la-casona-de-sestelo-10f8e5

LA CASONA DE SESTELO

En Indianos por Alejandro Braña54 Comentarios

El indiano Ángel Pérez aún tardaría muchos años en llegar a esta casa de la que tendría que irse súbitamente.

A finales del siglo XIX se construyó en Sestelo, concejo de Castropol, esta gran casona destinada a ser una fábrica de papel, una aventura empresarial que duraría pocos años.

A pesar de su origen industrial, el enclave solitario y silencioso del edificio le confieren ese aire monástico y austero, de recogimiento y armonía con la naturaleza.

Hacia 1920, el indiano compró la casona, le añadió un piso más, y se instaló a vivir en este idílico paraje. El río Suarón recorre los limites de la extensa finca por dos de sus lados, y en una curva, forma una piscina natural bajo la sombra de los árboles.

En esta quietud apenas se oye el río y el roce de las hojas al viento, pero Ángel Pérez no vino a Sestelo solo para contemplar el paisaje y vivir de las rentas: se trajo una idea de América, una muy grande que veremos mañana.

Como llegar: desde Vegadeo tomar la AS-22 hasta Samagán y allí desviarse por la CP-4. A 1 Km. está la casona.

la-casona-de-sestelo-a2d7a2

la-casona-de-sestelo-84b6cd

la-casona-de-sestelo-22da1a

la-casona-de-sestelo-5b70ff

la-casona-de-sestelo-193b7c

la-casona-de-sestelo-7b3287

la-casona-de-sestelo-245cac

la-casona-de-sestelo-e7972a

la-casona-de-sestelo-c45604

Alejandro BrañaLA CASONA DE SESTELO

Comentarios

  1. Mariam

    Esta casa la conocí hace mucho, antes de que se restaurara, creo que por los alumnos de una escuela-taller; creo que es perfecta para un hotel, por el edificio y por el paisaje, como tú bien dices, es una pasada. E incluso se podia hacer una especie de recuperación de los baños en el rio, que en los últimos años se ha perdido. Seria un sitio perfecto para recuperar la tranquilidad y sanar el cuerpo y el alma, que a veces no sé lo que es más importante.
    No hubo alguna idea de hacer algo con ella por el Principado, o confundo la edificación?
    En fin, primeros de Septiembre. Bienvenido al nuevo curso, no?. Un abrazo.

    1. Alejandro

      Mariam, la casona fue una escuela taller en los últimos años antes de cerrarse y salir a subasta. Su actual propietario tiene el proyecto de hacer un hotel pero la cosa está completamente parada. Ha recuperado una parte del jardín pero parece que va para largo en la actual coyuntura. Como dices, empieza el curso, vamos a contar historias entre todos. Un abrazo. 

  2. Xurde Portilla

    Pues sí, es un lugar ideal para un hotel o incluso para una gran residencia. La verdad que las posibilidades, si no infinitas, son muy variadas. Lástima que aún no se haya transformado en algo concreto, pero seguro que en el futuro dará de qué hablar.

    Parece mentira, pero no la conozco en persona. Si tengo un hueco, haré por acercarme.

    1. Alejandro

      Xurde, a la vista está que el edificio es muy grande y con muchas posibilidades pero les ha pillado un tiempo complicado. Merece la pena acercarse hasta allí. Un saludo.

  3. Patricia

    Qué edificio tan curioso! Supura eclecticismo por todos los rincones. Tiene pinta de ser enorme por dentro y, a mi juicio, le sobra la última planta para tener un punto de armonía. En fin, curioso, pero me gusta. Un saludo a tod@s!

    1. Alejandro

      Patricia, dentro no queda nada, ni siquiera la escalera. Hay una de obra, el forjado de las plantas es nuevo y no hay distribución alguna. Como ves en las fotos, también faltan las ventanas de las dos primeras plantas. Pero es enorme, me gustaría saber porque el indiano decidio que no tenía bastante e hizo otra planta.

  4. Xurde Portilla

    Nos acercamos esta tarde por Meredo e intentamos ver también esta casona. ¿Hay alguna forma de alcanzar el río y ver la presa y la casa más de cerca que desde la carretera? Porque la verja con el cartel indicando que hay cámaras vigilando el terreno, no dejaba lugar a las dudas sobre si te podías acercar a sacar fotografías.

