DOS CASTILLOS

In Indianos by Alejandro Braña39 Comments

En Llanes había dos castillos, situados uno a cada extremo de la villa.

Por entonces marcaban los límites de la población extramuros. Pero eran construcciones pacíficas, su torres almenadas no estaban pensadas para la defensa o la guerra si no para el recreo de dos indianos enriquecidos en México. Ambos compartían también las singulares ideas del arquitecto cántabro Pérez de la Riva, quien desarrolló dos originalísimos proyectos.

Nota para mi mismo: Ahora comprendo por qué la Marquesa de Argüelles decidió dejar Llanes e instalarse en Ribadesella. Allí podía ser “la reina” sin estos dos chalés que la hicieran sombra. Probablemente consideraba que el que le había regalado su padre no tenía suficiente empaque. La torre en su chalé de Ribadesella ¿es sólo coincidencia? Y abundo: en una carta que la Marquesa envía a su padre le reprocha la enorme donación de diez millones de pesetas que éste hace al esfuerzo de la guerra en Cuba en tanto en cuanto pone en peligro su futura herencia, ¿se lo podía haber gastado en una casa más grandiosa?. Parece ser que, según cuenta la Marquesa, el padre contestó poniéndola en su sitio. Tan sólo chismes, aunque lo del chalé me parece plausible.

Y volviendo a lo que nos ocupa, el primer chalé -lamentablemente desaparecido- estaba en la zona de La Guía y era conocido como Villa Vicenta o chalé de La Guía. Se construyó en 1896 por encargo de Pedro de Teresa -casado con Vicenta Rivera- indiano de segunda generación. Su padre, Nicolás de Teresa, había nacido en Llanes en 1818, emigrando muy joven a  México donde labró una extraordinaria fortuna en la banca, el textil y mil negocios más. Parece que dejó a su muerte -solamente en dinero- una fortuna de diez millones de duros.

img013-2

También hablamos de este chalé aquí, en El ruido de las casas al caer.

Palacio de la Guu00EDa

El otro “castillo”, conocido como el Chalé Azul, era propiedad de Prudencio González y se edificó en 1905. Felizmente recuperado tras venderlo sus herederos en el año 2000, los nuevos propietarios han hecho una restauración muy respetuosa con la idea original. Se encuentra a la salida de Llanes en dirección a Poo. Su situación, pegado a la calle, permite parar delante y deleitarse con su singularidad.

_AFB0165

torre

Indianos028

torre 2

[custom_headline type=”left, center, right” level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”true”] Y un reto [/custom_headline]

Me gustaba tanto esta foto cuando la vi, que compré el negativo en una web de coleccionismo hace unos meses. Su vendedor aseguraba que era un original de 1910-15. Cuando lo tuve en la mano y lo digitalicé, me di cuenta inmediatamente de que no podía ser de esa época, si no quince o veinte años posterior.

img013-2

Para detectives avezados, sorteo un libro entre los que acierten correctamente por qué estoy tan seguro. El dato es puramente indiano.

Gracias por jugar.

PD. Dos aportaciones más en el Cuaderno: una de José sobre el Chalé Azul y otra de Nicolás sobre Pérez de la Riva.

 

Comments

  1. Es una verdadera lástima la pérdida de La Guía, ¿hay alguna construcción en su lugar? Lo cierto es que no la tengo muy estudiada. Sobre el otro chalet, brilla como el primer día, no se si habrá quedado algún resto de su interior.
    Curiosa e interesante reflexión sobre el traslado de la Marquesa. No me extrañaría que, en el fondo, esos fuesen sus motivos. Sólo Asunción Villar podría hacerle sombra en su nuevo destino (en cuanto a casona) y no parece haberlo hecho ya que el plan urbanístico de Santa Marina era obra colosal sin parangón. ¿Lo de la carta es verídico o mero rumor?
    Sobre el reto, me imagino que tu prueba es un viejo conocido de estilo vasco, el chalet de Eduardo García Valverde, que si no me equivoco muestra ya su silueta al fondo de la fotografía. La fotografía es preciosa Alejandro, creo que mejor compra no podías haber hecho.

    Un saludo

    1. Author

      David, sobre lo que hay ahora en La Guía no estoy muy seguro, supongo que construyeron chalés o pisos. El chalé Azul estaba en las últimas cuando lo compraron -llevaba abandonado mucho tiempo- así que no creo que conserve nada ¿quizá pinturas?
      La carta de la Marquesa es verdad. Entre los documentos que me van llegando sobre ella, y que tengo para publicar en el blog, me mandó uno Matías que es una entrevista con la Marquesa en una revista de la época en la que cuenta exactamente eso, y la respuesta de su padre diciéndole que la Patria estaba por encima de todo.
      Sobre la prueba, pensé que sería más difícil pero has acertado. Efectivamente se ve a la derecha -solitaria- la casa de Eduardo García Valverde sobre el Paseo de San Pedro. Teniendo en cuenta que la casa se terminó en 1928, la foto tiene que ser al menos de esa fecha. Voy a sortear el libro entre todos los que dejen un comentario en esta entrada durante esta semana.

  2. Nicolás de Teresa y Sánchez Tamés es nombrado el 17/09/1851 Presidente de la Junta de Españoles de Puebla (México).
    En 05/1873 el Ministro de Justicia de México le pide a Nicolás de Teresa y a otros dinero para hacer una penitenciaría en Distrito Federal.
    Consejero del Banco Nacional de México hasta su muerte 14/05/1892 en México , de su testamento se encargo el Juzgado nº 2 de lo Civil de México DF, a cargo del juez Ángel Zimbrón, se decía que testó 14 millones de pesos, otras fuentes indican que 11 millones $.
    Pedro de Teresa y Miranda se casó el 21/10/1893 en Llanes con Vicenta Díaz Rivera Romano. En 1902 dío 1000 pesetas para el nuevo cementerio que se proyectaba en Llanes

    1. Author

      José, Nicolás de Teresa debe tener una biografía muy extensa. Fue un personaje muy relevante en el México de la época, en compañía de Basagoiti, los hermanos Ibáñez Posada e Íñigo Noriega, los indianos más ricos e influyentes del momento.

      1. Añade a esa lista al naveto de Ceceda José Antonio Llamedo. Incluso el hijo de Nicolas, José Nicolás de Teresa siguio teniendo influencia en México.

  3. Bueno, yo diré que hay muchos elementos que sirven para situar la foto mucho más acá de ese 1915 que te prometían. El más claro es la estructura del que fuera Instituto de Bachillerato Alfonso IX, hoy Instituto de Educación Secundaria de Llanes. Entendiendo que la primera piedra del edificio se colocó en 1956 y que las clases comenzaron en 1962 la fotografía será de finales de los 50 o principios de los 60. Este centro educativo también tiene una fuerte raíz indiana. Fueron las propias familias llaniscas (la mayoría con fortuna americana) las que donaron grandes cantidades de dinero o tierras para comprar los terrenos y construir el edificio. En origen el patio tenía cerca de 40.000 metros cuadrados. De hecho, el muro de piedra se ve en la foto, llegaba hasta el paseo de San Pedro. Luego lo regalaron todo al pueblo (gestionado por el Ayuntamiento), y vino la urbanización y enajenación de algunas partes, y la construcción del actual complejo deportivo (que utilizan los alumnos). Del edificio original sólo se conserva una parte. En las imágenes se ve la capilla de estilo bizantino de Villa Vicentina, era espectacular. Toda la zona hoy está urbanizada, llena de chalés modernos. Sólo se conservan las caballerizas. Respecto al chalet azul… por lo que he visto conserva muchos elementos, carpinterías modernistas y techos decorados. ¡Gracias por compartir la foto!

    1. Author

      Martín, tu comentario es para nota. Ya sitúas la foto con más precisión. Es el Llanes justo anterior a la llegada de los primeros turistas, todavía virgen.

  4. Por cierto, como dato curioso, la viuda de Teresa, Concepción Fernández, donó para el Instituto 15.000 pesetas. Aunque esa pequeña fortuna fuera modesta en comparación con las 50.000 de José Bernaldo de Quirós Argüelles, el hijo de “nuestra” marquesa (también hubo quien le ganara).

  5. Pues menos mal que he leído los comentarios antes de ponerme a buscar y hacer mis investigaciones como una loca. Jaja.

    De cualquier forma muy interesantes no ya solo tus fotos, sino toda la documentación que recabas y nos pones en conocimiento.

    No me extraña nada lo de la marquesa. Nada ha cambiado, actualmente conocemos lamentablemente las discusiones que se producen por las herencias. A todos nos vendrá a la cabeza la de una famosa aristócrata.
    La marquesa solo pensaría en que nada mermase su herencia, que nada le privase de pavonearse y epatar, ¡menos mal que algunas veces están los padres para ponernos en nuestro sitio!.

    Respecto al chalet derribado (una pena) también se conoce como Casa del Coju de la Guía, porque el indiano que la encargó (Pedro Teresa) era cojo. Quizás hayas omitido ese dato, porque no deja ser un poco ofensivo conocer la casa por la discapacidad de quien la encargó. Ese chalet fue derribado en los años setenta, no entiendo el por qué, ni qué pondrían en su lugar. Pero lo dicho, una pérdida incomprensible.

    Gracias Alejandro.

    1. Author

      Efectivamente Paloma, Pedro de Teresa estaba cojo. Los indianos despertaban mucha envidia por su fortuna y posición, especialmente en los pueblos más pequeños. Cualquier argumento era bueno para tratar de hacer burla sobre ellos, aunque siempre por detrás.

  6. La foto de Villa Vicenta es preciosa. Tanto por la casa como por su vista panorámica. Excepcional .
    Cuantas más fotos nos muestras de ella más me gusta y más lamento su pérdida.
    Es una verdadera lástima que ya no esté , porque luciría allí arriba en La Guía como ninguna otra.
    Menos mal que, en compensación y con buen acierto, nos restauraron el Chalet de D.Prudencio.
    Para quien les guste curiosear un poco y les atraiga el estilo historicista del chalet de La Guía , les propondría que disfrutaran de un paseo por la Avenida de Los Infantes de Santander y descubrieran “El Retiro”, una preciosa casa que a buen seguro es del mismo arquitecto pues su parecido con Villa Vicenta así lo delata. Y si no que opine cada cual …!!

    SALUDOS

    1. Author

      La desaparición de Villa Vicenta es inexplicable, parece imposible. Pérez de la Riva es un arquitecto muy interesante por lo poco que conozco de él. Voy a poner las fotos que mandas del chalé de Santander en el Cuaderno (ya está metido). Gracias.

  7. He de decir que no hubiera acertado ni en cien años, pero es más, me he quedado de piedra viendo la cantidad de datos e información que la gente maneja…
    Mi único comentario posible es la sensación que he tenido al ver la foto del tristemente desaparecido chalé de La Guía…obviando la belleza del negativo, mi primera impresión ha sido la de una imagen de una película antigua…Me ha venido a la memoria la famosa mansión de la archiconocida “Ciudadano Kane” y la mansión de Hearst…Los más entendidos me dirán que me he vuelto loca y que no guardan ninguna semejanza, pero repito, ha sido una sensación, ver la foto de Villa Vicenta y recordar, como en un flash, la mansión Xanadú de aquella película…y el contraste con el “pueblo llano” más abajo, nunca mejor dicho.

    Por otra parte, me imagino, Alejandro, esa satisfacción y ese orgullo de encontrarte con un tesoro y hacerlo tuyo. Unas fotos impactantes. Para los paisanos de la época debía de ser impresionante solo verlo de lejos, como vigilante…no digamos ya, el ir acercándose a él desde ese caminito que se vislumbra en una de las fotografías.

