FLOR DE MUNDO

In Asturias, Paisajes by Alejandro Braña22 Comments

Ocurre lo mismo que con cualquier otra obsesión.

Cuando me pongo ya no sé cómo parar. Igual que comer chocolate.

La cámara y la mirada tienen esa capacidad obsesiva para fijar la atención en una cosa.

Todo comenzó hace poco delante de una vieja escuela -construida en 1926- en un pueblo cercano a Nava (foto de apertura).

Me fijé en las hortensias que cubrían la fachada, resistiendo los inicios del invierno.

A partir de ahí no dejé de buscar y fotografiar hortensias a diestro y siniestro.

Tampoco es que sea la primera vez.

NOTA: En esa entrada del blog, Palentino comenta que en algunos lugares -a las hortensias- se las conoce como Flor de Mundo.

Aquí tienes el resultado en imágenes de ese arrebato, con las flores de mundo entrando en el invierno a su manera.

DSC_3041

La siguiente foto es del jardín de La Casona (Somao), tomada desde el camino a través de la verja.

_DSC3236

En lo alto frente a la puerta de un hórreo.

DSC_3060

Me la guardé del otro día, en el cierre de la casa de Viego.

_AFB1747

A la orilla del río Narcea, en Tuña.

DSC_0103

En Vilaviciosa. Solo quedaba una. Me paré por culpa de otra obsesión: las guardamalletas.

_DSC6409

El cierre de una casa de indianos y sus hortensias tratando de fundirse en una sola cosa.

DSC_3155

Pese a los azotes del viento en la costa y otras inclemencias, las hortensias se crecen en el castigo al borde del mar, en Lastres.

DSC_9835

Comments

  1. Mi flor preferida Alejandro.Las fotos son preciosas,pero es que ellas se comen la cámara y la cámara las adora. Yo me las traigo de Galicia y les he encontrado un rinconcito aquí en Zaragoza y no sabes como se ponen en primavera y verano.Son la envidia de todo el que viene. El norte sin ellas perdería algo.
    Excelente trabajo….como siempre.
    Saludos.
    Teresa (Zaragoza )

    1. Author

      Gracias Teresa, seguro que tienes buena mano con las hortensias, porque cuando hago fotos veo que el calor, o simplemente mucha luz, las aturde y se quedan mustias. Con la humedad brillan. Por eso aquí en el norte están muy a gusto.

  2. No sabes como te entiendo…a pesar de cierta leyenda negra sobre ellas…a mi me encantan. Como olvidar, por ejemplo, esa entrada al Palacio de Cutre con ese muro lleno de hortensias que parece darte la bienvenida…Intenté llevar un pedacito de Asturias a otras latitudes y fue imposible que crecieran, el sol y el clima seco no hacen buenas migas con ellas…

    1. Author

      Aquí crecen sin demasiado esfuerzo, y lo que me llama la atención es esa resistencia frente al invierno. Van cambiando de color, palidecen, pero aguantan muchísimo comparado con otras flores.

  3. Temo desgastar tus fotos de tanto mirarlas. No me canso de ver ese magnífico macizo esponjonso delante de la escuela. Dan ganas de zambullirse en ellas. Y qué decir del jardín de Iñigo : ” muero de amor” por esa copona camuflada entre hortensias rojizas . ” Preciosistas” fotos, Alejandro .

    Creo que somos muchos los que sentimos devoción porlas hortensias.
    Me gustan todas y de cualquier manera: las recién brotadas y las casi marchitas, las de un blanco rosáceo y las exultantes azulonas, las que están en su jardín y las recién cortadas en jarrón de cristal o las ya secas en un cesto de castaño .
    Pocas flores son tan agradecidas : con el mínimo de cuidados nos regalan seis meses de floración en constante evolución . Todo a cambio de bien poco : agua y humedad.

    1. Author

      Me encantan a finales del otoño, cuando empiezan a palidecer, consumidas por los embates de las bajas temperaturas. Pero sí que son agradecidas a cambio de bien poco.

  4. Muy bonitas fotos Alejandro,yo creo que sólo en los lugares de clima húmedo se da bien esta planta,y hay de todos los colores,es grande,decora,bordea caminos,y es una maravilla verlas en todo su esplendor.Lo malo es al llegar el invierno,hay que podar ,y si son muchas es duro el trabajo,pero entretenido,yo pediría voluntarios para podar hortensias en La Casona.Gracias Nicolás por tu comentario.

    1. Author

      Ignacio, ten cuidado con lo que deseas…, igual tienes voluntarios, jajaja

  5. Eso, eso, cuidado Iñigo con lo que deseas, como dice Alejandro se te pude llenar la casa de voluntarios…; )

  6. Las fotos son maravillosas como siempre, Alejandro. Colores nítidos y hermosos, tonalidades y texturas llenas de matices. Mi favorita la que está junto al hórreo, es una foto preciosa. También las hortensias son de mis flores favoritas, sobre todo las blancas y azuladas.
    Qué alegría encontrar estas entradas tan bonitas que has ido haciendo a lo largo del mes!

    1. Author

      Gracias María. Las hortensias -como sabes- crecen con bastante alegría, tanto como para llegar a la altura de los hórreos.

  7. Me encanta esa curiosa relación de obsesiones : hortensias/ chocolate/ guardamalletas. A mí también me ocurre. Me gustan las tres cosas en exceso y no sé bien en qué orden. Posiblemente la mayoría de los que te leen opinen parecido .
    Desde bien pequeño sentía adoración por una casa que veía cerca de donde vivía . Me gustaba porque tenía adornos en sus tejados que la convertía en distinta a todas las demás . Con el tiempo aprendí el nombre mágico de esa filigrana: guardamalleta ( aunque también lambrequin )

    Otra adoración iba unida a la primera: adoracion por su jardín cuajado de vegetación , también , diferente a la del resto de casas del pueblo . Por supuesto que la estrella eran los enormes macizos de hortensias que salían desbordadas entre la forja de hierro que protegía a la casa.

    La guardamalleta vendría a ser a una casa Indiana lo que las hortensias a su jardín : ese toque de distinción qué diferencia lo común de lo extraordinario.

    SALUDOS

    1. Author

      Nicolás, no conocía el nombre de lambrequin, y es una palabra tan interesante como guardamalleta. Imposible asociarla con nada a primera vista, pero me encanta. En ese orden de afectos, el chocolate resulta el más adictivo.

  8. No sé lo que opinará esa “mayoría” que lee este blog pero yo suscribo todas y cada una de las palabras de Nicolás…; )
    Por otra parte, le agradezco que haya ampliado mi vocabulario en cuanto a arquitectura indiana, la palabra “lambrequín” es mucho más bonita y evocadora que la de “guardamalleta”,… me la apunto para no olvidarla.

  9. Coincido con Nicolás, las guardamalletas o lambrequines tienen un algo especial.

  10. Poco tengo que añadir, a lo dicho por todos vosotros. Para mi la hortensia es la reina de las flores, la mas elegante, con esa variedad de colores, que la hace única e irrepetible. Esos parterres, son una explosion de color, vitalidad, y alegria, y me encanta verlas por los caminos, los jardines, y en los sitios mas insospechados, y hasta cuando se secan y se van tornando amarronadas estan bonitas. Mis preferidas son las blancas y las azulonas, que a final de temporada las dejo secar, y las reparto por toda la casa.

    Es raro que a Lena no le vivan fuera de Asturias, porque yo vivo en Zaragoza donde hace mucho calor, y en sitios estrategicos del jardin, y regandolas mucho en verano estan preciosas.

    Me apunto tambien la palabra “lambrequin,” que nunca habia escuchado, y como a Lena me parece preciosa, y sugerente.

    Un abrazo.

    1. Author

      Mª Luisa, supongo que las hortensias se dan en otros sitios, lo que pasa es que en Asturias es más fácil y florecen con mucho entusiasmo. Será por esta humedad que tenemos.

  11. El clima de Asturias, y en general de toda la cornisa cantábrica, es el ideal para ellas, porque como tú dices, hay mucha humedad, y poco calor, que es lo que necesitan.

    1. Author

      A los humanos la humedad nos sienta peor, qué le vamos a hacer!

Leave a Comment