    El mazo de Meredo, un lugar muy recomendable, de esos pequeños paraísos que posee el Occidente, pero que no siempre se “publicitan” lo suficiente.

    1. Alejandro

      Xurde, hay un camino público que sale de la carretera (donde hay un pequeño banco) a la altura de la casa y baja hasta la presa, son apenas 200 metros y se llega en coche.

  5. Katherine Hall French

    Gracias por las fotos y tus comentarios – el indiano Ángel Pérez era mi bisabuelo. Cuando dejó de ser un orfanato en 1951, mi abuelos fue la primera en regresar a vivir en la residencia. Mi padre y tíos tuvieron la oportunidad de vivir unos anos de su niñez allí. Mi padre me contó muchas historias bonitas. Espero que el nuevo propietario pueda lograr lo que tiene planeado. Tiene tanta historia este lugar y me gustaría ver que la gente de nuevo la puede disfrutar.
    Estoy en contacto con Arturo Barcia que fue el hijo de los jardineros que trabajaban para mi familia. El tiene 91 anos y vive en Argentina. Su memoria es impresionante y me ha ayudado muchísimo saber mas de mi familia que has pocos anos estuvo en el olvido y desconocido.

    1. Alejandro

      Menuda sorpresa Katherine!, seguro que con tu ayuda podremos contar aquí una historia más completa de tu bisabuelo. Muchas gracias.

  6. maria jesus lopez

    Recuerdo siendo niña subir desde vegadeo en bicicleta a verla, veo que falta la fabrica pues ya en aquellos años estaba muy deteriorada, para todas era un reto entrar por una de las ventanas que estaba rota pues nada mas poner un pie dentro las que eran menos atrevidas nos gritaban que venian los fantasmas y saliamos pies para que os quiero ,tambien recuerdo y me gustaria saber si le conserbaron un patio precioso que estaba en la parte de atras y tambien bajar a la presa, me alegro de que alguien se haga cargo de hacer que esta maravilla no se pierda con el paso del tiempo es un paraje precioso ,sin duda no tardare en visitarlo y recordar mis años de niña.

    1. Alejandro

      María Jesús, gracias por escribir. Estas historias de cuando niños son maravillosas, vemos el mundo con otra escala diferente. Yo puedo decirte que me fascinó el lugar, la situación de la casa rodeada por el río. Fue todo un descubrimiento y tengo ganas de volver. Como puedes leer aquí, los descendientes del indiano guardan vivo su recuerdo y el de esta gran casa. La presa también es un lugar mágico. Sobre el patio no sé decirte. En la cara del edificio que mira al río, parece que hubo una gran terraza, pero está un poco deshecho. Un saludo.

    2. fernando

      lo que falta no es la fábrica sino el edificio adjunto que se hizo para albergar y completar el hospicio.

    3. Francisco

      Yo estuve, de niño, en la entrada del sótano de esa casa y no quise avanzar más por miedo. Se decía que por ese sótano escapó Ángel Pérez cuando los republicanos le vinieron a buscar para detenerlo, pero él logró llegar al rio Suarón, cruzar el río y huir a través de los montes del otro lado del río. La salida del túnel al rio existía, era un arco muy grande y cabía bien un hombre de pie. También conocí a una señora, que vivía en Vega, no lejos de Presno, creo que era hermana de Anel Pérez.

      1. Autor
        Alejandro Braña

        Una historia apasionante la de la huida de Ángel Pérez para salvar su vida. Nunca vi ese túnel pero no dudo de que exista.

  7. PATRICIA FUENTE RICO

    BUENAS A TODOS:
    MI ABUELO SE CRIÓ EN ESE ORFANATO, LO ABANDONARON CUANDO ERA PEQUEÑO, Y VIVIO TODA SU INFANCIA EN ÉL. SIEMPRE TUVO MUY BUENOS RECUERDOS DE AQUEL SITIO.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Hola Patricia, ya sabes que la Casona de Sestelo ha tenido muchas vidas distintas. Cuando paseas por aquel precioso lugar es imposible no pensar en cómo sería en aquel tiempo del orfanato, sobre todo a través de la mirada de un niño. Un saludo.

        1. Autor
          Alejandro Braña

          Gracias Moncho, los lugares apartados son carne de cañón y Sestelo no ha tenido mucha suerte.

