Y POR UN MOMENTO

In Indianos by Alejandro Braña12 Comments

Parecía que la casa había vuelto a la vida  -que hasta el jardín revivía-  cuando miré sorprendido la foto que acababa de hacer.

Fue un día de finales del verano -con el sol todavía alto- visitando una vez más Villa La Barrera.
Me senté en un banco a disfrutar del espejismo, en el pequeño parque que abre la vista hacia Villa La Argentina, Villa Rosario y La Barrera.
Yo sabía muy bien que la verdad era otra. Al acercarme a la casa, apareció a la izquierda el esqueleto de Villa Teresa y pensé  “Juan Miguel de la Guardia, mejor que no veas esto”*
_AFB6705
Me fijé enseguida en el fondo azul tras las ventanas. La cubierta, hundida por completo, ha dejado varias vigas clamando a los cielos.
_AFB6731
Los restos de color en la fachada parecen de la pintura original, un rojo intenso como el de Villa La Argentina. Me siento incomodo contemplando esta ruina de casa, estático en medio de la maleza que oculta tanto abandono.
_AFB6719 _AFB6737
La Barrera conserva, a pesar de todo, una belleza contenida que no le ha sido arrebatada. Pero duele verla así. No hay explicación racional para las casas que nos hacen soñar, y esa primera foto me permitió -por un instante mentiroso- poder recuperarla.
_AFB5900 _AFB5995 Indianos985
La Barrera en invierno, tan olvidada.
A 37535
*Villa Teresa, Villa La Argentina y Villa La Barrera son obras del arquitecto Juan Miguel de La Guardia.
La Barrera es una villa de recreo construida en 1899 para el indiano José García. Está situada en Villar, concejo de Valdés.

Comments

  1. Es una verdadera lástima su estado de abandono, parece que la zona de Villar no fue la más favorecida con el paso del tiempo: Villa Excélsior, la malograda Villa Teresa, La Barrera… Sin embargo otras de sus vecinas, lucen como el primer día. El actual estado de La Barrera guarda su encanto, unido a su peculiar apariencia y a la elegante decadencia que muestran sus materiales que la dotan de un atractivo especial. Me encantaría que apareciesen fotos antiguas de la Villa en la que nos muestren su esplendor. Creo que era en el libro de Eduardo Mencós “Indianos. La Gran Aventura” donde el testimonio de un descendiente de los Pachorros (como apodaban a la familia) decía algo como que recordaba ver a Esther Méndez de Andés bailando el vals con el príncipe de Asturias en una fiesta en La Barrera (ahí es nada). Alejandro, qué alegría volver a disfrutar de tu blog. Saludos.

    1. Author

      Tienes razón David en que hasta el momento no han aparecido fotos significativas de la casa en su esplendor, o con alguien a la puerta. Siempre la conocí más o menos como ahora (aunque todavía no se había hundido la cubierta) La historia que cuentas parece cierta, la celebración de una gran fiesta en la casa con motivo de la visita del entonces Príncipe de Asturias a la zona. Alguien tendrá una foto en un cajón!

  2. Ver casas tan destruídas da muchísima tristeza. Sobretodo cuando uno piensa en el esfuerzo que supuso a su dueño y en la ilusión con la
    que fueron construídas! Que pena

    1. Author

      Sara, José García y su hermano Manuel (que construyó Villa La Argentina) estaban por entonces entre las mayores fortunas de Argentina. Sufrieron sucesivas tragedias familiares que finalmente les alejaron de Luarca y estas casas entraron en una larga decadencia.

    1. Author

      Sin ser un experto, esta casa -por su tamaño- podía haber tenido una muy buena restauración sin una inversión descomunal, sobre todo teniendo en cuenta cómo estaba hace 10 años. Ahora, al acercarse, te das cuenta que sólo quedan los muros. Parece que podría estar así otros diez años. Veremos.

  3. Qué pena que todo este patrimonio artístico y cultural que tenemos en Asturias se pierda para siempre,quizás los dueños no pueden hacerse cargo de la restauración,o no les interesa,también hay Casonas con muchos heredereros y eso sí que es un problema porque nadie se pone de acuerdo,creo que el Gobierno del Principado debería de tener una ley para proteger toda esta riqueza cultural y si los dueños no se quieren hacer cargo pues entonces que automáticamente pase a manos del Principado,imagino que el asunto es más complicado que mi comentario,pero no se expropian fincas o tierras para hacer una autovía?,entonces que se expropien estas Casonas,o quizás es que una carretera es más importante que conservar la cultura en Asturias,es mi opinión .

  4. Author

    Como dices, todo es bastante complejo y nada fácil de resolver. Incluso si fuera sencillo, es un patrimonio difícil de conservar y de darle un uso que lo mantenga. En este caso no hay herederos. Los actuales propietarios nada tienen que ver con la familia del indiano, la compraron con la intención de hacer algo con ella -probablemente un hotel- pero así llevan cerca de veinte años. Demasiado tarde.

  5. Este verano estuvimos por ahí y vimos unos niños jugando en el jardín. Creo que al lado hay una especie de camping. También había un señor quemando un montón de maleza. Efectivamente es una pena, la contemplamos a través de esa rejería tan elegante y tan abandonada, tiene trozos ya irrecuperables. La comparación es dolorosa cuando ves Villa Rosario o Villa la Argentina, tan perfectas. Ojalá Villa Excelsior, Villa Teresa y La barrera tengan un futuro antes de convertirse para siempre en pasado.

    1. Author

      Como cuentas, el aspecto exterior es deplorable, a veces el jardín se convierte en un aparcamiento de coches en desuso, y los sucesivos temporales se han ido llevando partes de la rejería que se va sustituyendo por malla para guardar gallinas. Es penoso.

  6. Una gran pena…, ver esta casa así…, un edificio que siempre me gustó , posiblemente por contener muchas cosas que me agradan , como su planta , jardín, ubicación… lo que me llama mucho la atención también , es que se deje caer así… con los posibles que tiene… Saludos a todos.

    1. Author

      Ramón, me sigue pareciendo que no era tan difícil conservar esta casa. Cuando la compraron sus actuales propietarios, tenían todo a su favor para hacer algo especial, pero ya sabemos que el dinero por si sólo no basta.

Leave a Comment