_ALE8684

QUIERO QUE SEA MUY GRANDE

En Indianos por Alejandro Braña12 Comentarios

Eso mismo debió de soltarle el indiano a su aterrado maestro de obras al volver de Cuba.

La casona de Manuel García de la Noceda en Forcinas, concejo de Pravia, es ante todo muy grande. Fue construida en la década de 1890. En esa época, aún no se habían plasmado en los proyectos de las casas de indianos las nuevas corrientes de la arquitectura. Solamente sus dimensiones y la galería que cubre una de las fachadas la diferencian de la casa tradicional.

De esas primeras residencias de indianos te he mostrado las casonas de Iñigo Noriega y de Corujedo, ambas de esos años y con gran parecido.

La casona de García de la Noceda, propiedad del Principado de Asturias y totalmente desvirtuada por dentro, conserva construcciones adicionales destinadas a usos agropecuarios con otras propias del status distinguido de un indiano adinerado.

En un lado de la casa está, formando un todo, la fuente y la capilla. La inscripción de la fuente reza: “Manuel García de la Noceda construyó esta fuente que dedica a sus vecinos. 1894”. Por su parte, la pequeña capilla es de 1902. Y para rematar lo divino y lo humano, dos grandes paneras con el toque aristocrático de su escalera.

Tengo debilidad por las verjas de las casas de indianos como motivo fotográfico, y ésta me encanta.

La fachada principal, con su entrada “noble”, y otra construcción adicional muy dañada que me evoca un pequeño mundo de cuento.

Y hablando de nobleza, dos elementos más para terminar. La escalera, rota y decadente, y el precioso cenador que no puede ser más romántico. Ambos elementos se merecen una restauración.

Te sonará el apellido García de la Noceda. En la cercana Pravia están las casas de un hijo y de otro, y en Avilés la de otro pariente.

quiero-que-sea-muy-grande-3aee68

quiero-que-sea-muy-grande-c56702

quiero-que-sea-muy-grande-3b3bd5

 

 

 

Alejandro BrañaQUIERO QUE SEA MUY GRANDE

Comentarios

  1. Vanessa

    :) Me encanta ver las casas de mi concejo, aunque estén en este estado, que por otra parte a mi me atrae esa decadencia casi romántica.

  2. José

    Es curioso, otro Garcia de la Noceda de la zona pero no de Forcinas sino de Agones se fue a Cuba también. Manuel García de la Noceda, llegó a tener un horno tahona en Pravia por embargo de la finca.

    1. Alejandro

      José, realmente tengo un verdadero lío con este apellido, que tú has incrementado al decirnos en otra entrada que el Arias de la Noceda de Avilés es en realidad un García de la Noceda que se cambió el apellido. Deben de ser muchos…

  3. Martín

    Muy interesante. Una pena que no se hayan conservado los interiores. Tal vez no fueran muy fastuosos pero seguro que serían evocadores. ¡Lo que daría por ese cenador!

    1. Alejandro

      Martín, al igual que en los exteriores, en las casas anteriores a 1900 no hay tantas “cosas estupendas” en los interiores, pero con tantas habitaciones tuvo que haber cosas interesantes. Quedan varios cenadores en casas de indianos, pero éste es el mejor.

  4. Nicolás

    Es una casa tan grande como anodina. En una ocasión me acerqué a ver ese rincón después de haberme prendado de la foto del cenador que aparece en tu libro. Me llamó la atención que esa casa viviera al margen de esa fincona, de la que se supone es parte, y con la que no parece guardar relación. Es curiosísimo contemplar una obra de forja tan exquisita como es ese cenador , que uno se imagina en mitad de un jardín frondoso e íntimo dando un aire romántico al lugar, y que aparece en este escenario solitario y triste. Está ahí como de prestado. Más bien diría que está para impresionar al que venga y que le haga pensar: “Si así está el camino…cómo estará la romería…!! Prefiero imaginármelo , junto con la verja y el preciosísimo tejadillo de forja de la capilla, en un entorno más agradecido donde luciera más… el jardín de la casona de Naves que nos enseñaste el otro día, quizás???… SALUDOS

    1. Alejandro

      Nicolás, el terreno del cenador lo comparte ahora un grupo de ovejas pastando a su alrededor, contrastes!. Desde luego que se me ocurren muchos lugares bonitos para ese cenador. El tejadillo de la capilla es también muy notable. Saludos.

  5. Antonio

    Creo que estuve en esta casa en dos ocasiones, una siendo niño, a principios de los 60. Entonces era una casa de ejercicios espirituales o algo así, regentada por una congregación religiosa. Según creo haber oido, la familia originaria la donó tras la guerra civil porque al parecer les traia malos recuerdos por haber sido apresado y asesinado uno de los suyos estando alli de vacaciones. La segunda vez puedo precisar un poco mejor: fue en 1988 y entonces era una residencia de ancianos. Si alguien puede decirme algo al respecto se lo agradecería mucho.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Hola Antonio, ahora mismo la casa la ocupa una asociación que trabaja con niños discapacitados que residen allí. No sé mucho más. Esta enorme casona está bastante desmejorada por fuera aunque nunca he estado dentro. Quedan los restos de lo que en su día debió de ser un atractivo jardín. Un saludo.

Dejar un comentario