  8. María

    Alguien puede decirme a que canción pertenece la partitura que hay en la puerta de la entrada a la finca de Sestelo? Gracias

      1. fernando

        ahora concretamente no me acuerdo, se que es de una película cuando este con Santiago se lo pregunto y lo pongo.

  9. Inma

    Hoy he visitado la Casona de Sestelo con mi padre, uno de los 300 niños que vivió en este orfanato. Él vivió allí diez años, hasta los últimos días en que este centro dejaba de ser orfanato, fue uno de los últimos niños, junto con otros dos o tres,que se quedaron para ayudar en su vaciado para el traslado. Dimos un paseo por sus dependencias y su memoria, nos contó que solo se habían producido dos muertes en ese periodo, un niño se ahogo en el río tras meterse después de comer en una zona de remolinos. Otro se cayó al partirse una rama de un cerezo al que se había subido. El médico venía un par de veces a la semana, la Superiora le daba la novedades producidas en temas de salud. En verano se bañaban en la riega que llevaba el agua a la central eléctrica y en el río, donde además pescaban truchas. Les llevaban a Tapia de Casariego a la playa el sábado a un grupo y el domingo a otro grupo de niños, iban en un camión. La lugareños de las cercanías les tenían aprecio a estos niños, y les daban comida y les mostraban afecto y cariño. Nos contó que acompañaban al maestro que vivía en Meredo, él junto con otro par de niños. El maestro era cazador y llevaba la escopeta para lo que pudiera ponerse a tiro en el trayecto, luego ellos volvían a la Casona….., aquí pasó diez años de su vida. Su infancia.

  10. Lola Torga

    Que guapo Alejándro lograr esto es increíble ” la historia de las casas” las mantiene vivas¡¡¡ Gracias por compartir y sobre todo por descubrirnos nuestros tesoros.
    Y gracias a todos los que contaís estas bonitas historias.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Gracias Lola. Es un placer poder hacer -como en este caso- de correa de transmisión para estas historias. Un abrazo.

  11. Ana Isabel Alvarez

    Hola, Alejandro. Te escribo desde Buenos Aires, Argentina. Soy hija de Pepe del Gorrello, de Samagán. Mi papá ya falleció hace 20 años pero recuerdo sus historias de cuando era niño y de la casona de Sestelo. Mi abuelo Florentino colaboró para que la dueña de la casa en tiempos de la guerra civil española pudiera escapar ya que la iban a apresar. Tuve la suerte de viajar a Asturias hace dos años y visité esos lugares soñados. Gracias al viaje pude conocer la tierra de mis padres que es también la mía así como a muchos de mis primos y algunos tíos que todavía tengo.
    Saludos desde el sur.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Ana Isabel, qué emoción! Cuando descubrí Sestelo se puso en contacto conmigo Katherine (vive en San Francisco y es descendiente del indiano) y me hablo de su familia. Ella va atesorando los recuerdos familiares. También me habló del jardinero de la casa (no sé si es pariente suyo) que vive también en Argentina. Un saludo desde el norte.

    2. Ana Isabel Alvarez

      Yo estoy en contacto con la esposa de Arturo Barcia, no es pariente mío pero mi padre conocía a los Barcia, por supuesto y tenía relación con ellos cuando yo era niña. El señor Arturo comenta continuamente en el facebook a través de su esposa, Ester. Ella sube constantemente cosas que él recuerda y le cuenta. Por las fotos que sube se lo ve muy buen mozo y muy bien cuidado, por cierto. Tengo entendido que mi abuelo ayudó al jardinero de la familia y acompañaron a la familia de la casa Sestelo cuando tuvieron que escaparse para salvar su vida.
      Saludos!

      1. Autor
        Alejandro Braña

        Gracias Ana, a veces el mundo se hace pequeño de repente y todos estamos más cerca. Un saludo.

  12. Katia

    Esta mansión lleva mucho tiempo en venta . Pueden verla aquí en este portal . Supongo que finalmente el proyecto para convertirla en un hotel ha quedado descartado .

    Hay fotos muy bonitas como la de la puerta con las notas musicales que otra persona más arriba mencionaba. Supongo que alguien que sepa leer Música quizás pueda reconocer la partitura.

    http://www.milanuncios.com/venta-de-casas-en-castropol-asturias/casona-de-sestelo-131311755.htm

    Por lo demás , le felicito por este blog que he compartido y recomendado en más de una ocasión.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Gracias Katia, yo también tengo curiosidad por saber a qué partitura pertenece. En cuanto a la venta, lleva al menos unos dos años, espero que alguien quiera hacerse cargo y que la historia continúe.

