[

Seleccionar página

ANTES DE ALCANZAR EL PUENTE

ANTES DE ALCANZAR EL PUENTE

Este contenido sólo está disponible para suscriptores.


34 Comentarios

  1. Noelia Cagiao

    Qué pena da que una obra arquitectónica de este calibre termine siendo escenario de botellones. Muchas gracias por este blog.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Noelia, no he vuelto por allí pero espero que lo hayan remediado y que la casa este protegida de daños mayores.

      Responder
  2. Concha

    Que tesoros existen por ahí ¡¡¡. Yo no la conocía. Me da mucha pena pues son edificios preciosos, deberían cuidarlos . Gracias por mostrarnoslos y un saludo.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Concha, si pasa por Cangas de Onís están justo antes de llegar al puente romano. Son dos casas bastante singulares dentro de la gran variedad de arquitectura indiana.

      Responder
  3. LENA

    ¡Qué dolor! ¡Qué hagan algo ya!. Al menos que cierren esa verja de una vez porque es una invitación para cualquiera y no solo curiosos (yo soy una de las que querría hacerlo, he de ser sincera) sino desaprensivos y/o amigos de lo ajeno….no quiero ni pensar lo que pueden hacer…Raro es que no se hayan producido ya más destrozos…¡Pero si aún están colgados algunos cuadros, hay figuritas en las estanterías y…está colocado el rollo de papel higiénico!…Tiempo al tiempo (ojalá me equivoque).

    Espero que se adopten las medidas necesarias para que no se pierda esta casa….por si fuera poco, de Manuel del Busto…
    No sé cómo aún pueden ocurrir cosas como éstas….

    Responder
    • Alejandro Braña

      Mi sorpresa fue mayúscula. Independiente de los problemas que puedan tener (herencias, embargos, dinero) no cuesta nada dejar la casa bien cerrada incluyendo el exterior de la finca. Alguien debería hacerse responsable pronto.

      Responder
  4. M. Lucía

    Desde el día en que comencé a seguir este blog no salgo de mi asombro al ver el abandono al que se encuentran sometidos algunos espacios. Me hace recordar aquel poema de Bécquer, -¡Dios mío, que solos se quedan los muertos!
    Gracias Alejandro por compartir con nosotros estas maravillas, que cualquier día terminarán de desaparecer, quizá con reseña en el momento, quizá totalmente olvidadas.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Lucía, aunque esta sección del blog solo trae malas noticias y el balance es negativo, hay también cosas que se están restaurando y recuperando. Reconozco que son pocas cosas para lo mucho que se necesita.

      Responder
  5. Marta Llado Fernandez-Pola

    Las cortinas siguen perfectas colocadas, el cuadro derecho y en su lugar, los sanitarios perfectos, yo creo que limpiando de botellas y cerrando las puertas y ventanas, tan fácil como eso, todavía podría salvarse y no seguir como tantán su degradación. Gracias por mostrarnos tanta belleza a los que amamos estas construcciones repartidas por nuestra tierra asturiana.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Marta, yo hice estas fotos a finales de Agosto. En este último mes y medio no sé qué ha pasado. Espero que hayan tomado medidas.

      Responder
  6. Ramón Fernández Blanco

    Me parece increíble que esté así de expuesta. Me dan ganas de pasar a poner una cadena con un candado en la verja. Al menos , creo que se podría cerrar , aunque sea básicamente , para que no la destrocen.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Hola Ramón, es una sensación de vulnerabilidad muy grande, como que puede pasar algo terrible que ya no tenga remedio.

