el-peso-de-los-recuerdos-7c6ab7

EL PESO DE LOS RECUERDOS

En Indianos por Alejandro Braña18 Comentarios

 

Ignacio me habla de cada uno de sus parientes como si los estuviera viendo, pero ha pasado más de un siglo.
Yo estoy un poco liado, intento retener nombres y establecer lazos, pero nunca se me olvida la cara de bueno que tiene el indiano Gabino Álvarez en la fotografía del salón.
Han pasado cinco años desde la publicación de Un Viaje en el Tiempo, con el salón de La Casona de Somao en la portada. Esta vez, con la tarde oscura y las fundas en los muebles, me da la sensación que el espacio es más grande y la casa más silenciosa.
Siempre me fijo en una de las bombillas de la lámpara central, es la misma desde 1904, y ahí sigue sin inmutarse.
Ignacio me trae una foto de Gabino Álvarez y su mujer, otra vez él con la misma pose regia que parece estudiada, y con la luz que se nos va le hago una foto junto a las escaleras de entrada.
Aún tenemos tiempo de dar un paseo y ver la casa custodiada por la gran sequoia que vino de Cuba, y observar las vistas de Muros, la costa, y la desembocadura del Nalón.
Antes de despedirnos me dice que si me he fijado que las vajillas llevan las iniciales GA (Gabino Álvarez) con dos diseños distintos.
Al partir ya es noche cerrada, aún veo al pasar la sombra de Villa Radis.
Alejandro BrañaEL PESO DE LOS RECUERDOS

Comentarios

  1. David Franqueira

    No podías haber empezado con una mejor. Asi que así es como duerme La Casona los inviernos.

  2. Teresa

    Alejandro has dado en una de mis debilidades,la Casona y Villa Radis.En su día me papee de la historia de estas dos casas indianas. Hasta me leí el libro de Silvia Grijalba que hablaba de su abuela Maria Luisa,descendiente de Gabino Alvarez. El año pasado en Asturias,me acerque a Somao”preciosa villa” buscando estas dos casas y cual fué mi sorpresa que al asomar mis narices por la verja apareció una señora delgada con un sombrero y unas tijeras de jardinería.Acabamos hablando montones de cosas relacionadas con la casa,era la actual propietaria.Quedé sorprendida del amor que tenía a esa casa.Al lado estaban asomados a la terraza los propietarios de la Casona, que nos miraban con curiosidad.Ya me hubiera gustado entrar dentro de las dos ,pero logicamente es imposible,ya que estarían todo el día con visitas,viendo el interés que suscitan las dos casas.Me quedé maravillada de mi visita a Somao.Como ves no olvido mi viaje a Asturias,vamos que cuando pueda me escapo otra vez.
    Preciosa la lámpara del salón y espectaculares vistas desde la terraza de la casona.
    Como siempre Alejandro ,gracias por compartirlo con nosotros.

    1. Alejandro

      Teresa, como cuentas, a la propietaria de Villa Radis es fácil encontrarla cuidando el jardín o pintando la verja de entrada, tiene la casa impecable. El libro de Silvia Grijalba lo tenemos incluido en la Biblioteca Indiana, y es muy recomendable para acercarse a cómo fue aquella época. Un saludo.

  3. David Franqueira

    Es cosa mía o, ¿al fondo hay una puerta tapada? Por casualidad no será una que parece no usarse en despacho?

    1. Alejandro

      David, tus dotes de observación me superan (no es la primera vez). No tengo ni idea, la verdad.

  4. Mª Luisa

    Magnifico el comienzo de esta nueva temporada Alejandro.Esta es una de las casas que me tiene robado el corazón, y cuanto mas la miro mas me gusta.Toda ella es pura delicadeza y buen gusto. Me encantan estas fotografias del antes que has puesto en El Cuaderno, porque nos permiten apreciar los cambios producidos en el inmueble; aunque en este no se aprecian diferencias relevantes. Preciosas las fotografias; sobre todo la del salon, con un gran contraste en los colores. Un saludo.

    1. Alejandro

      Gracias Mª Luisa, el salón es para seguir soñando con estos indianos y sus casas que tanto nos fascinan. Un saludo.

  5. Iñigo Sandoval

    Hola Alejandro un saludo muy cordial desde Guatemala,aquí estamos pasando las vacaciones como te contamos,y aún estando lejos te seguimos en tu blog.Muy bonitas fotos de La Casona,la bombilla es cierto que desde que se puso jamàs se fundió,mi padre siempre me lo contaba ,increíble.Empieza una nueva temporada y como siempre esperamos tus bonitas fotos y las historias que las acompañan,interesantes y apasionantes.Un saludo a todos los amigos del Blog.

    1. Alejandro

      Iñigo, que sepa todo el mundo que tú eres Iñigo-Ignacio, la persona a la que me refiero en el texto, propietario de La Casona. Fue un placer verte de nuevo en la casa. Un abrazo.

  6. Iñigo

    Hola de nuevo,quería comentarle a nuestro amigo David de Avilés que desde luego es muy observador y como muy bien dice en el salón hay una puerta que comunica con la siguiente habitación que ahora es un despacho y antes se llamaba la salsita del teléfono .El busto que se ve en la puerta es de mi bisabuela Encarnación y es obra del escultor Sebastián Miranda y los frescos del techo los pintó un señor que le decían Antón de La Gocha. Es posible Alejandro que te lo contase en las visitas que has hecho a casa,pero es lógico que con tantas casas y tantos nombres pues no recuerdes tantos detalles,es imposible.un saludo muy fuerte desde Guatemala,país que os recomiendo a todos,corazón del mundo Maya.Hasta pronto.

    1. Alejandro

      Gracias Ignacio, lo de Antón de La Gocha lo recordaba (por aquello del nombre peculiar), pero no me había fijado en la puerta, ya ves. Feliz estancia en América, indiano!

  7. Lena

    Preciosa la fotografía de la lámpara. Me encanta la luz que has conseguido. Feliz nueva temporada, Alejandro. Espero disfrutar un año más de tu buen hacer.

    1. Alejandro

      Lena, gracias, estoy encantado de volver para contar pequeñas historias acompañadas de fotos. Espero que sea una temporada entretenida y me alegro de seguir contando contigo.

  8. Ramón

    Saludos a todos, espero que el verano haya resultado fructífero. Ni comentario es en referencia a esa bombilla… yo no sé si la metería dentro de una urna , para evitar que se fundiera . Recuerdo haber leído ; respecto a un caso similar ; en un parque de bomberos de USA . Me parece que llevaba desde la primera década del siglo pasado. Saludos.

    1. Alejandro

      Ramón, parece que lo de la bombilla en un parque de bomberos de USA es cierto, y también que las primeras bombillas estaban fabricadas para durar una eternidad, hasta que se dieron cuenta de que así no habría negocio, y tenemos lo que tenemos. Creo que ese fue el comiezo de la “obsolescencia programada” que ya se extiende a cualquier cosa que compremos. En fin.

  9. Paloma

    Alejandro, por poco no alcanzamos a la bombilla del parque de bomberos en Livermore, California que lleva funcionando desde 1901. Está declarada como la bombilla más antigua conocida que aún funciona por el Libro Guiness de los Récords!!!

    No salimos en el Guinnes pero nadie nos quita que nuestra bombilla y su ubicación gana a la de los californianos!!! Y solo es tres añitos más joven.

    Tú te fijas en la bombilla y yo en la lámpara. Quien la limpie tiene su mérito…

    Es un placer volver a visitar el blog después de las vacaciones.

    1. Alejandro

      Bienvenida de nuevo Paloma, el placer es mío. Desde luego nos ganan en antiguedad, pero el sitio no tiene ni punto de comparación.

Dejar un comentario