_AFB2868

RETORNO A SESTELO

En Indianos por Alejandro Braña12 Comentarios

Un comentario de hoy en el blog me ha llevado de nuevo a la Casona de Sestelo con la imaginación.

Es una pequeña historia que nos devuelve otra parte de la memoria de Sestelo y  le agradezco a Inma que haya querido compartirla con todos nosotros.

“Hoy he visitado la Casona de Sestelo con mi padre, uno de los 300 niños que vivió en este orfanato. Él vivió allí diez años, hasta los últimos días en que este centro dejaba de ser orfanato, fue uno de los últimos niños, junto con otros dos o tres, que se quedaron para ayudar en su vaciado para el traslado. Dimos un paseo por sus dependencias y su memoria, nos contó que solo se habían producido dos muertes en ese periodo, un niño se ahogo en el río tras meterse después de comer en una zona de remolinos. Otro se cayó al partirse una rama de un cerezo al que se había subido. El médico venía un par de veces a la semana, la Superiora le daba la novedades producidas en temas de salud. En verano se bañaban en la riega que llevaba el agua a la central eléctrica y en el río, donde además pescaban truchas. Les llevaban a Tapia de Casariego a la playa el sábado a un grupo y el domingo a otro grupo de niños, iban en un camión. La lugareños de las cercanías les tenían aprecio a estos niños, y les daban comida y les mostraban afecto y cariño. Nos contó que acompañaban al maestro que vivía en Meredo, él junto con otro par de niños. El maestro era cazador y llevaba la escopeta para lo que pudiera ponerse a tiro en el trayecto, luego ellos volvían a la Casona….., aquí pasó diez años de su vida. Su infancia.”

_AFB2880

_AFB2902

La Casona de Sestelo tiene una trayectoria singular. Se construyó como fábrica de papel hacia 1880. Más tarde un indiano -Ángel Pérez- la compró y la convirtió en su hogar hasta que tuvo que salir huyendo de la guerra. Ocupada tras la contienda, se convirtió en orfanato durante más de una década. La hija del indiano, Raquel, recuperó la propiedad en los años cincuenta y vivió en ella más de diez años, cuando fue vendida y abandonada. A punto ha estado de convertirse en hotel, un proyecto frustrado por la crisis.

De todas las historias que aparecen en el libro La Travesía de la Memoría, el paisaje de Sestelo, la casa y su leyenda, nunca dejan de emocionarme especialmente. Siempre quiero volver.

_AFB2918

_AFB2925

_AFB2895

_AFB2878

Otro documento muy interesante lo aporta José. Se trata de una visita a Sestelo donde el periodista conoce al indiano Ángel Pérez y hablan de la casa y de la presa que está terminando. Se publicó en La Voz de Asturias el 14 de Agosto de 1927. Gracias José.

Hay nuevos comentarios que siguen aportando datos y vivencias en la entrada La Casona de Sestelo. Merece la pena.

19270814 La Voz de Asturias Pag 5 Sestelo

Alejandro BrañaRETORNO A SESTELO

Comentarios

  1. Manuel

    M gusta mucho la historia contada, he visitado la casa en el exterior. Un entorno muy bonito.Me gustaría usaras una letra más oscura, los que tenemos una edad lo agradeceriamos. No sé porqué he de dejar el email para poder escribir estas lettas. En fi, un saludo y buenas tardes.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Manuel, gracias por escribir. Voy a intentar cambiar el tono de la letra (hacia más oscuro). Cada tema (modelo de blog) tiene sus limitaciones pero le prometo mirarlo. En cuanto a poner el email para escribir un comentario, es lo normal en los blogs. Ese email es privado (no visible) y está amparado por la Ley de Protección de Datos. Nunca utilizaré esos correos para ningún fin ni recibirá correos comerciales o de otro tipo. Gracias por su confianza.

  2. Socorro Rodriguez

    En los años 50, después de ser recuperada por sus dueños, se reconstruyo de una forma muy especial. Un tío de mi padre, Antonín, se llamaba, trabajó durante mucho tiempo en la casona como carpintero. Contaba que la mesa de billar la habían tenido que hacer dentro del salón de juegos, porque no entraba por las puertas. La escalera, se abría hacia derecha e izquierda, como las de película. Tuve el gran privilegio de verla antes de que la saqueasen, era a principio de los 70 . Recuerdo que el último piso era abierto y allí se hacían los bailes.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Socorro, gracias por seguir aportando a esta historia, es maravilloso. A mi me contaron de ese último piso. Lo había añadido Ángel Pérez (el indiano) al edificio original de la fábrica cuando lo compró y estaba destinado -como dices- a salón de baile. Parece que hubo grandes fiestas allí…

  3. José (Grado - Asturias)

    Ángel Pérez en Sestelo creó una central hidroeléctrica llamada en esos momentos “La Filigrana” justo cuando iba a prestar servicio en 1929, para mandar eléctricidad a Vegadeo, y ese Ayuntamiento pacto el servicio durante 10 años con otra empresa. En 1934 los precios de su servicio era:
    Para alumbrado a base fija: Lampara de 10 watios al mes 3 ptas., de 16 watios 4,5 ptas., 25 watios de 6,5 ptas.
    Para alumbrado por contador: Por cada kilovatios consumido o fracción 1,10 ptas, Mínimo de consumo 7 kilovatios 7,70 ptas.
    Para fuerza motriz: Para un consumo mensual hasta 25 kilovatios 0,45 cada uno. De 25 a 100 0,40. Más de 100 0,35. Mínimo 10
    Tenía un finca en Pedrouzos en Vegadeo llamada Pasadas.
    En plena Guerra Civil, perdio un juicio por no pagar unos trabajos, y al no presentarse se le declaro en rebeldía y después se citaría a su esposa Felicidad Martínez.

  4. Mª Luisa

    Una casa hermosa, y un entorno evocador, para una historia bastante triste.

    Todos los veranos me propongo ir a Sestelo, y despues me quedo corta de tiempo. A ver si el proximo al final se cumple mi deseo, y puedo ver la casa y el entorno. Sacaré la tortilla, como tú comentabas en la primera entrada que pusiste de esta casa, y a disfrutar.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Mª Luisa, pues tienes que ir, te lo recomiendo encarecidamente. Visita la casa y el entorno de la presa. Delicioso. La tortilla puede ser aquí o en el cercano mazo de Meredo (donde hay área recreativa, una preciosa cascada y el mazo restaurado). Una excursión completa.

  5. Paloma

    Un sitio con encanto… y seguramente un lugar donde los niños, a pesar de sus circunstancias pudieron disfrutar con ese entorno.

    Bonita la historia de Inma, gracias a ella y a su padre por compartir sus recuerdos.

    Muy interesante las entradas del blog últimamente Alejandro. Has optado por otras perspectivas, por ampliar aún más la historia de cada sitio, que lo hacen si cabe más adictivo.

    Gracias a todos por contribuir.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Gracias Paloma, de vez en cuando agradezco tener pistas sobre lo que os gusta. Lo de Inma fue una sorpresa, y aproveché que la Casona de Sestelo es una de mis debilidades, por su entorno y su historia.

  6. Ramón

    Alejandro , este edificio sería un estupendo hotel.., el lugar transmite paz y tranquilidad.. Espero poder visitar el lugar algún día..con la familia y una buena merienda. Saludos.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Te recomiendo la visita familiar, os gustará. Sobre el hotel, espero que cuando pasen estos tiempo difíciles, alguien se atreva con el proyecto. Será un hotel tan singular como el del Parador de Corias. El indiano sonreirá desde el más allá…

Dejar un comentario