  13. fernando

    La escalera que comentabais, era una escalera central que a media altura entre la planta cero y la primera se abría en dos, me acuerdo de que era de soporte de fundición y pasos de madera toda en el aire. En el primer piso a mano derecha había lo que en sus buenos tiempos debía de ser la sala de juegos por que quedaba la estructura de una mesa de billar y la base en pizarra rota en dos piezas.

    La casa fue saqueada desde que se fueron los nietos de Dº Angel y cuando yo empece a ir por ella ya poco había.

    Si puedo decir que el piano de pared de la casa estaba y supongo que todavía estará en el asilo de Vegadeo.

    Por otro lado la leyenda del túnel que va de la casa al río es cierta solo que no tiene tanto de vía de escape de la casa sino mas bien era la salida de las aguas sucias de la casa; estaba en el sótano.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Muchas gracias Fernando por aportar más detalles. Parece que era un interior muy original.

  14. Manuel

    Me llamo Manuel, aunque casi todos me conocen por Manolín de Cortebella, hijo de Alfredo y de Lola del Molín de Piantón. ¡Qué pena no haber entrado antes en este blog! Desde que nací en el año 1947 hasta los 18 años viví justo a la entrada de Sestelo, así que conocí desde los niños del Hospicio hasta la hija menor de D. Angel (Raquel) que fue la última que habitó la casa..
    Mi padre, Alfredo de Cortebella, empezó a trabajar muy joven en la construcción de la presa , del canal y de la central eléctrica en la que trabajó hasta los años sesenta que fue vendida. Tenía fotos de D. Angel (una de ellas en un Ford T de pedales (llamado así por el sistema de cambio de marchas con pedales y no con palanca como ahora) y de la Señora como todos la conocían, elegantísima con abrigo ¡de visón! y gorro con pluma. Por desgracia se perdieron cuando nos trasladamos a vivir a Vegadeo. ¡Cuántas anécdotas me contaba! Cómo la señora y los niños tuvieron que huir y refugiarse en la cueva desde la que traían el agua a la casa, ayudados por los empleados y vecinos hasta que les proporcionaron documentación falsa y pasajes para embarcar desde Vigo a Méjico,(creo, no estoy muy seguro) proporcionados por una persona muy conocida de Vegadeo. Los peligros que pasó durante la guerra cuando los de izquierdas en su huída cortaron los cables del tendido eléctrico que suministraba energía a Vegadeo y los pueblos de alrededor,…
    Después llegaron los niños huérfanos y abandonados del Hospicio de Oviedo. Recuerdo al sacerdote, D. Herminio, y a la Superiora, Sor Carmen, y otra más cuyo nombre no recuerdo. Mi padre me había hecho un carretón de un cajón y cuatro ruedas y los chicos me remolcaban a la hora de la merienda. ¿Cómo no voy a acordarme de la primera vez que comí un trozo de dulce de membrillo que uno de ellos me dio, y cómo lloraban el día que se marcharon en dos autocares de la Diputación, que se detuvieron a despedirse de mi madre y de mí? Era pequeño pero hay cosas que uno no olvida fácilmente. Muchos de ellos hacían una excursión todos los años coincidiendo con las fiestas de agosto en Vegadeo. Con bastantes tuvimos relación hasta que fueron dejándonos. Inma y Patricia, seguro que conocí a vuestros padres.
    Después quedó como encargada Doña Elena, hermana de D. Angel, todo un carácter, aunque a mí me apreciaba y hacía la vista gorda cuando le iba a robar las naranjas, riquísimas, que había al lado del canal.
    Más tarde vino su hija mayor, Carmen, casada con Thayer Hall, y sus tres hijos: Dany, Peter y Carmencita. Dany era un poco mayor que yo y Peter era de mi misma edad. Carmencita era más jovencita. Jugaba mucho con ellos ya que Carmen quería que aprendiesen a hablar español y ella nos enseñaba alguna palabra en inglés(¿Te suena algo esto, Katherine Hall? Más tarde vendría el segundo hijo, Angel.
    La hija más joven, Raquel, vino a los dos años de marcharse la familia Hall Perez con su marido Carlos y sus hijas: Raquel, Carla y Margarita. Fue la que estuvo más tiempo aquí.
    Cuando marcharon la casa fue saqueada por unos y por otros hasta que la adquirió el Principado. En una cláusula de la escritura figuraba que debía ser convertida en escuela-taller y en el centro de la plaza se erigiría un busto de D. Angel. La escuela funcionó tres o cuatro años, se despilfarraron millones y al final NADA. El busto esperará a mejores tiempos.
    Hace unos años la había comprado un grupo de inversión madrileño con el fin de montar un hotel. La crisis mandó todo al carajo y la vendieron, perdiendo mucho dinero, a un cineasta de Figueras radicado en Madrid y que creo todavía la tiene en venta.
    Ana Isabel Alvarez: no conocía a tu padre pero si a Antonio que emigró siendo yo niño. También recuerdo a tu tía levemente y, por supuesto, a toda la familia del Gorrello desde Florentino con su bigotón hasta Ricardín.
    Perdonad por la extensión. Todavía me queda mucho que contar por lo que el que esté interesado no tiene más que usar este medio para ponerse en contacto conmigo

    1. David de los Chichos

      Buenas Manolín! Mas abajo he puesto un comentario para que lo leas, te respondo sobre el tuyo para ver si asi te llega una notificación al email y lo puedes leer.

      Un saludo!

    2. Inmaculada

      De vez en cuando me asomo por por aqui y leo los relatos que van enriqueciendo la historia de La Casona de Sestelo; de mañanas de mariposas y tardes de flores silvestres, (como parece sonar la partitura de la puerta de hierro forjada que da entrada a la casona y a los recuerdos de quienes habitaron sus muros y praderias).
      He de reconocer que a mi padre parece evocar lo que representa esta melodia al rememorar sus recuerdos. El, ahora esta muy delicado de salud; compartimos “médico de famiia” y la última vez que fuí a consulta me confesó que le conmovio el relato tan entrañable que mi padre le hizo sobre su infancia y que la emociono y que desde este hecho le tiene un especial aprecio; el caso es que leí el relato de Manolo, (Manolin) casualmente se llama y lo llaman como a mi padre, que ademas de Manolín le quedo el mote de “Pita” desde su paso por la Casona, cada niño se le atribuia alguna colaboración y responsabilida en la vida cotidiana en la Casona, y la suya fuela de ocuparse de atender las gallinas-”pitas”
      Tengo una colección de fotos de la época que habitaron la casona muy curiosas que me gustaria compartir con Manolin, pues creo que le gustaria verlas; por lo que te pido que le facilites mi correo para poder contactar con el o bien me facilites su correo, por supuesto con su permiso.
      Saludos
      Inmaculada

  15. Manuel

    ¡Vaya! Escribí un comentario demasiado largo y no me permite enviarlo. Mañana os contaré quien soy para ir contestando a varias de las personas que habéis intervenido en el blog.
    Manolín de Cortebella.

  16. David de los Chichos

    Buenas Manolín! Soy David hijo de Ana Marí de los Chichos, hemos acabado aqui buscando información sobre la casa de Sestelo, casa donde trabajo mi madre muchos años para Raquel, también estuvieron trabajando mis tio Pepe y mi abuelo Benigno. A mi madre le ha hecho mucha ilusión leer tu relato, le ha traido muy buenos recuerdos, esperamos que te vaya todo muy bien, y nos gustaría escuchar mas relatos de la casa de Sestelo. Mi madre te manda un abrazo grande, esperamos que puedas leer esto y contestarnos.

    Un saludo!

  17. Manolín

    Hola, David y Ana Mari:
    ¡Qué sorpresa! Mira por donde llego a tener noticias vuestras. Muchas veces me acordé de tí, Ana Mari, porque desde que vinisteis para Oviedo creo que no te volví a ver, al igual que a César. Por tu hermano Enrique supe que estabais bien, ya que le compré varias cosas en la ferretería para un pequeño apartamento que tenemos en la calle Méjico.
    Gracias a Alejandro Braña pude contactar con una de las nietas de Carmen de Sestelo e intercambiamos fotos de nuestras familias y, también casualidad, la semana pasada me encontré con Raquel y su hija Margarita en Castropol. Dijeron que me llamarían esta semana porque llega Raquelín y les gustaría comer todos juntos y recordar aquellos tiempos en Sestelo.
    Espero que Alejandro,abusando de su amabilidad, te pase mi e-mail para que podamos volver a contactar.
    Para tí, Alejandro: si quieres hablar con Raquel para más información sobre la casona, no dejes de decírmelo que trataré de ayudarte.
    Entre tanto recibid un abrazo de
    Manolín de Cortebeya (con “y” que viene de cuadra vieja).

  18. Montse L.

    Alejandro, vuelvo a salir de la sombra para agradecerte una vez más (hazla extensible a todas las publicaciones pasadas y futuras) toda esta recopilación y divulgación de cultura e historia. Ayer, gracias a las indicaciones de tu post, conseguí llegar a Sestelo y materializar el sueño de un gran amigo; visitar aquella casona que en el pasado fue hogar de una persona muy cercana para él. Sin duda alguna es un lugar privilegiado y especial. (Y no voy a negar que ciertamente inquietante..)

    Como persona curiosa que soy, a mi también me llamó la atención la partitura que conforma la puerta de acceso a la finca. Así que decidí buscar un poquitín y encontré un blog en el que hace referencia al tema que se esconde tras esas notas.. Os dejo el enlace para que podáis acceder al contenido.

    http://www.queridajuliet.com/#!Butterfly-mornings/cu6k/5687f3bd0cf20a60e3b18715

    Una vez más, gracias..

    Abrazos,

    Montse

    1. Autor
      Alejandro Braña

      La visita a Sestelo siempre es especial, y para los que tuvieron vínculos con la casa todavía más. Este verano está por aquí, en Castropol, la hija del indiano Ángel Pérez, Raquel, la misma que vino a recuperar la casa en los años 50. Esa casa está llena de historias…

  19. Alexandra

    Hola Manolo
    Soy alexandra nieta de Raquel perez hija de Margarita. Me encanto lo que escribiste, nosotros vamos todos los veranos a visitar la casa nos quedamos siempre en castropol. Todos los años voy con mi madre y abuela y paseamos por la casa y me van contando sus recuerdos. Mi mama margarita tuvo la oportunidad de vivir 8 años ahi. Que suerte la de ella y la tuya en vivir con un paisaje tan bonito. Si quieres te aclaro cuando pasó lo de la guerra les dieron documentos falsos y fueron de Vegadeo a Cuba. Y despues de cuba terminaron en Boston.
    Muchos saludos y aver si nos vemos algun verano que estemos toda la familia ahi
    Saludos!

  20. ESTHER PALACIO DE BARCIA

    Cuantos inolvidables recuerdos,cuando edite la vida de Arturo saldrán a la luz pequeños recuerdos de lo vivido en la casona.Ángel Pérez fue un futurista e imnovador.Arturo siempre me hablaba sobre él. decía que era una buena persona por que siempre tendía una mano a las personas que acudían a él en busca de ayuda.Espero poder editar pronto las memorias de Arturo.¡saludos!

  21. sara perez fernandez

    Me encantó poder leer todo lo que comentaís, pues yo realmente no conocía toda la historia que rodeaba a esa casa.Me impresionaba cuando era niña ,por su majestuosidad siempre que pasaba por allí cuando iba con mis padres a las fiestas a Meredo pues eran los dos de allí y al pasar por ese entorno, yo veía desde la carretera aquella gran casa.Y supe que después de estar años abandonada,habían creado una escuela taller y finalmente que la habían comprado unos hosteleros como bien se dice.
    Tengo vagos recuerdos, pero tambien se que compartí la escuela con dos de las personas que se mencionan Raquel y Carla, Raquel era dos otres años años mayor que nosotras,pero Carla creo recordar que era más o menos de mi edad.Gracias a todos los que habeís compartido esta información,pues es bonito recordar todas nuestras vivencias.Sara

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Gracias Sara, hay historias entrañables como ésta que con el tiempo siguen creciendo y completándose con muchas aportaciones.

      1. Miguel Ángel Serrano Monteavaro

        Queridos amigos: Este verano, cuando vaya por Castropol, espero hablar con Alejandro y con los descendientes de Ángel Pérez sobre la vida de este indiano y su vida política, pues estoy escribiendo sobre esa época.
        Saludos de MAS

Dejar un comentario