Indianos2496

LO QUE PERMANECE

En Indianos por Alejandro Braña6 Comentarios

Es un grandísimo regalo para todos nosotros cuando podemos leer testimonios de primera mano. Personas y familiares que vivieron y disfrutaron de las casas de indianos en algún momento de sus vidas. Hoy ha encontrado este blog Marlé, y nos ha dejado sus recuerdos de Villa Isabel (La Ferrería, Soto del Barco).

Hablamos de la casa aquí y aquí.

Le agradezco mucho a Marlé sus palabras y solo espero que V. Isabel (1906) se pueda conservar. Gracias.

Ha sido muy emocionante descubrir esta página y leer todos los comentarios escritos. Alejandro ha entrado en la casa mucho después de mi última visita, ya realizada hace muchos años como biznieta y nieta de de esas dos generaciones de la familia a las que Alejandro se refiere. En esa casa hemos pasado grandes momentos todos los que éramos niños y no tan niños en las distintas épocas. Yo solo llegué a conocer a las tías María, Luisa y Matilde, que se desvivían con nosotros cuando allí llegábamos. Tenían un cuidado jardín florido alrededor de la casa y había una pequeña fuente-surtidor en medio de la finca, así como un precioso cenador-merendero, que ya no existe a la parte derecha de la entrada principal. A los niños nos gustaba ir a sentarnos a la galería en donde existía un columpio interior de madera como para cuatro personas sentadas frente a frente de dos en dos. También que alguien pusiese en marcha el precioso organillo. Si que había biblioteca, se encontraba en una sala en donde también había una mesa de billar y el cuadro con los palos de billar y las tizas correspondientes. Los libros fueron repartidos en lotes entre los treinta y tantos herederos a la muerte de la tía Matilde, que fue la última en dejarnos. La mayoría de los miembros de la familia tenían casas en zonas mas  o menos próximas y Villa Isabel era muy grande y costosa para su mantenimiento, por lo que los herederos consideraron ponerla en venta y se pensó que bien pudiera servir para alguna institución, hotel, residencia para mayores etc. Los destinos de la vida dieron con un comprador y se utilizó como vivienda habitual por una entrañable familia. Desde hace unos años, el paso del tiempo y la escasez de reparaciones han hecho que la casa, las verjas, etc. entren en franco deterioro para tristeza de los que tenemos un gran cariño por esa casa y pasamos por allí muy frecuentemente. Gracias Alejandro por haberme provisto de unos momentos de  recuerdos y añoranzas hacia mis antepasados y queridos familiares que ya no se encuentran entre nosotros. El tiempo es implacable con personas y cosas.

_AFB6105


Alejandro BrañaLO QUE PERMANECE

Comentarios

  1. David Franqueira

    Siempre lo dices y siempre es cierto. Por mucho que pase el tiempo, aparecen testimonios de familiares que enriquecen cada vez más las historias que ocultan esos muros. V. Isabel no está perdida, pero su galería ya poco tiene que contar..

    1. Autor
      Alejandro Braña

      David, hace tiempo que no paso por allí. La casa lleva en venta al menos 5-6 años y que yo sepa no se ha vendido. Sería bueno que apareciese un comprador que conservara esos interiores tan emblemáticos de una época.

  2. Mª LUISA

    Es enriquecedor y emocionante para todos, que los descendientes de esos indianos, contacten con el blog, para enviar fotografias, y contar sus vivencias y recuerdos. Algo que nos acerca aún mas a todos ellos,

  3. Íñigo

    Siempre es interesante contar con testimonios de los descendientes de los indianos ,nos acercan más a esas Casonas,a sus interiores,a vivencias familiares,recuerdos,detalles que sin la aportación de esos familiares sería imposible conocer,y creo que esos recuerdos contados por la familia hacen más cálidas y acogedoras estas Casonas que nos muestras aquí Alejandro.

    1. Autor
      Alejandro Braña

      Ignacio, para mi es un pequeño triunfo que de vez en cuando todavía podamos recoger estos testimonios directos. Una gran suerte.

Dejar un comentario