SIN PEGAR OJO

In Indianos by Alejandro Braña16 Comments

Me ha dado siempre la impresión, haciendo estas fotos, de que estos grandes dormitorios no invitan precisamente a conciliar el sueño.

Resultan hermosos, con sus techos altos, sus armarios interminables y sus robustos cabeceros tallados, pero son un poco intimidatorios, como si guardaran en sus amplias estancias secretos inconfesables que el tiempo ha ido barriendo bajo las camas.

Dejémoslo estar, no creo que se presente la ocasión de ir a dormir a una de estas casas, no siendo las que se han convertido o se convertirán en hoteles, pero estas últimas parecen haber sido tratadas por el mágico filtro que borra todo rastro del pasado.

Aquí tienes una selección de 6 de los mejor conservados. Por orden de aparición:

García de la Noceda, Pravia (Pravia)

Chalet de los Prieto, Prado (Caravia)

Villa Rosa, Queruas (Valdes)

Villa Isabel, La Ferrería (Soto del Barco)

La Casona, Somao (Pravia)

La Casa Roja, Colombres (Ribadedeva)

A 38440

A 0711

dormitorios-0b410f

A 39237

dormitorios-93602e

Comments

  1. A mi me parecen maravillosos. De hecho, adoro dormir en camas con dosel.
    En el hotelito de Luarca que esta junto al casino hay una habitacion con una que es una maravilla.
    Muxu

    1. Rakel, tengo entendido que en ese hotel, que tiene una larga historia, veranearon muchos indianos. Solo he visto el hall de entrada pero parece conservar su aire de antaño. Saludos.

  2. A los muebles de muchas de estas casas les sobra opulencia, son demasiado recargados, y cuando se trata de las camas resultan asfixiantes, con esos cabeceros y pieceros tan altos, tiene que dar la impresión de estar metido en una caja. De todos estos dormitorios, el que mas congoja da es el de la casa roja de Colombres; esa especie de dosel es mortal de necesidad. El mas sencillo; el de Villa Rosita de Queruas.

    Como ha cambiado la decoración en estos cien años transcurridos, desde que se edificarón estas mansiones; yo prefiero la sencillez del mobiliario actual a aquel barroquismo agobiante.

    Como siem pre; las fotografias preciosas.

    Un saludo.

    1. Mª Luisa, coincido contigo. De todos los dormitorios que vi, el de la Casa Roja me pareció el más recargado, y las camas daban un poco de respeto. Supongo que uno se acostumbra a todo, incluso a los dormitorios diminutos de hoy en día. Un saludo.

  3. La verdad que las habitaciones no son las mas comunes para nosotros pero hay algunas que son muy acogedoras. Por ejemplo la primera, la de los García de la noceda, a pesar de su ornamentación es muy luminosa y no da la sensación de tan cargante, por lo menos para mi gusto.

    La de la Casa Roja sin embargo si. He visto alguna otra foto desde otro punto de vista y me parecía grande aunque no entiendo por que unas camas tan grandes y tan pegadas.

    Las pinturas de Villa Isabel son escepcionales aunque no las más adecuadas para un dormitorio, eso hay que reconocerlo.

    Lo que no podemos negar es el fino trabajo de los carpinteros y lo duraderos que son los muebles. Pagaría por verlas en vivo y en directo.

    Un saludo Alejandro.

    1. David, probablemente el de García de la Noceda es el dormitorio más grande, una habitación italiana con un mueble con lavamanos y un gran armario. Como sabes, estos muebles venían a menudo de las mejores firmas de Londres y Paris, y están hechos para durar muchos años. El trabajo de talla, la calidad de la madera y su acabado los hacen dignos de admiración. Un saludo.

  4. Las fotos buenísimas, pero creo que el orden no corresponde con la descripción de arriba, no? Al menos la de la casa roja, que creo que es la última fotografía…Un saludo y enhorabuena por la página…

    1. Gracias Miguel, no me había dado cuenta del error y ya lo he modificado. Gracias también por suscribirte al blog. Un saludo.

  5. La casa roja y el archivo general de indianos en Colombres, una auténtica maravilla y viaje al pasado. Precioso. Lo dice una burgalesa que en cada viaje a Asturias, se desvía de la carretera durante una hora para admirar ese paisaje.
    Un saludo

    1. Eso es afición de la buena, Eva!. Hay muchas casas interesantes que ver en la zona, y en cada visita se descubren cosas nuevas. Espero que repitas, un saludo.

  6. Hola Alejandro, para compartirte mi experiencia…. Vaya si intimidan éstas habitaciones, al principio tienes la sensación de estar invadiendo el espacio, el silencio de la noche hace más evidente el crujir de los muebles, el crujir de la casa, son los sonidos “propios” de la casa que te hacen imaginar a los anteriores habitantes paseando aún por los pasillos….. Pero luego te acostumbras y llegas a disfrutar y amar estos bellos y tranquilos lugares y llegas a hacer tuyas estas habitaciones, y si!!al final logras pegar ojo!!! Por lo menos es mi experiencia en una de las habitaciones de tus maravillosas fotos, saludos !!

    1. Gracias Alma, eres de las pocas personas que puede compartir su experiencia personal de lo que es dormir en una gran casa de indianos, una privilegiada!. Esas sensaciones que describes tan bien son las que yo imaginaba, los silencios y los sobresaltos con los ruidos inesperados, es lo que tiene dormir en un lugar con mucha historia… Un abrazo y dale recuerdos a Iñigo.

  7. Me encantan las decoraciones florales de Villa Rosa en sus paredes, aunque eso sí, con unos muebles que destilan tanta artesanía e historia, no le hace ninguna justicia los textiles elegido para la colcha y las cortinas.
    En cuanto a las camas de La Casa Roja, disiento de su aspecto agobiante. Son magníficas, soberbias, robustas, de líneas libres y curvas, imaginativas. Eso sí, una de esas grandes camas luce mucho mejor en una habitación más espaciosa.

    1. Author

      María, las fotos tienden a engañar -sin pretenderlo- un poquito. Los espacios parecen algo más grandes en foto de lo que son en realidad, sobre todo cuando escoges con cuidado el punto de vista. Ocurre así en el dormitorio de Casa Roja donde -además- el tono oscuro de los muebles “encoge” el espacio.

Leave a Comment