Seleccionar página

A PIE DE PÁGINA 9

A PIE DE PÁGINA 9

Todas las casas de indianos sufrieron algún tipo de ocupación -por uno u otro bando- durante la guerra civil.

En la mayoría de los casos pasaron por distintas fases. Fueron, sucesivamente, residencia de oficiales, hospital, cárcel o cuartel de destacamento.

Antes o después las registraron en busca de dinero, joyas o metales preciosos, o simplemente las saquearon quemando sus muebles.

Algunos indianos, tras la contienda, tardaron más de diez años en recuperar su propiedad.

Todo esto viene al caso de un recorte de prensa de la época que mandó Matías. Como todos los partes de guerra tiene un lenguaje directo y descarnado.

Informa del hallazgo de un pequeño botín en el chalé de la Marquesa de Argüelles, a la que califica de «ex Marquesa».

Nada menos que mil piezas de plata para servicio de mesa, escondidas en un sótano.

Por otro lado también informa de las armas encontradas en la casa de Sinforiano Dosal, La Concepción.


Volviendo a la Marquesa de Argüelles, quería aprovechar para completar lo mucho que hablamos este mes en el blog de las casas de Santa Marina en Ribadesella. (Ver también esta otra entrada y terminar aquí.)

Encontré dos imágenes muy interesantes, tomadas por el fotógrafo Ruíz Vernacci, que son de aquella época.

La primera, más conocida, es una panorámica con el chalé de la Marquesa en su privilegiado emplazamiento.

Foto panorámica antigua, años 20, de la playa de Santa Marina con el chalé de la Marquesa de Argüelles

Seguramente es de los años 20. Aunque la casa se terminó en 1911, la pista de tenis (a la derecha) no se construyó hasta pasados unos años y, en el extremo, ya aparece el chalé de Miguel Llano.

La segunda imagen me parece un hallazgo. Es la fachada oeste del chalé en la misma época, con una curiosa sombrilla-banco del jardín original.

Desgraciadamente esa fachada ni siquiera existe ya. En los años sesenta le adosaron ese terrible edificio fuera de escala, cuando se convirtió en hotel.

Puedes verlo -a la izquierda- en esta siguiente imagen de su estado actual. Quizá la conclusión, algo frívola, es que no solo la guerra causa estragos…

Chalé de la Marquesa de Argüelles en la playa de Santa Marina, Ribadesella, Asturias

2 Comentarios

  1. Íñigo

    Ese edificio pegado al chalé es una auténtica desgracia,por lo que se ve no les importó nada la estética,o seguramente hubo dinero de por medio para conceder licencia de obra y poner ese pegote ahí.
    La Casona de Somao,en Pravia,estuvo ocupada por el bando nacional después de la liberación de Asturias,Creo que a partir de 1937,unos oficiales se alojaron en la casa,no lo podemos llamar ocupación pues La Casona no se llenó de soldados,la usaron como alojamiento durante un tiempo,y lo que pasó ahí podría ser el argumento de una película ,celos de por medio,asesinato de un Oficial,sombras en la noche,una cosa tremenda.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Ignacio, el engendro es de 1962-63. A alguien le patinó la neurona para conceder ese permiso de de edificación.
      Fíjate que pensé en ti en relación a las casas durante la guerra civil. Todo el mundo tiene anécdotas de esos años y parece que la tuya tiene mucha miga. Nunca hablamos de ello antes. Saludos

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER