LA PERLA DE LAS ANTILLAS

In Indianos by Alejandro Braña20 Comments

Así llamaban a Concha Heres los habaneros para destacar su impactante belleza, don de gentes y encanto personal.

Concha Heres había nacido en Belmonte de Miranda en 1864. Con 19 años se casó por poderes con Manuel Valle, veintiséis años mayor, una de las mayores fortunas de Cuba, nacido en Candamo, y por entonces presidente del Centro Asturiano de La Habana.

Ambos llevaron una intensa vida social, con frecuentes viajes a Estados Unidos, España y Paris, hasta la muerte del marido en 1896.

Concha Heres se retira entonces temporalmente a Grado con su madre, donde compra una casa solariega y realiza generosas donaciones para escuelas, iglesias y fundaciones.

A comienzos de siglo vuelve a la vida social, manda construir su maravilloso chalé de Oviedo junto al Parque San Francisco (hoy desaparecido), contrae nuevo matrimonio, y vive habitualmente en Madrid, pasando los veranos en Oviedo.

En los años 20 encarga al arquitecto Anselmo Arenillas este panteón en el cementerio de Grado, donde está enterrada junto a su primer marido, Manuel Valle.

El panteón tiene dos pisos. En la planta superior está la capilla, de planta octogonal con cúpula y pórtico.

En su interior, en muy mal estado, están los sarcófagos de Concha y Manuel. Son de mármol, con estatuas yacentes del mismo material y la cara y las manos de marfil.

Presidiendo el exterior, una escultura titulada “La Noche”, un ángel modernista realizado en mármol.

Nota: los suscriptores ya podéis acceder a los contenidos extra pinchando en el nuevo enlace arriba a la derecha – “El Ojo de la Cerradura”. Hazte suscriptor.

Comments

  1. La verdad que la señora no escatimó en gastos para su última morada, por lo que no me quiero imaginar como sería su casa en Oviedo. Es una pena realmente que se encuentre el mausoleo en esas condiciones.

    1. David, no recuerdo otro panteón de origen indiano más imponente que el de Concha Heres, con esta capilla espectacular. El otro podría ser el de La Casona de Somao. Un saludo.

  2. El panteón de Doña Concha es absolutamente impresionante, se mire por donde se mire. Incluso en su lamentable estado apabulla . Quizás ,de tan grandilocuente que es resulta insultante teniendo en cuenta su contexto . Se enseñorea luciéndose en lo alto del cementerio sabiendo que no tiene rival alguno, más bien lo contrario: sepulturas sencillas y humildes nichos. Lo encuentro desproporcionado para ese lugar. Lo vería más armónico en el cementerio de Colón en La Habana o en el preciosísimo de Pére Lachaise en París. En cualquiera de ellos Doña Concha se sentiría ,seguramente, más orgullosa al poder codearse con los mejores panteones del momento.
    Saludos

    1. Nicolás, el panteón domina visualmente el pequeño cementerio de Grado. Solo un pasillo de cipreses tratan de acercarse en vano a su altura e importancia. Como dices, podría estar en alguno de esos extraordinarios cementerios, quizá en Paris, donde murió su marido. Saludos.

  3. Manuel Valle Fernández su primer marido era del pueblo de Santirso de Candamo, y la conoció en el palacio de los Fernández Heres en el pueblo de Grado de Rodiles hoy hotel, y se casarón por poderes, su marido fue el gran impulsor del edificio del Centro Asturiano de La Habana y del hospital Quinta Covadonga hoy Salvador Allende. En Grado también tuvo otro chálet, el que tenía en Oviedo se lo había comprado a otro indiano a Anselmo González del Valle y Carvajal. Intenta hacer un convenio con el Ayuntamiento de Grado para realizar un nuevo cementerio, al final no hay convenio, aunque en este cementerio hace su panteón. También hace una gran donación para hacer unos pabellones en el Naranco (Centro Asturiano en Oviedo). Su segundo marido fue Luis Menéndez Luarca y Secades

    1. José, entonces yo tenía mal el dato. Pensé que ella había mandado construir el palacete junto al Parque San Francisco pero, según cuentas, se lo compró a Anselmo González del Valle.

  4. Otra mirada a través de una verja…y van…
    El chalet que tenia en Oviedo era una pasada, impresionante. Lo que más llamaba la atención (aparte del edificio en sí, una preciosidad) era el enorme invernadero que estaba adosado a la casa por su lado izdo. Recuerdo perfectamente pasar por la acera de enfrente con mi madre, camino del médico, en el momento que estaban derribando el tejado y la esquina derecha y aparecer un baño con los azulejos amarillin claro, no se me olvidará nunca. Que pena, que destrozo. Yo parada en mitad de la acera, hipnotizada, y mi madre arreándome, ja,ja.
    Para el que tenga curiosidad, en Flickr hay una foto. Además, si poneis en Google “Palacete de Concha Heres” sale una entrevista con el dueño de la empresa Derribosa, que fué el que tiró abajo esta casa y otras muchas más en aquellos años. Leedla, que no tiene desperdicio.
    Saludos

    1. Mariam, he leido la entrevista y pone los pelos de punta, la impunidad y alegría con la que se derribó mucho patrimonio en aquella época. Además este señor parece tener un recuerdo muy claro de aquellos años. Mientras eso pasaba en Oviedo, otro tanto ocurría en muchas otras ciudades de España. Me encanta esa imagen que guardas de pequeña al pasar por delante. Tu “vocación indiana” es de nacimiento. Un abrazo.

