EL PODER Y LA GLORIA

In Indianos by Alejandro Braña39 Comments

Desde la casa su presencia es aún más abrumadora. Parece estar más cerca, ser más grande y estar construido sobre un promontorio más alto que cuando se contempla desde el jardín.
La vista engaña, no todos los días puede uno ver un panteón a la puerta de casa.

_AFB4699
La gran fortuna de Encarnación Valdés unida a la influencia de su capellán privado, don Amando, convencieron a las autoridades eclesiásticas para otorgar a la viuda del indiano Gabino Álvarez el gran privilegio de erigir un panteón familiar dentro de su finca de La Casona, en Somao (Pravia).
_AFB4733
La Casona desde la puerta del panteón.
_AFB4554
[custom_headline type=”left, center, right” level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”true”] Los Planos [/custom_headline]
Ignacio fue tan amable de traerme los planos desde Madrid para poder fotografiarlos. Están firmados por el entonces arquitecto diocesano de Oviedo -Emilio Fernández Peña- en 1909.
En la mayoría de publicaciones se atribuye la autoría de este panteón a otro arquitecto, Francisco García Nava. Es cierto que ambos colaboraron en alguna obra, como en la sede del Colegio de Aparejadores en Oviedo (Calle Marqués de Santa Cruz esquina a Cabo Noval), pero la firma no deja lugar a dudas.
_AFB4574 _AFB4581 _AFB4589 _AFB4591 _AFB4593
[custom_headline type=”left, center, right” level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”true”] El Interior [/custom_headline]
Al fondo está la escalera para bajar al sótano que alberga la cripta.
_AFB4440
Se aprecia una mezcla de influencias y estilos, ese modernismo ecléctico del que hablaba David en otra entrada.
_AFB4452 _AFB4475 _AFB4484
Las vidrieras realizadas por la casa Maumejean decoran los extremos y la cúpula.
Maumejean sigue teniendo su taller en Madrid. Su director es seguidor de este blog y me ha mandado un pendrive con muchísima información que tengo que ordenar para mostrarte. Recuerda que su obra aparece en muchas casas de indianos, entre otras V. Excélsior, Palacio Jardón, Villa Radis, Chalé de García Sol, etc.
_AFB4493 _AFB4499 _AFB4509
[custom_headline type=”left, center, right” level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”true”] El Paisaje de un arquitecto [/custom_headline]
Ha sido emocionante conocer una parte de la obra de Emilio Fernández Peña y descubrir -además- que estaba ligada a la arquitectura indiana a través de un proyecto tan singular como este panteón de La Casona de Somao.
Y hablando de panteones, aquí tienes el último que visité (Cuaderno)
El próximo día resolvemos el concurso pendiente. Da pie a nuevos descubrimientos.

Comments

  1. Alejandro, no me extrañaría nada que esa primera foto terminase en la portada de un libro, es tremendamente inspiradora. Preciosas las fotos del interior y los planos son para enmarcar, desde luego.
    Un deseo final, ojalá nos llegue un día la noticia de que la casa Maumejean participa en la tan demorada rehabilitación de V. Excelsior y su gran vidriera central, cuánto habrá que tenido que sufrir este largo y duro invierno! Un abrazo

  2. Ciertamente impresiona la imagen del panteón desde la ventana. Como si se hubiera construido así precisamente para evitar que los de la casa pudieran olvidar acaso a los que yacían fuera…

    Impresiona también el mantenimiento de las vidrieras, y en general el colorido que predomina.

    Desconozco si el Panteón tuvo en origen ese azul tan vivo tanto en el exterior como en el interior.

    Maravilloso trabajo Alejandro. Gracias por ilustrarnos.

  3. Conocía el Panteón (desde fuera, obviamente) de algún paseo por Somao.. Viendo estas imágenes (y alguna otra que juraría haberte visto previamente) me sorprendo aún más de lo especial de este lugar. Soberbia esa colección de planos del Panteón.. para cuidar con todo el mimo del mundo.. al igual que la propia construcción, digna de elogio. Gracias por regalarnos estas vistas y estas preciosas imágenes.. Una vez más, te felicito por toda la labor que llevas a cabo documentando todas y cada una de las joyas que conforman el patrimonio indiano de nuestra región. Es un privilegio leerte y contemplar tu trabajo 🙂

  4. Interesantísima esta obra arquitectónica. Veo con pena que el agua hace estragos en algunos puntos. Imagino que los propietarios no recibirán ninguna ayuda para poder mantener todo ese patrimonio. Si no pueden o quieren establecer ayudas, al menos todas estas casas no deberían pagar IBI. .. se convierten en insostenibles y ya conocemos los resultados. La decoración musiva, los azulejos y el suelo me parecen exquisitos. En enero estuve en el hotel Villa Soro, en San Sebastián. Lo recomiendo a todos los amantes de lo indiano. Las vidrieras también son de Maumejean y están restauradas. Gracias!!

    1. Author

      Las ayudas -en forma de incentivos- para cuidar el patrimonio siguen siendo un tema pendiente que podría mejorar la situación y aliviar un poco a los propietarios.

  5. Alejandro , deliciosas vistas y muy acertado el comentario de que engaña según el punto de observación. Es muy bonito en su conjunto , y los detalles interiores son fantásticos. Saludos.

    1. Author

      Cuando estás dentro de la casa, es cierto que el panteón parece estar mucho más cerca, quizás esa fue la intención de Encarnación Valdés.

  6. Tú lo has dicho: ” su presencia es abrumadora”… Esa es la sensación que tuve cuando conocí Somao hace muchos años y vi por primera vez esta construcción . Entonces ni siquiera sabía que se tratara de un panteón ( me enteré de ello a través de este blog, precisamente) . Siempre creí que era una capilla. El hecho es que me impresionó ver aquello al asomarme detrás del muro que lo esconde . Pocas casonas me han producido ese mismo impacto.

    Abruma y desconcierta: no sabe bien qué es lo que hay ahí plantificado en medio del “prao”. Como mucho , uno podría suponer que fuera una capilla o ermita kitsch de jardín . Cómo imaginarse que fuera un panteón …!!

    Se conoce que como toda regla tiene que tener su excepción , no todos los enterramientos se hacen en lugar público ( camposanto o cementerio o ,en algún caso de celebridad, en el interior de una iglesia ). En Asturias. , si no me equivoco, es caso único junto al panteón de los condes de La Vega del Sella. En Cantabria sólo sé de uno más . Distinciones extrañas que se pierden en la Historia, pero que reflejan ese sueño de ” poder y gloria”…

    Esa gran impresión que me causó la primera vez que vi el panteón no volvió a repetirse en las muchas otras visitas posteriores. La imagen que tenía de aquel monumento blanco- grisáceo , casi en armonía con el entorno verde de la vegetación , se desmoronó cuando se pintaron sus cúpulas de ese azul ” caldero de plástico”… Desconozco cuál sería su color original pero, con el debido permiso de Iñigo , me atrevería a decir que ese no es el apropiado ( y aún menos teniendo como vecina a La Casona en ese elegantísimo granate). Menos mal que no hay nada que no arregle una mano de pintura.

    SALUDOS

    1. Author

      Nicolás, yo no recordaba el color original, o no lo vi, o no me fijé entonces. Por alguna foto que tengo en blanco y negro es difícil de decir. En cuanto a las excepciones, yo también recuerdo la de los condes de la Vega del Sella y no sé si hay alguno más en Asturias.

  7. Una de las construcciones indianas más atípicas y una de las más interesantes, creo que salvo el panteón de Concha Heres, es el panteón de tipo mausoleo más esmerado y brillante de Asturias (sobre esto podríamos debatir ya que hay muchos tipos de monumentos funerarios) .

    Poder disfrutar de esos planos es un verdadero privilegio y nos permite también observar algunos cambios respecto al proyecto original como la solución semicircular de las fachadas laterales y la central y la supresión de las escaleras de acceso (supongo que ya compensadas por estar el mausoleo en un montículo). La pieza es una verdadera mezcla de estilos, un exterior de líneas muy geométricas que nos lleva a un modernismo muy relacionado con la Sezessión vienesa pero cambia completamente esa imagen con un interior que se nutre de la decoración más ecléctica y exhuberante posible: baldosas hidráulicas, un zócalo de azulejos que algunos autores denominan tipo modernista, molduras, mascarones y esas excelentísimas vidrieras. Lo que está claro es que doña Encarnación no escatimó en gastos. Sobre el tema del colorido, ya es cuestión de gustos. En el libro de Eduardo Mencós, que ya mencionamos otras veces, aparece el panteón con un monocromo en tono grisáceo (que personalmente no le hacía justicia). El actual, puede parecer excesivo, pero pone énfasis y destaca muy bien los elementos. La Casona, brilla con luz propia y no creo que pueda tener un color mejor elegido.

    Ahora me gustaría pasar al interrogatorio a Íñigo que ya empieza a ser costumbre cuando sale algo relacionado con La Casona. El interior original del panteón me imagino que tendría más mobiliario, ¿solían oficiarse misas para la propia casa? Es curioso ya que la iglesia está bastante cerca e incluso Somao no es un núcleo muy grande. ¿Qué motivó a Encarnación a construir el panteón teniendo el cementerio de Muros a escasa distancia? Finalmente, ¿el jardín original alrededor del Panteón como era?

    Saludos a todos.

    1. Author

      David, gracias por tus aportaciones. En cuanto a Íñigo, ya está tardando en contarnos más cosas. En la memoria del proyecto -creo recordar- se contempla una entrada cerca del panteón para personas ajenas a la casa, así que entiendo que doña Encarnación permitía el acceso en determinadas ocasiones. Yo también quisiera saber los motivos de construir el panteón allí. Hay que tener en cuenta además que doña Encarnación vivía en Madrid, y pasaba los veranos entre esta casa y la de Biarritz…

  8. Estupenda esta “trilogía” sobre Emilio Fdez. Peña.
    El tema del Panteón siempre resulta interesante dada su “rareza” lo poco habitual de la ubicación, magnitud, etc., pero además, esta vez se ha visto complementado con esos interesantes planos.

    Bajo mi punto de vista, no asocio el estilo constructivo con los modelos de la secesión vienesa, ya que aún se observan muchos detalles con tintes historicistas de los cuales ese estilo se había despojado.
    Los arbotantes y pináculos del exterior traen recuerdos del tan recurrido gótico, si bien el conjunto se ve algo aligerado por el uso de esas cubiertas lisas de fabrica.

    En el interior, otro tanto de lo mismo en las decoraciones a modo de mosaico -que tanto recuerdan al estilo bizantino- en las bóvedas o en las trompas de la cúpula, las típicas flores de lis e incluso las vidrieras que decoran las ventanas geminadas de esos pequeños “ábsides” que a diferencia de las de la cúpula, presentan un aire de estilos pasados.
    En cuanto al zócalo, mas que modernista, personalmente me trae mas recuerdos de la azulejería de Talavera, tanto en sus característicos colores, como en la decoración utilizada, similar a los grutescos y al candelieri tan utilizado en el renacimiento, mas concretamente en el plateresco.
    Hay que recordar que el renacimiento fue unos de los estilos que volvió a “renacer” con mas fuerza en las épocas del historicismo, incluso dando lugar a un pseudo estilo llamado Monterrey, precisamente inspirado en una obra cumbre del Renacimiento, como es el palacio de Monterrey de Salamanca. No es raro encontrar ejemplos de edificios que mezclan este estilo historicista con pinceladas del modernismo.

    Creo que este magnífico trabajo que has realizado, ha servido para conocer a este arquitecto con un toque modernista tan particular que tantos recuerdos me trae del modernismo catalán ya que es de los pocos que ha utilizado por estas latitudes detalles como el trencadís, el arco parabólico o elíptico y esa decoración foral que tanto me gusta.

    1. Author

      Matías, te agradezco que puedas aportar conocimientos y opiniones tan versados. La Historia del Arte y de la Arquitectura es algo fascinante, y vemos como una pequeña obra puede abarcar tantos estilos, influencias y matices. Mil gracias a todos por enriquecer el blog con vuestros comentarios.

  9. Yo también lo vínculo más con la tradición bizantino-orientalizante que con la sezesión. Además esa conexión se ve reforzada por el cromatismo tan intenso. Aunque pueda no gustar a mí me encanta, el azul insiste en esa construcción casi extraterrestre posada sobre el prado.

    1. Author

      Gracias Martín. Estoy muy lejos de ser un experto en la materia, pero yo veo intenciones muy distintas en el exterior y en el interior del panteón, supongo que es algo deliberado por parte del arquitecto.

  10. Me parece muy interesante ese análisis tan detallado de Matías. Comparto esa visión de la deuda del pasado sobre todo a la estructura que no deja de ser un templete de cruz griega con los testeros resueltos con exedras y una clara referencia al arte bizantino en las soluciones cupuladas y en los mosaicos. Sobre los arbotantes también es un recuerdo al gótico pero su formalización al igual que toda la escultura y los elementos decorativos de esa parte del tambor es lo que me traen esa unión con el modernismo vienés sobre todo en la depuración de esas formas y el trazado de las líneas. Hay que tener en cuenta que el modernismo es un lenguaje muy potente pero sobre todo decorativo pues no introdujo ningún sistema constructivo propio, por eso es muy frecuente que las decoraciones se combinen al gusto del autor muchas veces dejándolo como una anécdota decorativa. Muchos de estos arquitectos trabajaban inspirándose en láminas y por ellos mezclaban a veces elementos por mero capricho. Sobre todo me voy a quedar con esa referencia a los azulejos de Talavera, que es cierto que no tiene ningún aire modernista pero la propia Morales Saro así los define (a veces hay que criticar a la fuente por muy buena que sea).Desde luego que aquí aprendemos y es un placer. Lo que está claro es que no es un modernismo puro, por lo que me vuelvo a decantar por el Eclecticismo modernista.

  11. Coincido con la opinión de Martín. A mí me gusta el Panteón como está. Recuerdo que “peregriné” a Somao -ya hace bastante tiempo-, con el libro de Mencos bajo el brazo (literalmente). Igualmente llevaba la idea de cúpula grisácea y algo desvaída y me encontré con una construcción luminosa y fascinante en un montículo, que me cautivó. Ahora, gracias a este estupendo trabajo tuyo, Alejandro, he podido ver todos sus detalles interiores. Es una muestra magnífica de artes decorativas.
    Yo no soy ninguna experta, pero el zócalo me recuerda al estilo ornamental de Aníbal González. Ellos fueron compañeros de estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid y mantuvieron -especialmente en sus inicios- estrecha relación. El colorido -suelo y zócalo- se asemeja al de la obra de A. González.
    También estoy deseando que Íñigo (¡pobre Íñigo, entre el color y las preguntas, lo vamos a marear!) nos conteste.

  12. Hola a todos,gracias Alejandro por las estupendas fotos que has puesto del Panteón.Un reportaje fotográfico muy extenso y enriquecido por todos los comentarios,todos de un grandísimo nivel,se aprende mucho sobre arquitectura gracias a nuestros amigos del blog.
    Nunca pensé que vería los planos aquí,Alejandro,en foto,lástima que están un poco arrugados pues estuvieron muchos años enrollados y guardados de cualquier manera,los encontré en un baúl en un desván de La Casona,desde entonces los cuido con mimo,el paso siguiente será enmarcarlos para protegerlos,como comenta Covadonga,aunque creo Alejandro que cuando los estuviste fotografiando algo comentamos de conservarlos cada uno en un marco.
    Me gusta mucho la foto que has puesto del techo y las vidrieras alrededor,un efecto óptico precioso.
    Voy a responder a algunas cuestiones que habéis comentado:
    Es cierto como comentáis que la influencia de Don Amando tuvo que ser importantísima,era una,persona muy culta,fue Capellán Real,con gran influencia en las altas esferas eclesiásticas,lo que ayudó mucho a que le concedieran el permiso del Obispado para que mi bisabuela Encarnación Valdés pudiera mandar construir El Panteón.Imagino que una aportación económica a la Iglesia también ayudó,poderoso caballero,es Don Dinero.
    Siempre oí a mi padre,nieto de Encarnación,que se construyó no sólo para enterrar a la familia,sino para dar misa en la Capilla,y en efecto se daba misa para la familia y para el pueblo en general,cuando la Iglesia de Somao estaba cerrada por la guerra Civil,por ejemplo,y al revés,en días de fiesta se llevaba la ropa de la Capilla a la Parroquia de Somao para vestir el altar.
    Por dentro había reclinatorios,que todavía existen,y supongo que llevarían sillas,bancos de Iglesia no creo que hubiera porque nunca los vi ni jamás oí a mi padre hablar de eso.
    Referente a la decoración de las paredes,el interior de la Capilla,estaba lleno de Teselas,creo que se llaman así,al estilo bizantino,no sólo las paredes sino el techo,pero los años y sobre todo la humedad han hecho que desaparezcan.Había luz eléctrica y por fuera la cúpula también estaba decorada con Teselas,imagino que debía ser precioso,mucha gente mayor de Somao y mi padre me lo contaban.El color azul,guste más o menos,es cosa de hace pocos años,cuando mi padre hizo la última restauración,no sé porqué eligió ese color,antes de ese color no había nada,pues al desaparecer las Teselas quedó la piedra al descubierto,y así estuvo muchísimos años.
    De momento el Principado no da subvenciones,las hubo en su época,gracias a ellas se pudo ir restaurando tanto el Panteón como La Casona,y ese tipo de ayudas se reparte entre el Principado y el Propietario,un tanto por ciento cada uno a pagar.
    La próxima vez que se restaure el Panteón habrá que escoger un color bonito,se aceptan ideas,a Nicolás no le gusta el azul,a David y a Martin sí les gusta,a ver qué hacemos Alejandro,jajajajajajaja.
    Pregunta David y tú Alejandro sobre el motivo de construir dentro del jardín,pues por lo que me contaba mi padre fue un capricho de Encarnación ,quizás influenciada por Don Amando,mi bisabuela quedó viuda muy pronto y Don Amando la ayudó muchísimo en todos los sentidos,por lo tanto no es de extrañar que si la idea partió del Capellán a Encarnación le pareciese bien,y por el dinero no había ningún problema,había de sobra,y que mejor arquitecto que uno Diocesano,al que Don Amando seguro conocía muy bien.
    Referente al jardín que rodea el Panteón pues estaba muy cuidado,hace tiempo le mandé a Alejandro unas fotos antiguas de La Casona,y hay una en la que se ve ésto que estamos hablando,había caminos de piedra que subían por el jardín hacía el Panteón y lo rodeaban,había Sanjuanes bien podados y palmeras,y esas plantas que tienen como plumeros que sobresalen,hoy los caminos siguen,pero son de hierba.Espero algún día tener la oportunidad de dejar ese jardín como estaba antiguamente,incluyendo el Panteón y sus caminos.
    Para mí es un orgullo tener esa capilla ahí en medio del jardín,parece extraño y no es muy normal tener a los muertos delante de tu casa,pero como siempre estuvo ahí pues digamos que es como una parte de la casa,eso sí impresiona muchísimo las noches de luna llena asomarte a la ventana y ver ese Panteón en medio de la oscuridad iluminado por la luna,yo creo,que más de uno saldría corriendo.
    Creo,que todos hemos aprendido mucho con las opiniones técnicas,y a partir de ahora gracias a los planos ya sabemos más de este arquitecto Fernández Peña.
    Muchas gracias Alejandro por dedicar tu tiempo y tu blog al Panteón,has hecho un trabajo magnífico,lástima que la humedad y tanta lluvia no permita que la restauración de un monumento,sea el sea,no dure mucho,pero así es Asturias,vestida de verde gracias a esa lluvia. Un saludo a todos y si queréis saber más cosas pues yo respondo encantado.

    1. Author

      Gracias Ignacio por tus explicaciones. En lo que a mi respecta, sé que tengo deberes pendientes, fotos antiguas de tu familia que mandaste y las que reproduje en mi última visita a La Casona. Aunque vaya lento, ten por seguro que saldrá todo. Un abrazo.

  13. Sí, muy interesante también la conexión con Aníbal González, en las líneas de Talavera y del Neorrenacimiento ya apuntadas. En esta época se mezclaron todos los lenguajes, me estoy acordando ahora mismo de Villa Anita y de García Sol.

  14. Muchas gracias por todas esas respuestas Íñigo. Quién pudiera contemplarlo en su mejor momento, porque si ahora impresiona…no puedo ni imaginar con toda esa decoración completa.

  15. Quiero agradecer a Iñigo su colaboración, aportando sus fotos, planos etc para que Alejandro las publique, permitiendo que Alejandro haga sus propias fotos para enseñarnos el aspecto actual y respondiendo a nuestras preguntas.

    Eres muy afortunado por disfrutar de esa maravilla Iñigo, y también por qué no de tener la responsabilidad de mantenerlo para que puedan disfrutarlo generaciones futuras. Y también afortunado por tener esa generosidad de compartirlo con nosotros, con los participantes de este blog. Ojalá pudieras contar con algún tipo de ayuda.

    Coincido con David de que el Panteón debía impresionar más si cabe con esas teselas que mencionas. Qué pena que no haya quedado resto alguno para que pudiéramos hacernos una idea. Quizás nos pudieran orientar sobre cuál debe ser el color para la próxima restauración. 😉

  16. Igual buscando en el jardín aparecen algunas teselas que den una idea de cuál era el color original. En caso de usar mosaico como recubrimiento exterior probablemente fuera un color llamativo, o un degradado de varios colores. Gracias por compartir estas historias tan valiosas.

  17. Gracias Paloma por tus amables palabras,mientras yo viva cuidaré esa finca lo mejor que pueda,para disfrutarla.Las ayudas es cosa del Principado y en estos tiempos que corren las tienen congeladas,seguro que llegan tiempos mejores.Martín:la gente mayor de Somao y mi padre me contaban que durante muchos años siempre aparecían Teselas esparcidas por el prado,de muchos colores,conque imagino que la cúpula exterior sería un gran mosaico tipo Bizantino multicolor,por mi parte yo intentaré restaurar las paredes con más Teselas allá donde falten,pero en el exterior sólo pintaré,dejarlo como antiguamente debe ser carísimo,más importante que las Teselas es evitar humedades.Un saludo a todos.

  18. La pasada semana estuve en Somao, un dia frio, ventoso y gris, y pude ver el panteón desde muy cerca. A mi, obviando para lo que sirve, me parecio muy intersante y precioso, es como una mini Santa Sofia en medio de un prao asturiano. Sí que choca un poco el color, pero mojado por la lluvia resultaba muy atrayente, precisamente porque resalta en el fondo del paisaje. Y fijate, que coincidencia, cuando lo miraba y giraba para ver La Casona, pensé al igual que su dueño, en que en noches de luna llena, ver el panteón desde las ventanas de la casa debe respigar a uno, jajaja.
    Bien por Iñigo, y agradecidos. Me encanta que un propietario no solo colabore con este u otros blogs que se toman las cosas como debe ser, si no que es absolutamente consciente de lo que significa ser el propietario de una de estas casas, que comparte el entusiamo de la gente y lo comprende y alienta, y ademas asume con naturalidad que es dificil mantener las edificaciones en perfecto estado de revista. Y no cae en la tonteria de esconderse, e incluso quejarse, ama su casa y le apasiona este mundo y se nota. Fuera tonterias!! Un aplauso para este hombre.
    Creo sinceramente que tenemos en el tema de la arquitectura de indianos un nicho turistico y cultural de primer orden. Pero como siempre, los paletos que nos gobiernan no ven mas alla de sus narices y dedican los cuartos a su mayor gloria, comodidad y boato, o a ecomuseos del cestu y la macona o de la manzana mingan. Vamos bien asi…
    Un abrazo Alejandro

  19. Muchas gracias Mariam por tu comentario acerca de mí.Mi padre,Alfonso,me transmitió su cariño hacia esta casa,estaba muy unido a su abuela Encarnación,y yo intento cuidar La Casona porque a él le gustaba mucho Asturias.Parte de su vida la pasó aquí,con su abuela,más que un nieto era un hijo más para ella.
    Aparte de la relación familiar yo creo que este tipo de casas hay que cuidarlas,es un patrimonio que forma parte de Asturias,lo malo,es que las ayudas son escasas,por no decir nulas,pero poco a poco se van haciendo arreglos.Te mando un saludo muy cordial.

  20. Que más decir cuando todo está ya dicho, y muy bien dicho, por los que participan en este blog…

    Comparto el sentir de todos vosotros y especialmente con Íñigo, su amor a la tierra y al patrimonio de su familia que es el patrimonio de Asturias…

    Como no lamentar ese mirar para otro lado por parte de las administraciones…
    Comprendo que no habría dinero suficiente para poder mantener todo ese patrimonio que tenemos en Asturias, pero en algunos casos, y es este uno de ellos, tendría que hacerse un esfuerzo por parte del Principado y ayudar a los dueños de alguna forma…

    La presencia del Panteón quizá resulte abrumadora hoy (no sé como sería el sentir en aquella época o la sensibilidad de Doña Encarnación) pero lo que resulta evidente, es que se buscó, intencionadamente, ese efecto. Entiendo que lo que se quería era tener muy presente a los que ya no estaban. Era una forma de que toda la familia permaneciera unida y recordada en el día a día. Creo que era una manera muy diferente de asumir el paso al más allá. Ahora es todo mucho más material y terrenal… y no se comprende quizá muy bien ese sentimiento.

    Es curioso que siempre que he tenido ante la vista este Panteón, me lo haya imaginado con brillantes teselas de colores en su exterior. Quizá porque lo relacioné siempre con un estilo Bizantino. El interior, sin embargo no era capaz de hacerme una imagen de él, y mucho menos nunca me imaginé que fuera tan luminoso y decorado como resulta en las magníficas fotos de Alejandro. Esas vidrieras de Maumejean me vuelven loca.

  21. ¡Impresionante! Verdaderamente un trabajo sensacional el que haces Alejandro. Hermoso poder ver más allá de la fotografía, conocer cada detalle, desde los planos hasta los hermosos vitrales del Panteón. No cabe duda que tu amor por la fotografía va tomada de la mano con la historia de este bello recinto. Gracias por compartir con nosotros y desnudar todas esa dudas, llevarnos al pasado y convertirlo en el presente. Por ahí ti puse que si te levantas por la mañana, esta con cafecito y tienes esa vista del panteón, pues no te resta mas que decir: Me quiero morir jjajjajja un abrazo a ti por compartir con todos nosotros y al primo Iñigo por ser el amo y señor de la Casona. Jajja Saludos de Canada

  22. Tenía pendiente de agradecerte, Íñigo, el tiempo que has dedicado a contarnos con detalle todo lo que recuerdas desde niño sobre la Casona y el Panteón. ¡Claro, la clave de la cúpula era la decoración en mosaico, el recubrimiento con teselas! Parece tan fácil imaginarlo ahora que nos lo has desvelado… Debió ser impresionante -lo es ahora, incluso sin ellas-. Qué lastima no disponer de una foto en color del Panteón recién terminado. Aun así, gracias por todas las que compartes con nosotros del patrimonio familiar, que -además de las de Alejandro-, nos hacen disfrutar tanto.
    Y, desde luego, me uno a lo que han dicho los demás en cuanto a admirar el esfuerzo que hacéis los propietarios por conservarlo. Y en deplorar la falta de ayudas públicas destinadas a la conservación de esas joyas, mientras, en ocasiones, se invierte en proyectos de dudosa -en el mejor de los casos- utilidad.
    Un abrazo

  23. Muchas gracias Maite por tus palabras,yo aporto al blog todo lo que puedo,en material fotográfico y contando los recuerdos de mi padre,gracias a él he aprendido a querer esta casa y a cuidarla.un saludo muy grande.

Leave a Comment