, y esa galeria para descansar, despues de un día turismo.Tambien, Quintana de Caleyo, por esa atmosfera dorada que lo envuelve todo. Coincido con Ramon, en los suelos de los dos últimos; preciosos. Que quienes pernocten en estos Hoteles Indianos, los disfruten.

    Responder
    • Alejandro

      Mª Luisa, las habitaciones con galería son un lujo, y en los hoteles indianos hay unas cuantas. Como dices, una buena forma de empezar o acabar la jornada.

      Responder
  8. Ramón

    Hola Alejandro , me costaría elegir una para descansar. Pero lo que más me gusta de todas , son los suelos de las dos últimas. Suerte con el nuevo libro y … ¡ feliz descanso a los huéspedes !.

    Responder
    • Alejandro

      Cierto Ramón, son las maderas originales de la casa en ambas habitaciones.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER