Seleccionar página

ALMAS EN EL JARDÍN

ALMAS EN EL JARDÍN

En las mañanas despejadas, el sol consigue colarse entre los árboles centenarios para calentar el frío mármol de unas figuras casi humanas.

De belleza imperecedera y rostro melancólico, alguna de estas frágiles estatuas parece mostrar en la foto una mueca de dolor, o quizás de decepción, después de haber sido abandonada a su suerte durante tantos años, soportando amputaciones y reparaciones en la penumbra de un jardín solitario.

Es el chalé de Doña Socorro, construido en lo alto de Figueras (Castropol) en 1912. Tras la muerte de su dueña doce años más tarde, este hermoso jardín de estilo inglés, junto a sus dos casas, sufrieron un paulatino abandono de más de cinco décadas, hasta ser rehabilitados como hotel a principios de los años ochenta.

Las iremos viendo con calma, además de hacer una entrega en la serie sobre hoteles indianos.

Hoy me quedo aquí, buscando almas inertes en un jardín.

Nota: esta semana tenemos segunda entrega de hoteles indianos, en Villaviciosa.

Hazte suscriptor, gracias.

almas-en-el-jardin-a79f4d

almas-en-el-jardin-770cd4

almas-en-el-jardin-5d187b

almas-en-el-jardin-754b61

 

6 Comentarios

  1. David Franqueira

    Qué bellas son estas casas, sobre todo la grande.

    Las escultutas las pobres siempre sufren desperfectos. No me acuerdo ahora donde leí que en El Capitolio, en Grao, había una escultura de las Tres Gracias de Canova y por, estar desnudas, la gente las apedreaba.

    Por cierto, muchas gracias por los marcadores Alejandro, son preciosos.

    Responder
    • Alejandro

      David, esto de El Capitolio es cierto, me lo contaron sus dueños. Despues vino la Guerra Civil y fue todavía peor. Estas no están mal para tener 100 años y haber aguantado la mitad de su «vida» en el abandono. Un saludo.

      Responder
  2. Ramón

    Cierto, no me había fijado en la de imagen de apertura. Es una pena que trabajos así, lleven sólo un par de segundos destrozarlos… hasta luego.

    Responder
    • Alejandro

      A veces, como en la historía que cuenta David más abajo, estas esculturas se utilizaron para el tiro al blanco. Algunos piensan con el dedo gordo del pie. Un saludo.

      Responder
  3. Ramón

    Comentas que las reparaban.. ¿ cómo lo hacían ?, da la sensación que están talladas de una pieza y a simple vista no aprecio «remiendos». Salud para todos.

    Responder
    • Alejandro

      Ramón, es muy apreciable en la foto de entrada. La figura ha sido decapitada y vuelta a componer, lo mismo que la pierna izquierda por encima de la rodilla. En las otras también hay desperfectos y les faltan trozos. Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de lo establecido en la RGPD, le informamos que sus datos serán tratados en nuestros ficheros, con la finalidad del mantenimiento y cumplimiento de la relación con nuestra entidad, incluyendo el envío de comunicaciones en el marco de la citada relación.

Así mismo, puede ejercitar sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) ante ALEJANDRO BRAÑA, S.L, con dirección en Avda. de La Camocha 335 33391 Vega – Gijón, Asturias, adjuntando fotocopia de su DNI.

CATEGORÍAS DEL BLOG

SUSCRÍBETE A ASTURIAS POR DESCUBRIR




Consigue acceso inmediato a la colección Arquitecturas Olvidadas y un 10% de descuento para tu primera compra en nuestra tienda.



ÚLTIMOS COMENTARIOS

ACCEDER