  5. ¡Fantástica la foto que da entrada al panteón de Concha Heres!. El encuadre desde atrás del Angel es
    magnífico. A principios de año estuve en el cementerio de Grado y pude “admirar” la desolación que
    reina dentro del panteón, hasta la lámpara parece cansada de contemplar tanta ruina. ¡Es una pena!
    Un Saludo

    1. Gracias Oscar. La lámpara de bronce se vinó abajo. Da la impresión que el estado actual de la capilla es una suma de abandono y de vandalismo. El resultado, en cualquier caso, es desolador.

  6. ¡ Lo que entretienen los comentarios ! … uno queda embobado con los que sale a la luz. Me causa dolor ( me imagino que como al resto) ver semejante obra en ese estado, no sé si son actos vandálicos o no hay ningún familiar que se ocupe de cuidarlo. Respecto al tema de los derribos, desconozco si en otros paises han sido tan permisivos como aquí pero a veces viendo fotos antiguas se me ponen los pelos de punta !!!

    1. Ramón, agradezco de verdad vuestros comentarios, enriquecen mucho los contenidos de este blog y sé que la gente los lee. Yo tampoco soy capaz de hacer una comparación informada con respecto a otros países, pero aquí hay épocas en que el derribo se convirtió en deporte nacional. Un saludo. 

  7. Hola Alejandro, quería saber si José de Grao o tu mismo tiene alguna información de la que llaman Casa de los Heres en Grao. Es un edificio en esquina entre las calles Julio César Estrada y Eduardo Sierra. Es propiedad de los padres de una amiga y está esta interesada en conocer información sobre la casa. Si pudiésemos indagar algo seguro que ella estaría encantada. Un saludo y gracias!

    1. David, le paso el comentario a José que seguro sabe algo, yo no tengo ni idea.

  8. Hola yo soy de Grao, aunque ahora ya no vivo allí. El cementerio siempre me ha causado fascinación desde pequeña y el Panteón me resulta magnético. Tengo muchas fotos y muy parecidas a las tuyas -bueno… salvando las distancias de una aficionada con el móvil claro-. Pues bien, hoy he estado otra vez y resulta que la gran “Araña” que estaba en el suelo y se ve por cierto en tus fotografías, ¡ya no está! No sé que habrá sido de ella, pero es como si me hubieran robado algo -mira tú qué cosas digo ¡cómo si fuera la dueña!- En fin… buscando información he dado con tu post y quería compartirlo contigo y todos los que te leen.

    Un saludo

    1. Gracias Susana por comentar en el blog. No sería de extrañar que la hubieran robado, desgraciadamente. Los abandonos como el de este magnífico panteón siempre acaban en un expolio irreversible. Gracias, aunque seas portadora de malas noticias. Saludos.

  9. ¿No quedan descendientes de Concha Heres que se hagan cargo de los desperfectos del panteón?

    1. Author

      Lo desconozco. Lo cierto es que alguien debería intervenir para frenar este grave deterioro.

    2. Hola a todos los interesados en este tema sobre el panteón de Concha Heres en Grado. La verdad es que es una verdadera pena el estado en que se encuentra. Mi abuelo, sobrino de Concha Heres y arquitecto de Oviedo, era quien se hacía cargo de mantenerlo, pero murió en 1967 y desde entonces nadie se ha ocupado de él. También murieron las personas de Grado que mi abuelo tenía de ayuda para cuidarlo. Hoy es de varios sobrinos-nietos de la tía Concha entre los que se encuentra mi madre. Pidió al gobierno de Asturias una subvención para arreglarlo y se la denegaron sin ningún tipo de explicación.
      La tía Concha podría haber construido su panteón en París o en La Habana, como dice un comentario más arriba. Realmente podía haberlo hecho donde le diese la gana en el mundo pero le gustaba estar en su tierra más que en cualquier otro sitio y ahí era donde Manuel Valle, su marido, quería que le enterrasen.
      Lo que se hizo con el palacete de Oviedo no tiene nombre. Bueno, sí que lo tiene, pero no diré quién fue – ¡para qué! – pero quien compró el palacete tras la muerte de la tía Concha, por una cifra irrisoria, al primo de mi abuelo a quien le tocó en herencia, fue quien permitió que lo echaran abajo para construir ese edificio bajito y feo, el Banco de España. Lo más curioso de todo es que hasta el Partido Comunista salió en protesta para protegerlo como patrimonio de Oviedo.
      He leído uno de los comentarios que dice que de niña vio cómo lo derribaban y que recuerda el invernadero en el jardín. Este invernadero lo construyó Eiffel. O sea que no sólo destrozaron un edificio magnífico sino que con él destruyeron una obra de arte además de toda la arquitectura interior que era una maravilla.
      Un saludo a todos y muchas gracias por vuestro interés.

      1. Author

        Gracias Pepe, lo del chalé de Concha Heres en Oviedo pasará seguro a la historia de las infamias arquitectónicas de Asturias, nunca debió de ocurrir. En cuanto al panteón, hace tiempo que no paso por allí pero me temo que estará peor que en estas fotografías. Eso sí, ya no quedaba nada más que robar.

Leave a Comment