      Responder
  7. Alberto

    Será otra desgracia de herencias. Parece un “botellón” continuado de gente de la zona, ya que dentro de lo malo, no se aprecian graves daños y como que parece que no hace mucho tiempo que está abandonada; Limpiarla y cerrarla convendría cuanto antes, el problema es por quién; algún heredero habrá…. y lo peor puede ser expoliada y ocupada. Conociendo la antigua propiedad, podría ser que enviando un simple correo al Ayuntamiento, y si cae en alguien sensible haría alguna gestión…

    Saludos

    Responder
    • Alejandro Braña

      Alberto, eso parece, o problema de herencias o de embargos. En cualquier caso no parece difícil cerrar el paso y evitar daños mayores. Sigo pensando que la situación de la casa en un sitio tan concurrido ayuda a su posible protección.

      Responder
  8. Rafael Díaz Fernández

    ¡Qué dolor produce ver este abandono!. Las estancias todavía conservan calidades decorativas y utensilios valiosos cuya permanencia me resulta milagrosa.

    En este caso, el Ayuntamiento de Cangas de Onís debería gestionar las medidas legales necesarias para evitar la pérdida de este patrimonio cultural, empezando por una vigilancia y control desde ya de la propiedad privada.

    Saludos.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Rafael, totalmente de acuerdo. Aunque la casa es propiedad privada tiene que haber una solución para protegerla de daños mayores.

      Responder
  9. Manuel Salas

    Hola Alejandro,
    Soy un apasionado de la arquitectura indiana y un gran fan de tu trabajo. ¿Te importaría si uso una de las fotos para mi instagram? citando la fuente por supuesto.
    Un Saludo

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Manuel, puedes usarla sin problema. Te agradezco que pidas permiso, no suele ser lo habitual.

      Responder
  10. Antonio Menéndez

    Gracias Alejandro por tu labor de dar a conocer el patrimonio cultural asturiano. Realmente es una lástima que estos edificios tan singulares no estén bien catalogados y protegidos. Las fotografías que muestras dan cuenta de la realidad del nivel cultural que tenemos: la belleza de un edificio y su historia asaltado por unos jóvenes para su diversión etílica. Al menos no parece que hayan deteriorado demasiado el edificio, por ahora. Espero que estas no sean las últimas fotografías que tengamos de la casa antes de su expolio, alguien debería denunciar esta situación, pero desconozco si se puede hacer y ante quien.
    Un saludo desde Buenos Aires.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Antonio, yo tampoco sé nada de temas legales o responsabilidades. Como digo en el texto, soy optimista que la situación tan «visible» de la casa ayude a su protección y a frenar el deterioro.

      Responder
  11. Teresa Imaz de las Alas-Pumariño

    ¡Qué preciosidad de chalet! Sería una pena que se abandonara, como se hizo con tantos otros.
    Haces un trabajo precioso; es muy importante que la gente tome conciencia del patrimonio, no solo artístico o histórico, sino cultural; todo lo que hay detrás de los restos materiales de nuestra historia y nuestra cultura y así aprenda a valorarlo, respetarlo y quererlo.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Teresa, creo que somos muchos los que no somos indiferentes ante lo que ocurre con nuestro patrimonio y la necesidad de conservarlo. Gracias.

      Responder
  12. Guillermo Sarmiento

    Realmente desolador lo que nos muestras, Alejandro; pero creo que haces bien al poner de relieve la triste situación por la que atraviesa el chalet de D. Enrique González, que como dices se halla muy próximo al centro de Cangas. Tal vez el airear un caso como este mueva a alguien responsable a tomar medidas para al menos cerrar el paso a su posible vandalización. Desconozco las circunstancias que lo han llevado a ese estado de abandono, aunque intuyo que son similares a las que por desgracia ya se han dado en otros casos, alguno de ellos muy cercano. Recuerdo bien, habiendo pasado muchos veranos de mi infancia y adolescencia en Cangas, todos aquellos chalets de Prestín en sus buenos tiempos y es triste ver como algunos de ellos decaen y existe el riesgo de que acaben perdiéndose para siempre. ¡Una pena!

    Responder
    • Alejandro Braña

      Guillermo, revisando el libro sobre del Busto para escribir esta entrada, en él hay una preciosa foto, creo que de Ana Muller, del chalé de Enrique González y la casa era realmente hermosa. La foto es de 1996! Primero se cargaron el jardín de acceso desde la calle, luego le cambiaron el color a este rojo fuerte (antes era de un color pastel como la concibió del Busto) que cambia completamente el aspecto de la casa y los detalles de su alzado. Todos podemos imaginar que habrá problemas de dinero pero, como dices, se puede proteger la casa de desperfectos mayores. No entiendo porque no están cerradas puertas y ventanas, etc.

      Responder
  13. Martín

    ¡Qué tristeza! Creo que ambas casas (moros y cristianos) han estado a la venta, y creo que «moros» aún sigue anunciada. Me cuesta trabajo imaginar cómo puede acabar así una propiedad de este tipo. Supongo que una herencia que acaba en juicio o un embargo. En todo caso si las autoridades locales cerraran la casa y su verja habría más protección. En Llanes ya vivimos el episodio de una casona que se usaba para hacer botellón y acabó incendiada. Aunque esta casa no es de mis favoritas es innegable que tiene mucho encanto. Ojalá alguien haga algo por ella. ¡Gracias!

    Responder
    • Alejandro Braña

      Martín, hablando de preferencias me quedaría con «Moros», me parece más interesante por fuera y sobre todo por dentro. En estas casas, del Busto volvió a su concepto de «obra total» donde el arquitecto es responsable de muchos detalles de la casa, incluidos buena parte de los muebles, tal y como había hecho veinte años atrás con La Javariega o la Casa Amarilla.

      Responder
  14. Pruden

    Me imagino que algo parecido a lo que sintió usted al entrar en la casa es lo que se me ha puesto en el pecho al recorrer esta entrada del blog y ver las fotos. Vaya sensación de pena me ha dejado.
    Gracias por hacernos disfrutar con su blog.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Gracias Pruden, lo que me pasó es que me pilló desprevenido. Cuando voy a otras «arquitecturas olvidadas» está planificado de antemano. Imagínese, a veces me hace falta hasta pensar en el calzado. Pero está vez no estaba preparado y me hizo daño.

      Responder
  15. Javier

    Buena intención, mal resultado, (esperemos que no), la información es una herramienta peligrosa en manos de desaprensivos. Cuidemos estos detalles a la hora de exponer estas joyas arquitectónicas. Un saludo.

    Responder
    • Alejandro Braña

      Javier, soy consciente del riesgo. Por eso esta sección de Arquitecturas Olvidadas no es abierta y requiere suscribirse. Puede que sea ingenuo por mi parte pensar que todos los que la seguís lo hacéis por vuestro interés y preocupación por el patrimonio. No creo que los vándalos pierdan su tiempo aquí, pero puede pasar. Me ocurre lo mismo con los reportajes de los interiores de casas que publico en libros. Pueden ser una llamada para amigos de lo ajeno, para dar pistas, y por eso agradezco mucho la generosidad de sus propietarios. En este caso del chalé de Enrique González espero que su situación en una zona muy concurrida lo proteja cuanto antes. Gracias.

      Responder
      • Lola

        Verdaderamente cuando vi que estaba pintada de ese color pimentón, me alegré, porque intuí que estaria habitada, es verdad que el color rosado anterior era mejor opciony y su color original, me entristece ese abandono y más el desdén de ese Ayuntamiento que conozco bien, no esperemos nada, de todos modos voy a enterarme de como está este asunto y si es posible hablar con el concejal de urbanismo, como tienen una pagina en F. B. pienso que se puede desde ese lugar hacer una llamada. Gracias Alejandro

        Responder
        • Alejandro Braña

          Afortunadamente las aguas volvieron a su cauce. Alguien se hizo cargo de la casa, la arreglaron y ahora está pintada de blanco. Tienes el resultado en esta otra entrada del blog.

          Responder
          • loa

            Muchas gracias, es un alivio

          • Alejandro Braña

            De nada Lola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para siempre en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER