diez-anos-nos-separan-b866b9

DIEZ AÑOS NOS SEPARAN

En Indianos por Alejandro Braña26 Comentarios

Llegué a estar convencido de que todo se podría salvar, solo era cuestión de dinero.

Pero ya no pienso así. Es cierto que se puede reconstruir, inventar, rehabilitar, hacer un parque temático. Pero cuando se deja caer, el edificio se pierde para siempre.

Así ha ocurrido en Pendueles, concejo de Llanes, con el Palacio de Mendoza Cortina. Estas imágenes están separadas por diez años. La primera es del libro Casonas de Indianos, y la segunda de Asturias, Tierra de Indianos.

La cosa ya pintaba mal hace diez años, pero ahora la ruina es irremediable.

Este palacio se construyó en 1885 para el indiano Francisco Mendoza Cortina, quien había emigrado a México muy joven , logrando una gran fortuna en explotaciones agrícolas y negocios comerciales.

En 1859 regresa a España y se instala en Madrid, siendo elegido diputado y senador durante varias legislaturas, y nombrado Conde de Mendoza Cortina en 1876 por el rey Alfonso XII.

Gran benefactor de su pueblo natal, creó pensiones vitalicias para personas necesitadas del concejo, mandó construir la escuela de Pendueles, financiando la enseñanza y el material didáctico de los niños durante diez años, además de costear las obras de la torre de la iglesia parroquial.

Fundó también el cementerio, en cuyo frontispicio figura esta inscripción.

Francisco Mendoza Cortina murió en Pendueles sin descendencia. Su fortuna y su título pasaron a su sobrino Gabino.

La hermosa fuente, diez años después. Se pueden apreciar a la izquierda dos bañeras de mármol de una pieza abandonadas en el jardín.

diez-anos-nos-separan-5ec976

diez-anos-nos-separan-ef69e4

 

Alejandro BrañaDIEZ AÑOS NOS SEPARAN

Comentarios

  1. Mariam

    Estoy de acuerdo contigo, Alejandro, la cosa pinta negra. Es que, la verdad, el palacio es tan grande, que la cantidad de dinero que necesita para dejarlo presentable ni me atrevo a pensarlo. Hace unos años, cuando empezaron a rehabilitarlo, estuvimos mi marido y yo un buen rato en la verja (una vez más…) viendo el desmonte de la galeria central, la que dejó el boquete inmenso enmedio. Y pensé: “Vaya maravilla que va a quedar aquí, un lujazo”. Bueno, hay que ser optimistas, lo perdido, perdido está, pero vendrán tiempos mejores y quien sabe, alguien con el suficiente dienro y gusto para vuelva a ser lo que era. En fin, soñar es gratis.Un abrazo y como siempre, me encantan las fotos y su luz, a pesar de la tristeza de la ruina.

    1. Alejandro

      Gracias Mariam, no sabía que esa galería central se había desmontado, pensé que se había venido abajo. Yo ví gruas montadas durante algún tiempo y luego todo se paró. Quizá le llegue su momento.

  2. David Franqueira

    Es una lástima que esté en un estado tan lamentable. ¿Había sido un incendio el detonante de la ruina tan avanzada? Me recuerda mucho a la casa Maribona, aunque como siempre la esperanza es lo último que se pierde.

    Me gusta este nuevo sistema, Alejandro. Lo hace más interesante.

    Un saludo.

    Por cierto, he descubierto que me gustan mas los libros sin plastificar, tienen una texturas más agradable y lo digo por el Cuaderno de fotografías! jaja

    1. Alejandro

      No recuerdo lo del incendio. Creo que hubo un inicio de rehabilitación que luego se paró. Si que terminaron lo que eran la casa de los caseros y las caballerizas para convertirlos en apartamentos turísticos. Están a la izquierda pero no se llegan a ver en mis fotos. Con respecto a esa portada de “Casonas” es bonita, pero resultó ser demasiado delicada. Muchas gracias.

  3. Ramón

    Yo no recuerdo en la fecha que lo vi la primera vez ( gastaba por entonces la mitad de mi edad ), de lo que me acuerdo es que salí de un camping a practicar un poco de footing y acabé allí delante como un abducido. Al día siguiente llevé a toda la cuadrilla a verlo ja..ja.. . También se habló en su día del sr. ¿Arriortua? como salvador del palacio, no sé si esto último es muy exacto. Un saludo al personal.

