DOS LADOS DE UNA PLAZA

In Indianos by Alejandro Braña6 Comments

Dos palacetes uno en cada extremo, dos indianos enriquecidos en Cuba, y una misma fecha, 1890.

Estamos en la plaza de Indalecio Corujedo en el centro de Grado. A un lado, el palacete de Juan Fernández Bao. Recuerda que este indiano había comprado otro palacio como regalo de boda para su hija.

Su casa de Grado fue obra de Juan Miguel de la Guardia, el arquitecto de Villa Tarsila entre otras, y que unos años más tarde se encargaría de reformar El Capitolio, también en Grado.

El chalé para Fdez. Bao es de influencia francesa, destacando la galería de una sus fachadas y la curiosa casita para el chofer.

En el otro lado de la plaza está el palacete para la familia Casares. El jardín ha sido eliminado al construir un parking debajo. Llaman la atención las figuras que representan las cuatro estaciones en la escalera que daba acceso al jardín.

Ambos palacetes han sido reformados por dentro y albergan hoy en día oficinas en alquiler.

dos-lados-de-una-plaza-53b43b

dos-lados-de-una-plaza-7387cc

dos-lados-de-una-plaza-48c0ff

dos-lados-de-una-plaza-7705cb

dos-lados-de-una-plaza-a5b309

dos-lados-de-una-plaza-2d1b09

Comments

  1. Preciosas ambas obras, muy francesas, elegantes… La casita del chofer me ha recordado una calle de Praga llena de casas de cuento. Gracias!!

    1. Martín, creo que elegantes es un buen término para definirlas, probablemente ahí residió el éxito de todo lo que venía de Francia en esa época.

  2. La casita del chófer me sabe igual que cuando encuentro un caramelín por casa,…una pequeña alegría instantánea aunque no quede “fartucu”. Saludos.

    1. Ja,ja, buena comparación, esa pequeña torre es un poco de juguete. Saludos.

Leave a Comment