    1. Author

      Es lo que tiene admirar estas casas, Lena. Nos hacen soñar y asociarlas con cosas que hemos visto y vivido. Sobre los datos, ya ves, no paran de salir cosas que nos permiten enlazar historias pasadas y presentes. Interesante. Villa Vicenta, tal como comentas, debía tener un poco de castillo medieval: no solo por sus trazas, también por su situación en un alto, con el pueblo a los pies…

  8. Es normal que recuerde a Xanadú, la gran mansión historicista y “romántica” de Ciudadano Kane. De hecho, la mansión verdadera en la que se inspiró sí se ha conservado y se visita como un museo. ¡Ojalá Villa Vicentina hubiera tenido esa suerte! La finca era inmensa, toda la colina. Ya en los años 30 Rodríguez Bustelo presentó un proyecto de urbanización, respetando la mansión en el centro y parcelando todo el jardín, con casas unifamiliares de estilo asturiano. Hoy sólo queda en pie lo que fueron las caballerizas y casa para el servicio.

    1. Author

      Es una gran pena que no haya sobrevivido la casa, y resulta inútil buscar culpables a estas alturas. Pero a todos nos parece una obra muy singular dentro de la arquitectura indiana.

  9. gracias, Alejandro por tus fotos, tus historias y tus adivinanzas.
    me encantan todas las fotos y nos descubres cada dia un mundo tras una ventana, una puerta o cada detalle que nos enseñas. además tengo la suerte de poder visitar tus escenarios habitualmente y contar tus historias a quien me acompaña

  10. Acabo de ver la entrada y lo que me llamó la atención , fue también el nuevo edificio sin terminar. No me parecía corresponderse con la fecha que indicas , pero no sabía la respuesta. Creo que publicaste alguna foto de la vajilla de esta casa , hace un tiempo. Saludos a todos.

  11. Por cierto , me gustaría ver ( si aparece alguna ) las mencionadas caballerizas y casa del servicio , así la próxima vez .. me acerco por allí. También estoy de acuerdo con el comentario que evoca Xanadú .

  12. Desde la calle no se ven, están dentro del jardín de una de las casas. Son bastante grandes, con una gran galería creo recordar. Están rehabilitadas como viviendas para uso vacacional.

    1. Siento contradecir a Martin pero las caballerizas del “Coju” dan, en su parte trasera a la calle. Son muy sencillas siendo más interesante el frontal con larga y volada galería que da al interior del jardín del chalet que, principalmente, sustituye al difunto. En dicha finca hay un parking que se abre en verano para uso de los clientes de un hotel próximo.

  13. Lástima lo de Villa Vicenta,por la foto antigua se ve que era una casa preciosa,por dentro debía ser enorme,con forma de castillo,que costumbre tan buena tenemos en España de destruir nuestro patrimonio, desde luego da gusto.Estoy admirado de lo que se aprende en nuestro blog,con tantos datos,como dice Lena, muy enriquecedor.Me he fijado que en la foto antigua hay unas iniciales grabadas en la piedra,que curioso,me ha llamado la atención.
    Referente al Chalé Azul sólo,decir que los nuevos dueños han sabido hacer una buena testauración, está precioso, y si han tenido,buen gusto por fuera seguro que por dentro también lo han dejado muy bien.
    Hablando de La Marquesa,que ya es de todos nosotros, su reacción al escribir esa carta a su padre yo algo de razón le doy, también comprendo a Paloma, que los padres a veces nos ponen en nuestro sitio, pero hay que comprenderla a Ella, en aquella época tantos millones de pesetas que fueran a parar a una dichosa guerra en vez de a su hija pues me imagino que le sentaría fatal, a cualquiera nosotros Paloma si nos quitan dinero de nuestra herencia imagina cómo nos pondríamos, y más esa señora acostumbrada al dinero y al lujo.Saludos a todos.

  14. Muchos de los indianos emigrados a México desarrollaron su actividad en la época del controvertido Porfiriato.
    Este interesante documental, de una televisón mexicana, nos muestra cómo fueron esos años y el México que encontraron tantos españoles a su llegada. Se entiende que -al conseguir prosperidad y fortuna posterior- quisieran construir sus mansiones a semejanza de lo que habían vivido y como demostración de progreso, sin faltar detalle.

    https://www.youtube.com/watch?v=SG2aVi1KIeU

    1. Author

      Maite, un documental muy interesante y completo. Por lo que sabemos, de todos los indianos que hicieron fortuna durante el Porfiriato, Íñigo Noriega (Quinta Guadalupe) fue el más cercano al dictador -y probablemente el más beneficiado- hasta el punto de crear un poder paralelo. Muchas gracias.