    1. Alejandro

      Es cierto Ramón, ahora me recuerdas que se habló de aquel famoso ejecutivo vasco de la General Motors, Lopéz de Arriortua, como el comprador del Palacio. Luego no sé qué pasó con él y con el proyecto.

  4. Nicolás

    Ni hace diez años ni, seguramente, veinte o más se hubiera librado este palacio ( y tantos otros )de un desmantelamiento casi completo de su arquitectura en una hipotética restauración.Entiendo que un edificio de esas dimensiones y en tan malas condiciones es practicamente imposible rehabilitarlo sin hacer un saneamiento de raíz. ¿Qué valiente inversor se atrevería a respetar lo salvable y a hacer una reconstrucción fidegigna del original según le obligaran las tajantes normas urbanísticas ? Sin duda le traería más cuenta hacer una reproducción exacta en cualquier finca edificable. Sólo un loco romántico, como cualquiera de todos nosotros, lo intentaría. El palacio de Santa Engracia lo tiene muy difícil porque , como dices, cuando un edificio se deja caer se pierde para siempre. Sin embargo no hay que perder nunca la esperanza. Recuerdo ,por ejemplo , el palacio de La Coteruca en Comillas: su estado era muy similar al de Pendueles hasta no hace tanto. Hoy día es el edificio de apartamentos más bonito y exclusivo que conozco.

    1. Alejandro

      A eso me refería en la entradilla. Llega un punto de “no retorno” en el deterioro de una casa, a partir del cual ya solo se puede hacer otra cosa diferente, incluso muy hermosa como el caso que citas, pero que ya no es la casa. Supongo que es un caso de nostalgia pretender que se conserve el original, aunque, cuando el original es tan encantador como las galerías de este palacio, me gustaría poder verlo renacer.

    1. Alejandro

      José, como sabes, el conde de Mendoza Cortina fue un hombre muy activo. Además de su participación en politica, tanto en México junto al emperador Maximiliano, como en España, emprendió muchos negocios a su vuelta, a diferencia de la mayoría de indianos que se dedicaban a vivir de las rentas. Tuvo mucha relación con el ferrocarril, llevando la representación de un carril especial con el que se trazaron muchas vías de entonces. Su fortuna fue muy grande y parece que era un hombre de gustos refinados y muy culto. Un personaje interesante y con cierta influencía en la corte de Alfonso XII.

  5. Mariam

    Oye, Alejandro, pues me has hecho dudar, a mi la sensación es que la galeria se habia desmontado y que el boquete de enmedio se hizo a propósito, al igual que el desmonte de la cubierta en el cuerpo central. A veces da la sensación de que algo se está desguazando y al final todo vuelve a su sitio. Le preguntaré a mi costillo (como dice Rakel) a ver si él tuve esa misma sensación.

    1. Alejandro

      Mariam, lo que cuentas tiene sentido. Yo no sé nada de construcción pero es posible que esas galerías, de aspecto tan delicado, solo podrían restaurarse desmontandolas primero para actuar sobre el resto. Espero que todo eso lo veamos algún día. Este palacio tiene mucho encanto.

  6. Mª Luisa

    El año 2004 este palacio pertenecía a Fernando Gimenez (Marques de la Merced) quien tenía la intención de acometer las obras para su restauración, y no sé que ocurriria para que no se llevaran a cabo. Lo cierto es que, como dice Marian, estos palacios tienen unas dimensiones tan grandes que su rehabilitación valdría un potosi, y su utilidad hoy en día es muy escasa. Si quien lo construyo levantara la cabeza sentiría mucha pena al comprobar su estado. Un saludo.

    1. Alejandro

      Mª Luisa, por esas fechas creo que fueron las obras de los edificios anexos para convertirlos en apartamentos turísticos. Luego las grúas se montaron en el palacio para empezar una restauración o transformación, no sé que proyecto tenían, pero todo se paró y ahora, como puedes ver, cada año queda menos palacio. Un saludo.

  7. Chema Fdez.

    ¡Que tristeza!,recuerdo la primera vez que lo vi,en compañia de mi hermano Ramon y años mas tarde volvi a visitarlo un par de veces y siempre me llamó la atencion la fuente y la bañera,alli en el descuidado jardín como si fueran los restos de un naufragio.Saludos

    1. Alejandro

      El naufragio se ha transformado en hundimiento, pero la bañera ahí sigue…¿será el bote salvavidas?. Un saludo.

  8. Natalia

    Hoy dando una vuelta en bici hemos llegado hasta el palacio, me ha fascinado y no entendía cómo lo podían dejar caer de esta forma… rápidamente me he informado sobre su historia por internet y también he aprovechado para preguntarle a señora del lugar por el palacio, me ha contado lo que habéis escrito aquí y también que el precio de compra del último comprador fue de 53 millones de pesetas!! Empezaron con la restauración de las casa de los laterales, que pertenecían a los guardeses, y después ya paralizaron las obras… estuvieron yendo durante unos años pero luego dejaron de ir..
    También me contó que durante la guerra civil fue un hospital de tuberculosos, la familia propietaria en ese momento dejaron de ir por miedo al contagio y ya no volvieron más.
    Me ha confirmado que la verja es la original y que la estructura metálica es de Eiffel.
    Un saludo

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Hola Natalia, es una pena ver cómo ha quedado el Palacio, cada año se aprecia un mayor deterioro. El empresario que lo compró en su día para restaurarlo sufrió un grave accidente de coche y creo que eso fue lo que cambió sus planes de completar la restauración.

  9. Rosa

    12 o 14 años tenía yo cuando lo conocí (ahora brinco los 40), de vacaciones con mis padres y hermanos. Primera vez que visitaba Asturias. Jamás he olvidado el nombre de ese pueblo, la casa en la que nos alojamos (casi enfrente con baño compartido y donde comí sobaos por primera vez, que señora tan maja) y ese palacio del que me enamoré.
    También recuerdo una casa de piedra enorme, con reja, casi enfrente del cementerio y una fiesta a todo trapo. Hubiese sido genial poder ver ese palacio en pleno apogeo, fiestas, esa arquitectura maravillosa.
    He vuelto dos veces a Pendueles, solo de paso, por ver el estado del palacio y se me caía el alma al suelo.
    Además, que soy aparejador y apasionada de la viviendas vividas y las historias, siempre sueño que soy milmillonaria y puedo rescatar edificios maravillosos..
    Sigue soñando, de momento incluso mi profesión he perdido. :’(

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Hola Rosa, me da mucha pena pasar por allí y ver el estado en que se encuentra. Cuando lo conocí creo que aún tenía arreglo, ahora ya no queda apenas nada a lo que agarrarse para reconstruirlo. Un saludo.

  10. Mª Luisa

    Esta es la cronica de un derribo anunciado Alejandro, y como ya comentamos hace seis años, inevitable.

    Todos coincidimos, en que estos edificios son muy dificiles de recuperar, porque su tamaño es mastodontico, su coste muy elevado,y su utilidad hoy en día,practicamente nula. Quienes los construyeron, no eran conscientes de los cambios que experimentaria la sociedad al cabo de un siglo o siglo y medio, y sus herederos, según su situacion economica, serán incapaces de asumir los costes de su rehabilitacion.

    Otro mordisco al patrimonio indiano, que nos entristece, pero como digo al comienzo; inevitable, sobre todo en estos tiempos que nos tocan vivir.

    Las fotografias, preciosas, pero demoledoras.

    Un abrazo.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Da pena tener que resignarse ante esto, ¿no?. Me sigue pareciendo un palacio muy singular, con esas torres-galería. Una gran pérdida.

      1. Mª Luisa

        Mucha pena, porque como tú dices, es un palacio singular con mucho encanto, e invirtiendo dinero, con muchas posibilidades. Me encanta el conjunto que forman la corona, que corona (valga la redundancia) el copete de la puerta de forja, que es una maravilla, y las dos copas sobre las columnas que custodian dicha puerta.El Palacio, con el jardin, la fuente y los magnolios, forman un conjunto único.

        A ver si aparece antes de que se caiga del todo, un inversor dispuesto a echar el resto, para devolverlo a la vida; bien como lo que fué, o convertido en un hotel o residencia. La esperanza es lo último que se pierde.

        1. Autor
          Alejandro Braña

          Sería posible reconstruirlo, aunque bastante diferente al original.Era una rehabilitación muy probable hace diez años, ahora creo que solo sirve el solar en el medio de Pendueles que seguramente tiene mucho valor.

  11. Mª Luisa

    Por cierto Alejandro: Me llama poderosamente la atención, ese epitafio tan laconico, que no sé, si pertenece a la tumba del Conde.
    Si es asi,;quizas, la grandeza y el dinero, no le dieron la felicidad personal.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Mª Luisa, el epitafio está en la misma entrada al cementerio. Como fue el Conde de Mendoza Cortina quien financió la construcción del cementerio, deduzco que esa frase tiene algo que ver con su pensamiento tras una vida de esfuerzos.

Leave a Reply to Mª Luisa Cancel reply