EL CHALÉ AZUL

In Indianos by Alejandro Braña6 Comments

Reconozco que al principio no me gustaba, lo encontraba raro, pretencioso y hasta cómico, como si esas almenas tuvieran más que ver con un castillo de Walt Disney en un parque temático. Un poco de cartón piedra.

Conocí este chalé del indiano Prudencio González cuando estaba prácticamente en ruinas. Lástima no haber hecho entonces una foto de su lamentable estado.

Con el tiempo he ido apreciando su singularidad que lo convierte en otra aportación interesante a la gran variedad de arquitectura indiana.

Quizá sienta remordimiento por aquel primer juicio negativo que hice sobre la casa, porque ahora me encanta parar a verla y a fotografiarla cuando la luz es tan buena como esta vez.

Es la disculpa para traerlo de nuevo al blog.

Comments

  1. Prudencio González García, fallecía en Llanes el 04/01/1934, a la edad de 85 años, fue enterrado el 06/01/1934, dejó 2 hijas María Teresa y Modesta González Borbolla, casadas con el odontologo Florentino Menéndez Cofiño y con el abogado Ricardo García Herrera.

    1. Author

      Gracias José, no sé en qué año dejó de habitarse la casa, pero tuvo una larga agonía que casi acaba con ella.

  2. ,
    ¡¡ Qué bien le sienta el azul al chalé de D. prudencio!!
    Aunque igualmente le sentaría un rojo, verde, morado,…. o cualquiera del Pantone. Hay casas agradecidas para los colores y ésta es una de ellas.
    El juego de molduras, medallones, salientes, balconcillos y demás elementos arquitectónicos le dan pie a que una buena combinación de tonos le den la nota sobresaliente. Es una ” puesta en escena “. Todo ello muy teatral para lograr el objetivo final : destacar y ser centro de las miradas. Puede que no sea la más grande, ni la de materiales de mejor calidad, ni la mejor ubicada, pero como tenga un buen maquillaje triunfa por encima del resto .
    Adoro esta casa y a su arquitecto Casimiro Pérez de la Riva.

    SALUDOS

    1. Author

      Gracias Nicolás, parece que te gusta, jaja! Yo he tardado en admirarla pero ahora me gusta mucho. Tienes razón, quizá podría disfrutar de una mejor situación en Llanes, pero cómo iba a imaginar D. Prudencio el desarrollo de la villa.

  3. ¿Y decías que anteriormente estaba en ruinas, Alejandro? Pues han hecho entonces una labor de restauración fabulosa, y además muy rica en detalles ornamentales.
    Quisiera aprovechar esta entrada para agradecer a José la información que nos proporciona acerca de las historias de las casas y de sus familias, pues hacen desarrollar la imaginación y añadir un elaborado contexto de esas mismas historias, y de las almas de las personas que habitaron las casas, enriqueciendo la perspectiva con las que las contemplamos.
    Y a Nicolás, agradecerle también sus esmerados análisis artísticos, pues te hacen apreciar detalles que de otra forma pueden pasar injustamente inadvertidos, y te hacen disfrutar aún más de las fotografías. Gracias a los dos.
    Pienso en este chalé de D. Prudencio, mirándolo desde los distintos ángulos de las fotografías, y creo que el efecto final sería muy distinto si no hubiesen añadido las dos torrecillas y esa especie de ático abuhardillado, pequeño para mi gusto en relación a las dimensiones de la terraza, que no lo hacen parecer proporcionado. Si eliminas estos tres elementos, la planta del chalé es muy similar a otras casonas indianas, de estructura cuadrada o rectangular con una gran torre adosada en uno de sus lados.

    1. Author

      Me sumo a tus agradecimientos con redoble de tambor. La casa amenazaba ruina. Quizá su situación no la hacía tan atractiva como otras o el precio era elevado. Lo desconozco, pero ahora tenemos recuperada otra casa de indianos singular.

Leave a Comment