  15. Sobre el tema que comentas de la antigüedad del negativo, efectivamente creo que tienes razon y independientemente de que existan otras claves, yo en principio aprecio en la parte inferior derecha de la fotografia el tejado a cuatro aguas del chalet de Dario Mijares en la calle Nueva nº 22, y que tiene como fecha de construccion 1922 segun consta en el libro “Una arquitectura de distinción” de Marta LLavona Campo con la que tú has colaborado en alguna ocasión.
    Agradezco enormemente cada nueva entrega de “Asturias por descubrir” de la que soy entusiasta seguidor por la fotografía y por el interés temático.
    Un saludo

    1. Author

      Muchas gracias Juan Carlos. Parece que la foto guarda muchas más claves de las que yo pensaba, teniendo en cuenta tu aportación y la de Martín. Un saludo.

  16. Buenos días:
    Curiosa reflexión acerca de la marquesa. Olvidan unas cuantas casas más de su propiedad, de ella y de su marido, no olviden a este personaje, miembro de una de las familias mas linajudas y con grandes posesiones. ¿De verdad piensan que la marquesa se fue a Ribadesella por que veía su “chalet” menos importante? En fin… igual se fue porque ambos (su marido y ella) tuvieron gran visión turística, en algunos libros se habla de ellos como los primeros visionarios y promotores del turismo en la zona. No olviden uds. el llamado “Llanes ideal”. Retomo el hilo…El palacio de la Guía tampoco comparable en cuanto a calidad,pero la casa azul no es comparable en cuanto a construcción al de la marquesa. Sus materiales y ornamentos son de muy baja calidad, eso sí llamativos a la vista. La casa de la marquesa de de un claro estilo “italianizante”, con una calidad en materiales indiscutible, y en cuanto a los interiores, no tenía parangón con otras cercanas. Más casas de los marqueses en Asturias, no “maten” Uds. al señor marqués antes de tiempo… “El Bosque”, “Palacio de Gobiendes”, “La Ribera”, “La Espriella”….
    Y en cuanto a lo de su herencia y que “sólo pensaba en pavonearse y empatar”… no concuerda en lo leído sobre ella, y que también alguien (discúlpeme no recuerdo ahora su nombre) menciona sobre sus múltiples ayudas a cualquier causa de beneficencia y necesidad, y eso que sabemos sólo las que se hicieron públicas ¿cuántas más ayudas ofreció la marquesa? Creo que nunca lo sabremos..

    Saludos

    1. Author

      Creo que el tono divertido al escribir esta entrada es bastante claro,como “nota para mi mismo” imaginando a la Marquesa “compitiendo” en lujos con otras construcciones de Llanes, y me sirve para introducir el tema de las dos casas. No hay nada más ni asevero, faltaría más, que la Marquesa tuviera esas razones. Sobre todo quería hablar del Palacio de La Guía, una obra singular en la arquitectura indiana que desgraciadamente se ha perdido.

  17. interesante encontrar todo esto: Donde podré tener mas información de Nicolas y su descendencia? mi nombre es Jose de Teresa Salcedo, heredando este nombre desde mi Bis abuelo Jose de Teresa Mata y luego mi padre y orgullosamente hoy mi hijo es Jose de Teresa Sánchez, y ello, me esta llevando a unir y encontrar esta linea ascendente.

  18. Actuamente vivimos en puebla, México y les cuento que por lo que cuenta mi abuela paterna, la familia viene de Llanes, Asturias y nos ha contado varias historias del coju de la Guia que extraordinariamente hoy encontre en este sitio web, lo cual me lleva a pensar que no esta tan cambiadas las historias de la abuela.

Leave a Comment